“Nunca habíamos visto algo así”: el misterio de la tierra que arde en Mendoza

“Nunca habíamos visto algo así”: el misterio de la tierra que arde en Mendoza

El fenómeno de los incendios subterráneos en Guaymallén sigue sorprendiendo. Los especialistas aseguran que es la primera vez que algo así sucede en la provincia.

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

Mdztrip@mdzol.com

El fenómeno que no deja de sorprender a mendocinos y al resto del país, aún no encuentra respuesta. Desde hace varios meses los vecinos de Kilómetro 8, en el departamento de Guaymallén, observan como desde la tierra sale humo y que el suelo alcanza temperaturas altísimas que impiden que uno pueda pisar sin quemarse.

Los incendios subterráneos registrados en estos días en Mendoza no solo inquietan, sino que además son peligrosos para las familias que viven en la zona. Hace unos días una niña de nueve años sufrió quemaduras cuando buscaba leña a unos metros de su casa y hoy, viernes 12 de agosto, un trabajador de prensa cayó sobre la tierra caliente y terminó con sus piernas con ampollas debido a lo caliente que se encuentra el suelo.

Carmelo Alesi desde hace 40 años tiene lotes en la zona y destaca que esto antes no había pasado. “Antes esto era un cañaveral porque había una laguna hace más de 200 años atrás, pero desde hace años que acá hay mucha sequía", dijo a MDZ.

"Uno a veces no le da importancia porque cree que es un fueguito nada más. Pero el incendio es muy lento y en profundidad, va consumiendo la materia orgánica por abajo", comparte el hombre que asegura tiene gran conocimiento de la zona y sentencia: "Es muy sencillo, acá hay que apagar el incendio".

En busca de respuestas

Tanto trabajadores de los organismos municipales, como de los provinciales intentan brindar respuestas a las familias que tienen sus terrenos y viviendas allí. Una de las hipótesis que manejan es que todo se haya iniciado con la quema que realizan superficiarios para desmalezar y limpiar los terrenos. 

Esto podría confirmarse con el testimonio de los vecinos. “Prendimos fuego nosotros hace unos meses para limpiar, después lo apagamos con la manguera. Pero esto ha seguido quemándose despacito por abajo”, dijo uno de ellos. Mientras él y tres personas más trabajan con palas en la zona.

“Hemos hecho una acequia de dos o tres metros para llenarla de agua, así no avanza el incendio hasta nuestras casas”, compartió. El hombre además, afirmó que hasta los perros se queman en la zona y que desde hace más de 7 meses que están con este problema.

Aunque los intentos de las familias de detener las decenas de chimeneas desparramadas por el suelo de esta zona de Kilómetro 8 son en vano. El humo continúa saliendo, la temperatura de la tierra sigue siendo extrema y el riesgo de que alguien más salga herido está latente. 

Para llevar algo de claridad, desde Ambiente y Defensa Civil de la Municipalidad y la Dirección de Protección Ambiental realizan un relevamiento de la zona y del suelo. Según informaron desde el municipio de Guaymallén son 11 las hectáreas comprometidas. Sin embargo, se sospecha que sean muchas más.

Hasta el momento no hubo llamas, pero sí alta temperatura y humo. "Es un incendio tipo galería que va siguiendo la materia orgánica por debajo del suelo. Es un hecho muy puntual  y es raro que ocurra", dijo a MDZ Nahuel Weber, jefe de inspectores de la DPA. En principio se descartó que en la zona haya habido un relleno sanitario, era otra de las hipótesis que se manejaba días atrás.

Esto es algo que no habíamos visto nunca en Mendoza”, exclama Daniel Merchiori, inspector de la DPA con más de 35 años en el organismo, mientras recorre con dos inspectores más la zona. Pero no solo en la provincia es algo inusual, en el mundo se han registrado muy pocos casos de este fenómeno.

Para describir lo que sucede en este suelo, Merchiori expresa: “La tierra al natural es arcillosa y luego se transforma más oscura por la laguna que ha habido acá. Además vemos gran cantidad de cañas y raíces, al parecer se está generando internamente una combustión desconocida. Por ello, necesitamos hacer un análisis del suelo para conocer cuál es el componente que está presente”.

El estudio estará a cargo de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Cuyo y deberá ser el mismo municipio el que haga el pedido de informe. Aunque este trámite demora varios días, hasta incluso semanas. 

Idas y vueltas y el humo que no cesa

El incendio se sigue propagando en la zona.

Mientras las chimeneas siguen emanando humo subterráneo y continúan alarmando a los vecinos y sorprendiendo a todo el país, los distintos organismos involucrados se muestran un tanto desorientados ante el caso y no se animan a arriesgar una posible solución que frene el incendio.

Por un lado, la DPA plantea que es recomendable esperar el informe de la UNCuyo y no inundar la zona, por temor a que haya materiales que combustionen más. Por el otro, los funcionarios del municipio consideran que es necesario apagar los focos donde la tierra arde para evitar que siga propagándose.

Lo cierto es que el fenómeno los tiene a todos en vilo y sigue siendo un misterio sin resolver. El peligro está latente y mientras no se garantice la seguridad de todos los vecinos nadie debería circular por la zona, a menos que sea una persona autorizada.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?