El camino de los reciclables: de la separación a la transformación productiva

El camino de los reciclables: de la separación a la transformación productiva

Cómo se inicia el proceso de varios pasos que logra convertir el residuo en materia prima para otro producto nuevo.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Cada vecino al disponer su material reciclable en los contenedores verdes, Punto Verde o entregarlo al recuperador urbano inicia un proceso de varios pasos que logra convertir el residuo en materia prima para otro producto nuevo.

“Los residuos pueden convertirse en recursos. El primer paso es separarlos en origen. En la Ciudad, más de la mitad de los vecinos ya separa sus residuos. Es fundamental dar el paso. Por más chiquito que sea, todo lo que separás, tiene una vida nueva” sostuvo la ministra de Espacio Público e Higiene Urbana de Buenos Aires, Clara Muzzio.

Dicha área gubernamental creó el plan BA Recicla para fortalecer la gestión social del sistema de reciclado y con la meta en que todos los vecinos y vecinas separen los reciclables en sus hogares para así duplicar la cantidad de materiales que se recuperan y evitar que terminen en el relleno sanitario.

Primer paso: la separación

Los materiales reciclables son todos los residuos de plástico, papel, cartón, vidrio y metal, como botellas, cajas, bolsas, latas, diarios, frascos y embalajes. Se deben disponer siempre limpios y secos para poder transformarlos.

En la actualidad, los porteños cuentan con más de 4.576 contenedores verdes, 47 Puntos Verdes y más de 6.500 recuperadores urbanos para disponer sus reciclables en toda la Ciudad de Buenos Aires.

Con el objetivo de facilitar la separación domiciliaria se optimizó el ordenamiento de la infraestructura de captación con un contenedor verde a un máximo de 150 metros de cada hogar, además los vecinos cuentan con la posibilidad de entregar en mano los reciclables a los recuperadores urbanos en las zonas de mayor generación de residuos.

Segundo paso: la recolección

En este segmento, todos los reciclables son recolectados con logística exclusiva para no contaminar los materiales.

En el caso de los contenedores verdes son vaciados por las empresas de higiene urbana: Cliba, Aesa, Urbasur, AMYM, Solbayres, Nittida y el Ente de Higiene Urbana, con camiones identificados para estas rutas de reciclables.

Luego, los materiales son llevados a los 16 Centros Verdes que se encuentran ubicados estratégicamente en distintos barrios de la Ciudad.

Tercer paso: la transformación

Para que el reciclado se pueda realizar las industrias necesitan los materiales en ciertas condiciones, por lo cual las 12 cooperativas de recuperadores urbanos con distintos sistemas separan, fraccionan y enfardan los materiales para la venta. Luego, de otros procesos tecnológicos se convertirán en materia prima para nuevos productos.

Asimismo, la Ciudad para tratar otras fracciones de residuos y disminuir la cantidad que se disponen en el relleno sanitario creó el Centro de Reciclaje de la Ciudad (CRC), que se compone de cinco plantas de tratamiento: para materiales de construcción y demolición; para residuos forestales; para restos orgánicos; de plástico PET y la planta MRF (Material Recovery Facilities), donde se separan y recuperan los materiales secos. Dependiendo del tipo de residuo, el tratamiento varía, pero el objetivo principal de todos es valorizar el residuo, transformarlo y reintroducirlo en las diferentes industrias.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?