La dicotomía del liderazgo

La dicotomía del liderazgo

Cuando estudiamos con detenimiento la anatomía de los grandes líderes, antiguos o contemporáneos, del sector privado o de la esfera pública, encontramos un factor poco evidente, usualmente pasado por alto pero sin dudas crítico: el balance.

Leandro Liptak

Contrario a lo que podríamos pensar, el liderazgo exitoso no está directamente relacionado al cultivo de un puñado de cualidades hasta volverlas excepcionales, sino en el desarrollo de una suerte de pensamiento sistémico capaz de equilibrar según sea
necesario habilidades opuestas pero recíprocas, complementarias. En síntesis, todo buen líder es un experto del balance, algo que exponen con claridad Jocko Willink y Leif Babin, dos ex-SEAL de la armada estadounidense autores de “La dicotomía del liderazgo”. En su libro, Willink y Babin hablan de las yuxtaposiciones frecuentes que todo líder debe aprender a manejar: auto-confianza versus humildad, trabajar duro versus trabajar inteligentemente, disciplina versus creatividad, visión micro versus visión macro, entre tantas otras.

Foto: Pexels

Cómo superar la dicotomía del liderazgo

El liderazgo es, sin excepción, una cuestión humana donde la mayoría de las veces no es sencillo establecer puntos de referencia objetivos para dinámicas interpersonales y problemáticas de los grupos y las organizaciones. Si queremos superar la dicotomía que parece ser intrínseca a la cuestión del liderazgo, es preciso cultivar como líderes una sensibilidad muy especial y entender que el balance de los sistemas es casi siempre un equilibrio dinámico, una homeostasis lograda por el acompasamiento de funciones
complementarias. Para desarrollar dicha sensibilidad, todo interesado por el verdadero liderazgo ha de hacer foco en entrenar una habilidad clave: la escucha activa.

La escucha activa como llave maestra

Escucha activa significa el desarrollo consciente de nuestra receptividad frente a un contexto dado, nuestra agudeza sensorial como diríamos en el ámbito de la programación neurolingüística o PNL. Cuando la escucha es real, la capacidad de respuesta es máxima y es significativa a la organización o sistema, no mecánica o programática, no automática. Pero, ¿cómo podemos desarrollar nuestra escucha activa siendo líderes? La PNL guarda algunas claves para nosotros, al enseñarnos que toda cuestión tiene varias formas de ser percibida cuando de dinámicas de los sistemas humanos se trata. Tenemos la primera posición perceptual, la nuestra como líderes.

Foto: Pexeles

Pero también podemos ocupar la segunda posición, de la contraparte más significativa, y ponernos “en sus zapatos” por
unos momentos, para ganar información extra de suma utilidad para nuestra toma de decisiones. También es posible ocupar una tercer posición, captando desde fuera (como si diéramos un paso hacia atrás) las dinámicas que se articulan entre la parte y la
contraparte (empleador y empleado, jefe y subordinado, vendedor y cliente, etc.) Siguiendo, podemos apelar a una cuarta forma de percibir, intentando captar al sistema como un todo, muchas veces imaginándolo como si estuviéramos “mirando desde arriba”
ya sea la organización, el grupo, la empresa, etc.

Esa posición nos habilita a registrar activamente información relativa a las dinámicas sistémicas generales. Finalmente, la PNL
plantea una quinta posición perceptual muy relevante para el cultivo de la escucha activa: la posición del sistema proyectado a lo largo del tiempo. Consiste en imaginar la evolución del sistema si las dinámicas siguen del modo actual y se extienden a futuro. Esto nos permite extender el registro con información complementaria para la toma de decisión.

Conclusión: simple, no fácil 

Apelando nuevamente a Jocko Willink, co-autor de la obra mencionada al inicio, “el liderazgo es simple, no fácil”. Caminar al filo de la navaja para una acertada toma de decisiones implica reunir una gran cantidad de información y saber ponderarla con prudencia, objetividad y casi diría sabiduría. La tentación de los extremos en el liderazgo es difícil de erradicar, pero necesario si queremos convertirnos en grandes líderes, al servicio de nuestras organizaciones.

* Leandro Liptak es coach, escritor y conferencista especializado en crecimiento personal y
bienestar emocional.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?