Otro día con escuelas prácticamente vacías en Mendoza

Otro día con escuelas prácticamente vacías en Mendoza

El dictado de clases en la provincia de Mendoza se vio afectado por el paro docente de 72 horas convocado por el SUTE, si bien el acatamiento docente fue menor en esta oportunidad, muchas familias decidieron apoyar no enviando a sus hijos a las escuelas.

Andrea Ginestar

Andrea Ginestar

aginestar@mdzol.com

En la primera jornada del paro de 72 horas que lleva a cabo el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) se observa un impacto desigual en el acatamiento docente de las escuelas de gestión pública y privada de la provincia de Mendoza como así también del apoyo proporcionado por los padres y madres. Según los primeros datos brindados por los sindicatos la adhesión de los docentes es del 65% en el caso de las escuelas privadas y en las escuelas públicas del 75% en primaria y secundaria.

La medida de fuerza convocada por el gremio que nuclea a los docentes mendocinos se siente en las calles de la provincia pero no con la misma intensidad que la última vez donde se observó una paralización casi total de la jornada escolar debido al acatamiento del 90% de los docentes y de las familias que decidieron apoyar. En esta oportunidad, el estado de situación es diferente debido al temor que genera un nuevo descuento en el sueldo de los docentes.

En el caso de las escuelas públicas el acatamiento ronda el 75% en el nivel primario y secundario según fuentes del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE). Si bien el presentismo de los estudiantes fue mayor que en el último paro convocado por los docentes, si se tiene en cuenta el número total de estudiantes que asiste por turno el apoyo de los padres sigue siendo importante.

MDZ recorrió algunas escuelas públicas de la provincia y el panorama difería de lo que se observa habitualmente un día de clases. Esta mañana no se observaban autos en doble fila y la asistencia por parte de los estudiantes era mínima. En la escuela Juan Martínez de Rosas del departamento de Godoy Cruz a las 8 de la mañana habían solamente 35 niños de una matrícula aproximada de 450 niños en el turno mañana mientras que el número de docentes adheridas fue similar al último paro ocurrido días atrás. La situación fue similar en otras escuelas de gestión pública, tal es el caso de la escuela Misiones y la escuela Rawson donde la asistencia de estudiantes fue casi nula. 

Los padres y madres que esta mañana llevaron a sus hijos al colegio tuvieron opiniones diferentes respecto a la medida de fuerza. "Decidí traer a mi hija porque su maestra no adhiere, me parece injusto que muchas sientan el descuento y luego todas se beneficien con la lucha de algunas", expresó un papá.

"Estoy de acuerdo con el reclamo pero no tengo con quién dejar a mi hijo ya que trabajo durante toda la mañana. No me queda otra que traerlo a la escuela", expresó una de las madres.

En algunos grupos de whatsapp se observaba un fuerte apoyo a la medida de fuerza que derivó en propuestas de ayuda a las docentes que están frente a las aulas. "Sé que nuestras docentes están recibiendo fuertes descuentos en proporción a sus salarios poco justos, que varias no hacen más días de paro por no poder afrontar más descuentos y por razones de fuerza mayor a la lucha. La idea es juntar una colaboración para hacer sentir el apoyo, acompañada de una carta con el reconocimiento y valor que damos a su reclamo. Si les parece, mi no tan certero calculo es que por el paro anterior rondan los 8 mil pesos de descuento y con los días de ahora lo superarán. Y es monto dividido 30 estudiantes da casi 300 pesos. Cada familia que colabore con lo que pueda, si desea. Ya que no todas las familias podemos hacer el paro con la ausencia de estudiantes", fueron algunos de los mensajes que circularon en referencia al paro.

"Como padres tenemos una gran responsabilidad, a enseñarles que hay que luchar y ser solidario en la lucha, siempre y cuando no perjudique tu integridad y tu esencia, tus valores. No podemos permitir estar subordinados a un modelo en donde el de arriba caga al de abajo sin medir consecuencias", dijo una mamá que apoya el reclamo.

"No mandé a mis hijos al colegio porque me parece importante apoyar el reclamo docente. Es hora de hacernos escuchar, la situación no da para más", manifestó uno de los padres que apoyan la medida de fuerza.

En el caso de las escuelas privadas el apoyo por parte de los padres y madres fue menor en esta oportunidad pero de igual manera el desarrollo de las clases se vio afectado debido al acatamiento del 75% por parte de los docentes de estas instituciones. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?