El fantasma del desabastecimiento resurge a partir de la crisis energética

El fantasma del desabastecimiento resurge a partir de la crisis energética

El conflicto entre el sector productivo y el gobierno nacional se agrava a medida que transcurren los días y no aparecen soluciones a los reclamos realizados por transportistas y productores. Pérdidas millonarias en las cosechas y el fantasma del desabastecimiento.

Andrea Ginestar

Andrea Ginestar

aginestar@mdzol.com

El impacto de la escasez de combustible comienza a evidenciarse en los sectores ligados a la producción, desde los transportistas hasta el productor agropecuario son golpeados por una realidad que podría agravarse con el correr de los días provocando el desabastecimiento de productos. Las medidas de fuerza impulsadas por el sector ligado al transporte continúan principalmente en Entre Ríos, Río Negro, Corrientes, Neuquén, Santa Fe, Santiago del Estero, Misiones, Córdoba, Catamarca y Buenos Aires. 

La crisis del gasoil comienza a tomar fuerza, los reclamos de transportistas y productores ante un escenario que catalogan "de una imprevisibilidad absoluta", se repiten a lo largo y ancho del país. La actualización de las tarifas de los fletes, el normal abastecimiento de combustible y precios acordes a los que registra Capital Federal son algunos de los puntos claves que explican el conflicto y que los gremios esbozan como bandera.

"El aumento de costos para un viaje en el transcurso de este año fue de aproximadamente un 40%", destacaron desde el sector del transporte.

Si bien el conflicto tiene como cara visible a los transportistas y productores, las consecuencias impactarán de manera directa en el último eslabón de la cadena: el consumidor. En ese sentido, algunos productos pueden comenzar a faltar en las góndolas o sufrir aumentos derivados de los incrementos en los costos de traslado y producción.

"El aumento de costos para un viaje en el transcurso de este año fue de aproximadamente un 40%", destacaron desde el sector ligado al transporte. La cifra mencionada incluye los costos directos fijos y los costos directos variables que derivan de distintos rubros que conforman el mismo, tal es el caso de accesorios para reparaciones y neumáticos, que registraron un nuevo aumento que es el quinto mensual consecutivo del año.

"Nuestro sector posee insumos dolarizados y con una gran especulación; es decir, lo que sube no baja más y la tarifa sube solo 2 veces al año por ello el atraso constante entre costos y tarifas. Juegan con la necesidad del transportista porque se dan casos que pagan los fletes con hasta 40% por debajo de la tarifa, pero la necesidad y la obligación de las cuotas, la familia y demás costos hacen que a veces a pesar de la poca ganancia que deje se deba hacer de igual forma", explicó Juan Orlando, presidente de la Cámara de Empresarios y Transportistas Argentinos(C.EM.TR.A ).

La crisis del gasoil se está sintiendo con más fuerza en las provincias del norte argentino, tal es el caso de Tucumán, donde los productores se vieron obligados a descartar cientos de toneladas de limones debido a la cosecha a destiempo de los mismos situación que se repite con la zafra de la caña de azúcar. Por otro lado, la dificultad de los transportistas para acceder al combustible generó situaciones inéditas para un sector que se vio obligado a pagar sobreprecios y acceder a cupos de carga.

"El combustible es el principal costo directo del sector y sufrió un aumento del 12,2% en mayo en un marco de precios muy elevados. En las regiones del país afectadas por la escasez del combustible, hay marcados incrementos adicionales de hasta el 16% y con una única modalidad de pago en efectivo", destacó Orlando y agregó: "Por la escasez de combustible ya hay desabastecimiento, ya que las horas de espera de carga de combustible son horas que deberían ser en ruta, se duplican o triplican los plazos de entrega".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?