Con la pandemia casi olvidada, el turismo volvió a nacer

Con la pandemia casi olvidada, el turismo volvió a nacer

Los años de confinamiento por covid-19 quedaron atrás. Hoy los números muestran un sostenido crecimiento de la industria. Observadores destacados de este proceso cuentan cómo fue la vida en la pandemia y los cambios que eso produjo.

José Carmuega

Más de dos años después, todavía quedan rastros. En la Ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, se sigue usando barbijo en el transporte público. Aunque ya casi nadie lleva alcohol en gel y los comercios gastronómicos funcionan sin necesidad de sanitizar cada copa de vino al momento de usarla. Cada vez son menos las personas que saludan chocando los puños. En marzo 2020 la pandemia originada en Wuhan pegó donde más duele: las relaciones humanas. No poder tocarse, compartir el mate, no poder “ser” con el otro de la manera que estamos acostumbrados. Ejemplos hay miles y cada uno sabe los suyos. 

“Algo está pasando en China”. “Parece que es un virus, ya llegó a Italia”. “¿Sabés si hay que lavarse las manos?” “¡¿Por qué están abiertas las fronteras?!”. “Yo mañana no pienso ir a trabajar”. De repente, todo cerrado, las emociones colapsadas, sustos a flor de piel. Para muchos fue hacer las compras en el súper, caminar unas cuadras alrededor de casa, contar muertos por TV y ver el mapa de confinamiento e índice de contagios. Para otros tantos se vivió peor y las palabras, en este caso, aportan lo que un suspiro al viento. 

Cada quien saca sus propias conclusiones. Lo cierto es que la pandemia, si bien está en curso, parece haber dejado atrás su peor versión y todavía nos estamos acomodando a volver a ser los que alguna vez fuimos. Posiblemente haya sido una experiencia traumática colectiva y como tal, queda mucho por procesar. 

Una de las grandes muestras de que el mundo se reacomoda es la industria del turismo. Una actividad que hoy arroja mejores números y que también tuvo que volver a reflexionar y sacar conclusiones. 

El área de prensa del Ministerio de Turismo y Deportes difundió que en el último año el rubro hotelero-gastronómico creció un 39,2% y volvió a ser el sector que lidera el crecimiento de la economía, de acuerdo al Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) de junio.

En lo que es turismo receptivo, entre el 1 de enero y el 14 de agosto hubo 3.5 millones de visitantes en el país y 1.8 millones de turistas, con U$1.757 millones de impacto económico. Para julio de 2022 se vio una recuperación del 88% en comparación con la prepandemia. Por ejemplo, el último fin de semana largo de agosto el turismo interno acusó 820 mil personas y 1.6 millones de excursionistas que dejaron $20 mil millones en la economía interna, lo que supone un movimiento turístico superior al mundo anterior a marzo 2020.

La tarjeta PreViaje, que ya prepara su tercera edición, agregó un saldo de más de 5 millones de personas que aportaron $165 mil millones para el sector, siempre según fuentes oficiales. Y la Ciudad de Buenos Aires tuvo una ocupación del 76% en las semanas de vacaciones de invierno según datos aportados por Entur, el Ente de Turismo de la Ciudad, que agrega que el gasto total estimado del fin de largo de agosto asciende a más de $2.979 millones, incluyendo turismo nacional e internacional

Esos signos de restablecimiento pueden verse de cerca en un hecho de significación para la industria. El mayor grupo hotelero del mundo, Wyndham Hotels & Resorts, mudó sus oficinas centrales para Latinoamérica y Caribe a Buenos Aires. La conducción quedó a cargo de Gustavo Viescas, quien fuera vicepresidente de Finanzas y ahora es el flamante senior VP para este lado del mundo. 

En diálogo con MDZ, Viescas repasa lo que fue la pandemia y aporta claves para entender por qué el turismo volvió a ser lo que fue, luego de estos dos años. ¿Cómo es tener un hotel cerrado? “Los gerentes de cada uno de los establecimientos fueron quienes quedaron en contacto con la propiedad” , explica y sigue: “Y se usó el tiempo para hacer tareas de mantenimiento, cosas que con huéspedes era complicado”. Viescas cuenta un ejemplo pintoresco, que muestra lo que fueron aquellos meses del 2020: “teníamos que tener gente haciendo el mantenimiento de ascensores, mantenimiento general, pero también abriendo las canillas”.

Ahora todo es distinto. Colorea un presente conforme y un futuro todavía mejor: “Hoy en los números de hotelerías vemos que la temporada de verano 2022 para esta parte del mundo fue muy exitosa, el Caribe viene con números mejores que 2019”, dice y sigue: “Lo primero que se recuperó fue el hotel más orientado a cercanía de un conglomerado, la gente que se quería escapar e iba cerca porque no había vuelos”. En cuanto al Caribe, fue uno de los primeros lugares en recuperarse, debido a la gran cantidad de norteamericanos que se acercaron con fuerza. 

¿Qué cambios notaron a partir de la pandemia? “Vemos que el negocio en la hotelería de ciudad, el negocio corporativo, no está ciento por ciento recuperado comparado con 2019”. Desarrolla que era un segmento que “te llenaba hoteles de lunes a jueves” y luego quedaba casi vacío,  pero ahora los viernes, sábados y domingos tiene turismo de la población cercana. “Igualmente el promedio da mejor que en 2019, los hoteles de ciudad tienen ocupación en fines de semana”. Por ejemplo “en Brasil hay un concepto nuevo que se llama “resort urbano” que es un hotel que crea amenities, que pone foco quizás en el spa o le da más importancia a la pileta”. 

Eso se ve también aquí en Buenos Aires, porque “hay mucha gente que en verano se va a un hotel cercano, con pileta, busca que lo atiendan bien, ese comportamiento es nuevo”. 

Quien lo dice tiene en su cabeza el mapa con los más de 9 mil hoteles en 95 países que maneja su Grupo. Otro ejemplo es que sus hoteles del Caribe tienen que tener un funcionamiento distinto en cuanto a comodidades, porque antes un huésped iba sólo por vacaciones y ahora necesita un espacio de trabajo. “Las personas se empiezan a mover en un esquema híbrido, saben que van a estar 10 días de vacaciones a full y 5 días trabajando 3 o 4 horas con video llamadas para luego disfrutar con su familia, por eso se están creando estas especies de oficinas en hoteles”. 

Fernando Gorbarán, vicepresidente de la Cámara Argentina de Turismo y con cargos en otras Instituciones y empresas del sector es uno de los mayores referentes de la actividad en Argentina. “Obviamente hay una recuperación fuerte, si bien falta, la tendencia es esa”. De hecho Gorbarán manifiesta que hay destinos de Argentina que ya están por encima de los niveles prepandemia, lo que se observa en la buena temporada del verano 2021-2022. 

En el mismo sentido que Viescas, opina que un gran tema a tener en cuenta es el turismo corporativo, de reuniones, que se suele dar en grandes ciudades, porque es un sector de la economía que todavía está en plena reactivación. 

Sobre los pedidos de pases sanitarios cuenta que “poco a poco los países abandonaron esa práctica” y agrega su mirada a nivel local. Nuestro país eliminó la declaración jurada de aceptación de las normativas sobre la pandemia para ingreso y salida. “Todo tiende a flexibilizarse”, sentencia. Consciente de que “la importancia de estar vacunado permitió salir de la pandemia”, Gorbarán, pone el acento en que toda la población se termine de vacunar. 

Para contextualizar un poco más, el presidente del Consorcio de Turismo en Costa da Morte -región turística de Galicia ubicada al noroeste de la península ibérica-, Pablo Canosa, apunta que en Europa el turismo ya funciona a pleno, aunque “toda la reactivación post pandemia se ralentizó con la guerra en Ucrania”. Lo dice puntualmente por el impacto de la inflación en cada actor económico de España y por supuesto, en la población. Por caso, cuenta que  una familia de 4 personas que gastaba 150 euros en una compra semanal de supermercado ahora esa suma llega a los 220 euros. “La inflación hace que la gente evalúe mucho sus costos” pero así y todo el turismo volvió a los niveles de la prepandemia. “La gente quiere salir, quiere divertirse, necesita despejarse, necesita salir de la rutina y descargar la presión acumulada”, destaca. Ante la consulta sobre si la pandemia cambió algo en los huéspedes, expresa que “la gente mira un poco más lo relativo con la salud, prioriza estar al aire libre, en la terraza, se fija más en la limpieza de las habitaciones, consulta por el sistema de aireación en espacios”. 

Hay hoteles con espacios de trabajo, familias que hacen mini escapadas a hoteles de ciudad, la búsqueda del verde, del confort pero también pedidos de espacios cuidados, de ambientes amplios, búsqueda de terrazas y piscinas. Ejemplos de una actividad que se adaptó al mundo pospandemia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?