Marchas a favor y en contra del Gobierno: la grieta del 17 de agosto

Marchas a favor y en contra del Gobierno: la grieta del 17 de agosto

Se espera que el miércoles sea una jornada caótica en la Ciudad de Buenos Aires. El anuncio de una marcha -dos, en realidad- da cuenta de una grieta en el Gobierno que se abre cada día más y se acentúa con los reclamos sociales insatisfechos.

Pedro Paulin

Pedro Paulin

El miércoles las calles una vez más se disfrazarán de grieta para dejarle en claro el ultimátum al Gobierno y apoyarlo a la vez. La CGT de Azopardo tuvo el viernes pasado un encuentro sustancial en el que se acordó sumar al movimiento obrero el acompañamiento del cada vez menos estridente Juan Grabois. Así entonces, la CTEP se sumará en logística y marcha a la manifestación que los cegetistas harán en la Plaza del Congreso

Por su parte, los movimientos sociales no kirchneristas rápidamente confirmaron a MDZ que “marchamos independientes de la CGT, no es un apoyo al Gobierno, es una movilización de trabajadores a Plaza de Mayo pidiendo un salario mínimo que iguale a la canasta básica, 82% de ese salario, trabajo genuino, no coincidimos con la acción de la CGT, por eso marchamos con sindicatos de lucha, no la conciliación de la burocracia sindical”, definió Eduardo Belliboni, líder del PO a este medio. 

Desde la CGT confirmaron que se puede tensar la soga pero es importante evitar que se corte, así lo definieron Carlos Acuña, Héctor Daer y Gerardo Martínez días atrás en una reunión privada en la que diagnosticaron el fin del Gobierno y concluyeron que no hay más nada para hacer. De hecho, las conversaciones con Juan Zabaleta, ministro de Desarrollo, no se cortan pero no hay capacidad de cambio concreto, no hay una posibilidad de hacer o generar un cambio en la generación de empleo o más planes. 

Quien se sumó a las expresiones es Pablo Moyano, quien asustó -pero no tanto- planteando que “el Gobierno le cuesta poner límites” como crítica. El líder camionero apuntó directamente a Matías Tombolini, nuevo secretario de Comercio impulsado por Sergio Massa: “Un imbécil que no sabe los precios si cree que los aumentos son una percepción” y añadió: “los empresarios tienen que dejarse de joder con aumentar los precios”. 

Lo raro en la postura de Moyano es que evitó en todo momento hablarle a Massa o los Fernández, prefirió evitar el choque y plantear una marcha esencialmente crítica del sector privado, como si el Estado hoy en día no tuviera injerencia directa en el aumento de precios por la falta de un plan antiinflacionario. 

Así entonces, las marchas serán separadas, los movimientos sociales no alineados suman disgusto al ver colegas que acompañan aún hoy, como es el caso de Fernando "Chino" Navarro y Juan Grabois, al Gobierno. La caída del salario y la devaluación, contaron a MDZ, hace que los movimientos sociales, por su esencia, no puedan acompañar al Gobierno. “No pueden los que representan a los trabajadores o a los que ni trabajo tienen, militar el ajuste como lo hace la CGT y acompañan otros movimientos sociales, es una vergüenza”, aseguró Belliboni a MDZ.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?