Cómo saber si un niño está sufriendo un golpe de calor

Cómo saber si un niño está sufriendo un golpe de calor

Natalia Sanchez Zapponi, jefa del Servicio de Emergencias del Hospital Notti, detalló los síntomas que pueden aparecer en los niños si padecen dicho trastorno.

MDZ Radio

MDZ Radio

La exposición durante largas horas al sol o las altas temperaturas pueden producir distintas consecuencias en los niños, una de ellas es el golpe de calor. MDZ Radio conversó con Natalia Sanchez Zapponi, jefa del Servicio de Emergencias del Hospital Notti, quien detalló los síntomas que produce en los infantes este trastorno y cómo evitarlo. 

"La prevención es el eje fundamental del sistema de salud, lamentablemente a veces no se les da la importancia que esto tiene. Los síntomas que produce el golpe de calor, a veces se confunden con otros relacionados a algunas patologías. Esto afecta mayormente a los niños y a los adultos mayores, debido a que tienen algunas alteraciones en el centro de regulación de la temperatura corporal", argumentó Zapponni.

La especialista indicó que cuando el estadio del golpe de calor es temprano, los niños presentan sudoración, en su piel aparecen sarpullidos, sobre todo en la zona de pliegues, en el cuello o la zona del pañal; y muchas veces tienen sed excesiva. Además suelen estar más agotados y con mayor debilidad.

"Algunos suelen tener síntomas solapados con otras enfermedades como son las infecciosas, que son muy frecuentes en esta época del verano. El niño puede estar con fiebre, náuseas, vómitos, dolores abdominales, diarrea y a veces hay que hacer el diagnóstico diferencial para saber sí realmente es un golpe de calor o es un cuadro de gastroenteritis. En el caso de los niños más grandes también pueden presentar síntomas que tienen que ver con la cefalea o dolores de cabeza", puntualizó.

Cuando el cuadro es más grave, según explicó la especialista, los niños pueden presentar una temperatura que excede los 40 grados, la piel de los mismos puede estar roja y muchas veces pueden tener una alteración de la conciencia, delirios o desorientación, hasta incluso convulsiones. "Este golpe de calor puede producir cambios en el medio hidroelectrolítico del niño o del adulto mayor", agregó. 

La especialista recomendó que los padres tengan ciertos cuidados como, por ejemplo, no dejar que los niños estén bajo el sol en horarios de alta exposición, intentar que los juegos que realicen sean más tranquilos si la temperatura es alta, que vistan con ropas frescas y de colores. También recomendó no darles gaseosas para que se hidraten, sino agua o frutas naturales. 

Escuchá la nota: 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?