La situación se agrava en el hospital Notti y ya hay 500 cirugías suspendidas

La situación se agrava en el hospital Notti y ya hay 500 cirugías suspendidas

La escasez de pediatras especializados, reparaciones y un exceso de demanda como consecuencia del avance de las enfermedades respiratorias hizo colapsar la capacidad de respuesta del nosocomio para internar a la cantidad suficiente de niños y niñas que siguen su tratamiento en forma ambulatoria.

Zulema Usach

Zulema Usach

La salud en Mendoza continúa poniendo en evidencia las fisuras de un sistema que atraviesa una profunda crisis. Hoy cientos de madres y padres urgidos por la necesidad de que sus hijos reciban un tratamiento acorde a su patología, siguen padeciendo las demoras y vericuetos de una crisis que todavía espera por un remedio de fondo. Desde la Dirección del Hospital Humberto Notti, confirmaron hoy, el dato que desde hacía semanas se venía perfilando. Hay una gran cantidad de cirugías que han tenido que ser reprogramadas como consecuencia del colapso existente en las áreas de internación del nosocomio.

En total, se informó que las operaciones a niños y niñas que ya deberían haber sido intervenidos quirúrgicamente llegaron a 500 y que se "irán reprogramando según las necesidades asistenciales de los pacientes". Desde el hospital más importante de la región también se detalló a través de un comunicado, que en la actualidad están funcionando cuatro quirófanos, en tanto que todos los estudios de alta complejidad que "todos aquellos estudios de alta complejidad que requieran anestesia, serán realizados durante el turno vespertino a fin de dar prioridad al funcionamiento de los quirófanos durante el turno mañana".

Lo cierto es que el incremento de la población infantil que llega con necesidades urgentes para ser atendida en el hospital pediátrico, ya se venía planteando desde el mes pasado, cuando el incremento de cuadros de neumonía, covid, faringitis, rinofaringitis y otitis (producidos por diferentes virus) comenzaron a sumarse en una escalada de consultas y solicitudes de internación.

Salud pediátrica, en la cuerda floja

Hoy, la realidad indica que en el hospital hubo un porcentaje de ocupación de camas de internación del 93%, cuando lo óptimo es que el porcentaje no supere el 80% del total de camas. Esto implica, en líneas generales, que los niños y niñas que van llegando con cuadros agudos de neumonía no puedan quedarse el tiempo óptimo de internación y control que requieren estas infecciones complejas y que representan un alto riesgo. A la ola de urgencias derivadas de la actual situación estacional (que ocupan la mayoría de ese 93% de camas de internación) se suma la demanda derivada de los pacientes pediátricos con cáncer, diabetes y otras enfermedades que necesitan de un abordaje específico y permanente por parte de los profesionales.

Pero estos no son todos los problemas que hoy afronta el nosocomio pediátrico. Un servicio entero de internaciones está siendo reparado; situación que equivale a que haya 32 camas menos. El resultado es un colapso que aún no ha logrado ser resulto, con cientos de pacientes pequeños que retornan a su hogar junto a sus padres para continuar su tratamiento de manera ambulatoria; una problemática no menos grave, sobre todo para aquellas familias que no cuentan con las condiciones habitacionales adecuadas. viven lejos del Gran Mendoza o no cuentan con movilidad para poder acceder a las consultas cuando así se requiera.

Otro dato ilustra la complejidad de la situación que en lo profundo, juega al azar con la salud de la población infantil; justamente, el grupo generacional que más debiera estar protegido. El acceso pleno a la salud, es un derecho humano prioritario, indican las leyes vigentes. Contrario a esto, está la realidad que parece chocar de frente. Es que en el Hospital Humberto Notti, el giro actual de camas es el más alto del país. Esto implica, que ni bien llega un paciente al área de internación, su estadía debe ser lo más corta posible porque luego debe ingresar otro. De hecho, hoy, en tan solo un día, dos pacientes llegan a ocupar la misma cama.

Pero en el "combo" hay más aún: muchas de las consultas que llegan al Notti son derivadas desde otros efectores de la periferia, hospitales más pequeños y centros de salud que reciben a los pacientes críticos y debido a que no cuentan con el suficiente caudal profesional, material y de infraestructura, el circuito, indefectiblemente, confluye allí. Por otro lado, la disponibilidad no siempre está marcada por las camas que haya liberadas; esto es porque si un paciente presenta un cuadro respiratorio de gravedad, entonces la cama contigua debe ser bloqueada.

 

 




 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?