La CGT da un paso clave en su "plan anti inflacionario"

La CGT da un paso clave en su "plan anti inflacionario"

La inflación del 7,4% fue la gota que rebalsó el vaso. La CGT confirmó la movilización para el próximo miércoles 17 en el marco de su "plan anti inflacionario".

Pedro Paulin

Pedro Paulin

Se empieza a diluir el sentido de la reunión entre el Gobierno y las centrales obreras para buscar un plan que permita frenar la pulverización de los salarios, dando por sentado, según confirmaron y adelantó MDZ desde la CGT, que el rumbo económico será únicamente peor mes a mes. Nadie espera en la sede de Azopardo que el repunte económico se sienta y la vida de los trabajadores sea mejor en términos de poder adquisitivo.

Según el Indec, los salarios se siguen deprimiendo y antes del dato de julio con el 7.4% que confirmó el peor desempeño en materia de precios en dos décadas enteras, los sueldos ya estaban dos puntos por debajo de la inflación. Según el organismo que conduce Marco Lavagna, en el acumulado del primer semestre, el índice salarial cerró con un crecimiento del 34,3% en promedio, contra una inflación del 36,2%. Los que casi empataron fueron los privados con 36%, después los públicos con 35,5% y finalmente los habitualmente derrotados, los no registrados, informó el organismo. Para los trabajadores registrados del sector privado la mejora fue de 5,1%, mientras que los empleados públicos y los informales obtuvieron un incremento de apenas 4,6% en promedio.

La cifra de julio fue el detonante para que en el mundo obrero se confirme la marcha del 17 de agosto, por eso la reunión con el Gobierno entró en un compás de espera y las negociaciones están pausadas. El propio Héctor Daer, rara vez crítico del Gobierno, sostuvo días atrás: “Desde la CGT decimos 'primero la patria' y nos vamos a movilizar el 17 de agosto, para llamar a la responsabilidad a todos los actores políticos, queremos un Plan Anti inflacionario, defender nuestro salario, basta de especulación”, exigió el miércoles pasado en un acto de Sanidad.

Desnuda esta realidad también la cristalización de la ruptura entre la familia Moyano y buena parte de los llamados “Gordos” que pedían postergar la marcha. El motivo es claro, el control de las obras sociales y la ruptura política con el Gobierno nacional hace ruido en los cegetistas que no quieren perder caja ni poder, mientras que los Moyano hablan abiertamente de combatir los especuladores. 

Los llamados entre el massismo y la CGT se sostienen, Daer habló con el presidente Alberto Fernández sin éxito esta semana, no hay avances en las charlas informales y la marcha es inevitable.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?