Servicios

Taxistas en pie de guerra para subir el precio de la bajada de bandera: ¿de cuánto sería?

Mientras los usuarios manifiestan sus quejas por falencias en el servicio, desde Aprotam aseguran que el costo de los viajes ha quedado congelado en relación a la inflación. Aseguran que necesitan incrementar el 50% el precio de la bajada de bandera. Reclamos por la "competencia desleal".

Zulema Usach
Zulema Usach jueves, 27 de abril de 2023 · 09:02 hs
Taxistas en pie de guerra para subir el precio de la bajada de bandera: ¿de cuánto sería?
Los taxistas piden actualizar el precio de los viajes en el marco de la actual crisis económica. Foto: ALF PONCE MERCADO / MDZ

En medio de un apuro, Isabel Rodríguez (38) espera un taxi en pleno centro de Mendoza. Es mediodía, el movimiento del tránsito en plena esquina de calle Colón y San Martín, la mujer no logra conseguir un vehículo que la lleve de regreso a su casa en Guaymallén. "Me siento descompuesta y no voy a poder manejar; dejé mi auto en la cochera para tomar un taxi y al final se me está dificultando más todo", expresa con angustia. No es la única: Sara (69) está detrás de ella en la fila: "Hace más de 20 minutos que espero y no logro conseguir uno", dice con la mirada atenta a la calle, por si llega a ver el cartel rojo que diga "libre".

En perspectiva, la situación que vivieron Isabel y Sara se complejizó con la crisis: aseguran algunos taxistas que alquilan los vehículos para trabajar, que el precio actual de la bajada de bandera -que hoy es de 123 pesos- no les resulta redituable y que en general tienen a elegir las paradas que les permitirán garantizar viajes extensos. "Muchos lo que están haciendo es irse a las paradas como las del aeropuerto (N.d.R: por el Aeropuerto Internacional El Plumerillo) para poder hacer recorridos más largos. Muchas veces pasa que si el taxista se va a una parada del centro y de ahí traslada a alguien a un par de cuadras, le sale más caro el viaje en nafta que lo que va a cobrar", confiesa el taxista y asegura que en su caso prefiere continuar con los recorridos por el microcentro y la calle Arístides Villanueva.

Para buena parte de los usuarios, esta situación es motivo de quejas. Se suman las relacionadas al mantenimiento y la limpieza de algunos vehículos como así también las situaciones de demoras al momento de solicitar un taxi desde la casa particular. "Muchas veces me dicen que me lo mandan en diez minutos y a veces pasan más de veinte y el taxi nunca llegó. Se supone que si pido ese servicio es porque estoy frente a una emergencia y necesito llegar más rápido que si tomara un colectivo", expresa Gladys (42), que vive en Godoy Cruz.

El pedido del sector

Desde el punto de vista de los propietarios de taxis de Mendoza, existe un problema de fondo que desde el sector vienen planteando desde hace meses. Héctor Canizzo, secretario de Aprotam (Asociación de Propietarios de Taxis de Mendoza), la provincia es una de las que tiene el valor más bajo en relación al costo de la bajada de bandera.

"Mientras que en otras provincias como Córdoba y Santa Fe, el costo supera los 300 pesos, en Mendoza todavía estamos con un precio que va muy por detrás de la inflación", explica Canizzo y detalla que el valor inicial de cada viajes se pautó históricamente conforme al precio del litro de nafta premium. "En la actualidad, con lo que sale la bajada de bandera no alcanza ni para medio kilo de pan. Estamos trabajando muy a pulmón", asegura el titular de la asociación que nuclea a unos 700 socios adheridos en la provincia.

Desde Aprotam aseguran que la tarifa está atrasada en relación a la inflación.

Para el representante de los dueños de los taxis en Mendoza, la situación sobre la merma en la cantidad de vehículos negros y amarillos circulando por el microcentro mendocino, en realidad responde a otra situación. "Sería muy positivo contar con más personal, de manera que un auto pueda ser manejado por dos choferes en distintos horarios. Ahora nos falta personal y lo cierto es que nuestros choferes necesitan respetar las horas de descanso. No puede una persona estar 18 horas conduciendo para dar respuesta a la demanda", profundiza Canizzo y remarca que la última vez que se aplicó un incremento en el valor de la tarifa de los viajes en taxi, fue en noviembre de 2022. 

Según aclara, el porcentaje establecido en ese incremento del 39% a fin del año pasado se estipuló conforme a cálculos que se habían efectuado en septiembre de ese año. "Esto significa que estamos muy por debajo de los valores actuales. A eso hay que sumar los costos de mantenimiento, combustible, repuestos y demás. Todo insume mucho dinero y ya hay gente que está trabajando con pérdidas", alerta Canizzo. Hacia adelante, explica que desde el sector se va a plantear un incremento en el corto plazo que va a rondar el 50%. "Es el monto que se debe actualidad en función de la inflación y de la situación actual de país. Como estamos, ya es insostenible", expresa en sintonía con otro chofer: "la tarifa está desactualizada. Hoy estamos luchando para poder llegar, cada vez menos personas se dedican a esto porque no está siendo redituable", comparte el hombre que lleva más de veinte años trabajando en el rubro.

Desde la asociación que aglutina a los propietarios de los taxis también detallan que la falta de controles y el crecimiento del servicio de transporte que funciona fuera de los reglamentos ha generado una especie de competencia desleal. "Nosotros pagamos impuestos y tenemos que cumplir con una serie de requisitos; en los otros casos, no pagan nada, sumado al riesgo que esto representa para la población", remarca Canizzo y comparte que hacia los primeros días de mayo se presentará el pedido para incrementar la tarifa

Archivado en