Pesadilla: le usurparon la identidad e intentaron estafar a sus amigos

Pesadilla: le usurparon la identidad e intentaron estafar a sus amigos

Un hombre de Mendoza se dio cuenta de que alguien se hacía pasar por él y se vinculaba con sus allegados para engañarlos y sacarles plata. La víctima pasó de la sorpresa risueña a la preocupación y finalmente a la alarma. "Tiene todos mis contactos del teléfono", se indigna.

Facundo García

Facundo García

Juan Pablo Candisano es periodista y productor de TV. Se asombró hace poco cuando un amigo le escribió refiriéndose a un supuesto cambio de moneda extranjera. "Nunca habíamos conversado sobre ese tema", recuerda. Entonces se dio cuenta de que alguien se estaba haciendo pasar por él.

"A mi amigo le habían ofrecido cambiar dólares a un precio irrisorio y simulando que eran yo. Pero por los errores de ortografía él se dio cuenta de que algo no andaba bien. Al enterarme de este primer caso de suplantación de mi identidad, la cosa me resultó extraña, nada más. Mi amigo era de Chile, creí que era un asunto anecdótico. Pero el problema se repitió", cuenta Juan Pablo.

Con el correr de las horas, se percató de que otra gente de su entorno estaba recibiendo los mismos mensajes. Esa noche le escribieron otros dos amigos: desde un teléfono con característica de Buenos Aires, usando la foto de su cara, un desconocido chateaba continuamente; asegurando que era Candisano para sacar algún provecho

Uno de los intentos del estafador.

"Entonces hice la denuncia porque me di cuenta de que estábamos ante algo más jodido", recapitula Juan Pablo. 

"Me sacó toda la lista de contactos"

Una de las cosas que más descolocó al entrevistado fue que el estafador está siendo sumamente prolijo. Llama uno por uno a quienes están en su lista de contactos, tratando de que alguien caiga. El delincuente insiste con que es Juan Pablo, suele añadir que tiene muchos problemas y pide por favor que le cambien unos dólares

"Les dice que les manda un CBU para que le depositen los pesos, y que él, a continuación, les enviará los dólares -apunta el entrevistado-. Es una trampa, y no entiendo de dónde ha sacado esa información sobre mis contactos. No lo entiendo. Yo cambié el teléfono hace poco, pero el celular viejo lo sigo teniendo yo. Realmente es algo que me está volviendo loco".

Otro "esfuerzo" del delincuente.

La charla termina y Juan Pablo sigue recibiendo consultas de conocidos que quieren saber si realmente es él quien acaba de contactarlos. Ayer hizo una publicación en Facebook y envió mensajes avisando que un impostor está haciendo de las suyas. "Por suerte, por ahora no ha caído nadie", desliza.

Su experiencia cierra con un ribete tragicómico: "creyendo que estaba hablando conmigo, un amigo le preguntó a este tipo por qué tenía número nuevo y no el mío, el de siempre ¿Sabés lo que le respondió en el chat el caradura? 'Es que me robaron. Fijate vos cómo está la delincuencia hoy en día".

  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?