Pintadas, marchas e incendios en una Rosario que no tiene tregua

Pintadas, marchas e incendios en una Rosario que no tiene tregua

La ciudad de Rosario no para de amanecer con violentas pintadas contra dirigentes políticos; el humo de los incendios en el Paraná contaminan el aire de la ciudad y la gente empieza a protestar contra el Gobierno.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Pablo Javkin, intendente de Rosario, y Omar Perotti, gobernador de Santa Fe, no tienen descanso con los problemas que conmueven a la sociedad rosarina. Además del narcotráfico, la delincuencia, los homicidios diarios y la crisis socio-económica, ahora se suman las manifestaciones pidiendo mayor control del gobierno sobre los humedales.

Basta que haya unas pintadas en el centro histórico rosarino, para que los empleados municipales las limpien y vengan otros detractores de la gestión estatal y vuelvan a pintar. Así, el lunes a la noche hubo pintadas, las limpiaron a la mañana siguiente y el jueves ya las habían pintado nuevamente.

La pintada con la que inició esta forma de protesta que vienen aplicando los detractores de Perotti y Javkin. (Foto: Gentileza El Litoral)

El jueves, además de los pedidos de renuncia al gobernador cercano a Alberto Fernández, la ciudad de Rosario se vio paralizada por una marcha contra la quema de los humedales del río Paraná, lo que pone en riesgo la salud de los ciudadanos. La marcha fue durante la tarde y se supone que fue en ese momento que lograron pintar la catedral o durante esa noche.

Al fin y al cabo, la única realidad es que las pintadas aparecieron y dejaron bien en claro que los mandamases de la ciudad y la provincia no son los preferidos de los "grafiteros". El mensaje más contundente de todos, con un pedido claro, era directo hacia el gobernador: "Perotti renunciá". Tampoco iba a salvarse el intendente de Rosario, que se encontró con una pintada más calificativa que lo trataba de "inútil".

Otras pintadas apuntaban más en relación a las libertades que dan a quienes queman humedales y la defensa de los recursos ecológicos que brinda el río. “Basta de humo”, “paren el ecocidio” y “plomo y humo. La máquina de matar”, fueron las pintadas que pudieron verse en esa tónica; la última, la madre del raid de pintadas que decoraron el centro de la famosa ciudad portuaria.

La realidad es que los incendios en los humedales del Delta paranaense son incesantes, siendo visibles hasta en la propia marcha contra la gestión que permanece inmóvil ante los fuegos que pueblan el pulmón verde de la zona.

Vale decir también, que a la gestión no paran de surgirle problemas y la administración de los problemas heredados más los emergentes, vuelven mucho más difícil la tarea. Asimismo, ninguno fue obligado a hacerse cargo de puestos tan relevantes, sino que fue su voluntad y los problemas de Rosario no están dando tregua a la gente que confió en Javkin y Perotti.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?