Paro: crece la tensión a las puertas de una semana de conflicto en Mendoza

Paro: crece la tensión a las puertas de una semana de conflicto en Mendoza

Desde SUTE y Sadop, confirmaron la medida de fuerza por 72 horas desde el lunes. Hay familias que ya expresaron sus quejas por no poder enviar a sus hijos a la escuela. Aseguran que niños y adolescentes ya vienen con atrasos en sus aprendizajes. Voces a favor y en contra. Qué dicen los gremios.

Zulema Usach

Zulema Usach

El regreso a las aulas para más de medio millón de niños, niñas y adolescentes que en Mendoza asisten a la escuela en el sistema estatal y privado se vivencia desde la semana pasada, en un clima enrarecido por la falta de un acuerdo entre los gremios estatales y el Gobierno de Rodolfo Suárez. Justamente, luego de una semana en que el clima cerró con caras de descontento y reclamos que se hacen sentir en toda la provincia, todo indica que desde este lunes, la situación no será distinta y que de hecho, las cosas tomarán ribetes más complejos en el caso de que en las próximas horas las partes no logren sentarse en una mesa paritaria y llegar así a una opción que conforme a los/as trabajadores/as cuyos salarios -aseguraron- va muy por detrás de la inflación.

Para este lunes, martes y miércoles, los gremios que representan a los/las educadores mendocinos (SUTE, en representación de los docentes estatales y Sadop en nombre de los privados) han convocado a un nuevo paro docente, con un plan que incluye asambleas y plenarios en las explanadas de los municipios, caravanazos y una nueva movilización prevista para el miércoles. Lo cierto es que tras el anuncio de esta convocatoria (que ya tiene más de un 80% de adhesión según los sindicatos), la tensión ya se hace sentir también por parte de las familias, que a pesar de apoyar el reclamo de los docentes, aseguran sentir angustia, preocupación e incertidumbre respecto de todas las situaciones que en lo cotidiano, trae aparejado el hecho de no enviar a sus hijos a la escuela durante tres días.

En los grupos de whatsapp y también en las charlas entre madres y padres, el malestar por esta situación no pasa inadvertido. Uno de los temas a resolver para muchos, es que en el caso de no enviar a sus hijos a la escuela, resolver el aspecto laboral se complejiza al extremo. Para los/as trabajadores/as que se manejan de manera independiente, la realidad es más compleja todavía, sobre todo si tienen a cargo niños y niñas pequeños: para ellos no es una opción trabajar desde el hogar o solicitar permisos para responder a esa demanda. Por eso, muchos plantean que sí enviarán a sus pequeños a la escuela aunque con cierta intranquilidad por la posibilidad de que el/a educador/a a cargo del aula no asista.

Las escuelas estuvieron casi vacías durante los días de paro por 48 horas el martes 26 y miércoles 27 de julio.

Desde la Dirección General de Escuelas (DGE) aseguran que (al igual que el paro anterior) el servicio educativo está garantizado en la provincia. Pero hay dudas por parte de padres y madres si en realidad las clases se brindarán de manera efectiva, pese al anuncio de la medida de fuerza. Durante el paro anterior de 48 horas que se concretó el martes 26 y miércoles 27 de julio, de hecho, sucedió que en muchos casos, los establecimientos donde la asistencia de alumnos/as fue mínima, los directivos apelaron a estrategias de "salvataje" para poder cubrir la atención.

En algunas escuelas estatales, inclusive, las familias han puesto en foco que las ausencias de docentes son reiteradas ya desde antes de que se tomaran las medidas de fuerza y por eso, solicitan a la DGE un mayor control sobre el tema, debido a que los niños y niñas -aseguran madres que expresaron sus inquietudes a este medio- pierden el hilo de los aprendizajes.

Inquietudes compartidas

En el contexto del reclamo por mejoras salariales que lleva adelante el sector, las inquietudes también giraron en torno de una demora en los procesos de aprendizaje. En el caso del nivel inicial, el mensaje compartido es que " esta altura del año los chicos no han aprendido lo básico, como leer y escribir". De hecho, las voces de las mamás en los grupos apuntan a que luego, a fin de año, estos procesos intentarán ser agilizados a contrarreloj, con toda la carga que esto traerá aparejado para los/las estudiantes de todos los niveles.

"La situación económica es difícil en todos los rubros, ya que el país esta en crisis. Soy madre de una niña de primer grado que y lo que vemos es que a esta altura del año no saben leer,  aún no terminan de ver todas las letras del abecedario", expresó Stella Cassino, mamá de una alumna que asiste a un colegio privado ubicado en Ciudad. Stella, en la voz de muchas mamás, destacó que la educación ha caído a niveles críticos en materia de calidad. Apuntó que "no se puede usar a los niños de rehenes" y opinó que sería oportuno que existan reclamos pero sin que ello implique restringir el servicio educativo. "Hoy nadie llega a fin de mes y todos trabajamos. Sería bueno que se puedan buscar opciones sin perjuicio de los alumnos y de padres que trabajamos y que además nos descuentan el día por no tener quién los cuide", detalló la mamá. 

En buena medida, ya hay familias que aseguran que enviarán a sus hijos a la escuela pese a la convocatoria al paro docente. "En mi caso no puedo hacer paro; son realidades muy distintas en cada caso y la realidad es que las mamás y papás que trabajamos todo el día no podemos dejar de hacerlo. Por otra parte, si lo chicos no van a la escuela, todos los aprendizajes se atrasan", comentó otra mamá. 

En todos los casos, los testimonios apuntaron a la posibilidad de que al tomar medidas de fuerza se evalúen todas las aristas para que no salgan perjudicadas personas y alumnos que quedan en el medio del conflicto.

En el mismo sentido, Pamela -otra mamá- planteó una realidad que atraviesa a miles de familias: "lamentablemente a las personas que somos profesionales independientes nadie nos defiende. No tenemos ni aguinaldos, ni vacaciones. En cuanto a las obras sociales, por lo general pagamos prepagas para tener mejor asistencia médica. Es decir; si no trabajamos el dinero no ingresa al hogar", expresó y detalló que además de esa carga de vivir al día, se agrega el hecho de "tener que salir a buscar y pagar niñera para que cuide a los niños como consecuencia de los paros".

El reclamo docente y las medidas en adelante

Desde los gremios SUTE y Sadop (que nuclea a unos 13 mil docentes del sector privado en Mendoza), ratificaron el paro por 72 horas que comenzará el lunes en reclamo por mejoras salariales, luego del rechazo al aumento salarial emitido por el Gobierno provincial. "Después de la reunión de delegados en la sede del Sadop se decidió ir al paro de actividades", confirmó Ester Linco, secretaria general del gremio. Linco destacó que el próximo paro está sustentado en que los docentes "necesitan salarios dignos", por lo que solicitan al gobierno de Rodolfo Suarez que derogue el decreto por el cual se estableció un aumento salarial al que consideran extremadamente escaso (de 4 mil pesos, según Linco), para los docentes que llevan más de 20 años trabajando en materia de educación.

Los docentes mendocinos reclaman mejoras en sus condiciones laborales.

Linco destacó que hoy un docente que recién se inicia no llega a los 50 mil pesos mensuales y que al tomar como referencia el acuerdo paritario logrado a nivel nacional, el Gobierno mendocino ha utilizado ese acuerdo referencia, al establecer el mismo piso de 65 mil pesos. Por eso, aclaró, el decreto sería injusto porque en realidad para aquellos que recién comienzan el sueldo tendría una mejora de 15 mil pesos, en tanto que para aquellos que llevan muchos años frente al aula, el aumento sería de 4 mil pesos. "Ese monto no representa en nada la equiparación que necesitan los educadores con más trayectoria", destacó Linco.

Desde el Sute, su secretario Gustavo Correa enfatizó que la medida de fuerza a la cual se pliega el sindicato incluirá, además de la no asistencia al lugar de trabajo, diferentes asambleas que se realizarán en la explanada de los municipios, en tanto que hacia el martes está prevista la realización de caravanazos en los distintos departamentos y una movilización para el miércoles, cuyo horario aún es aún a confirmar. "El gobierno provincial nos ha cerrado todas las posibilidades de diálogo; pedimos que se llame a paritarias de manera urgente", expresó Correa a MDZ.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?