Asombrosa recuperación: el niño trasplantando tras sufrir hepatitis aguda fue dado de alta

Asombrosa recuperación: el niño trasplantando tras sufrir hepatitis aguda fue dado de alta

El pequeño fue diagnosticado con hepatitis aguda de origen desconocido, la afección que mantiene en vilo a sanitaristas de todo el país.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

El niño que recibió un trasplante de hígado mientras lucha contra un cuadro de hepatitis aguda de origen desconocido fue dado de alta y podrá volver a su casa.

Pablo se retiró con su familia del Sanatorio de Niños con muy buen humor y bromeando con los médicos, a los que les decía que era "famoso" por ver que salía en televisión.

Aunque su recuperación fue "inmejorable" para los médicos, el niño deberá mantener ciertos cuidados a la hora de moverse y, por eso, fue retirado de la clínica en silla de ruedas.

Antes de retirarse, Pablo comentó que estaba ansioso por volver a su casa y volver a encontrarse con su hermana de 14 años, a quien no ve desde el agravamiento de su caso.

El niño estuvo al borde de la muerte cuando apareció un donante de La Pampa, que le salvó la vida tras una larga angustia y a partir de la donación, el camino se fue allanando.

Vanesa, la mamá de Pablo, comentó: “El lunes pasado estaba destruida y hoy estoy re feliz porque me llevo a mi hijo sanito y entero”.

El asombro de los médicos

Alejandro Costaguta, jefe de la Unidad de Hepatología y Trasplante del Sanatorio de Niños, dio testimonio de la excelente recuperación del niño y de que no era necesario que siguiera internado.

"Es raro que no se presente ninguna complicación. La cirugía es tan compleja que lo habitual es que haya alguna complicación y en este caso no hubo", continuó Costaguta.

Pablo tiene diez años y es de Funes, Santa Fe, pero recaló en Rosario tras haber sido derivado el 4 de mayo ante un cuadro de hepatitis aguda que no podía ser atendido sino fuera en un lugar de mayor tecnología.

En un estado muy al límite, fue declarada la emergencia nacional para conseguir un hígado, lo que ocurriría gracias a una familia de La Pampa, que donó el órgano que le trasplantaron en una operación de ocho horas.

Luego de la cirugía, Pablo solo mejoró, dejando atónitos a más de un profesional que lo vieron despertarse tras 72 horas y pedir por su madre.

Tras eso, pasaron cinco días para que el niño pudiera ser dado de alta y se ubicara temporalmente en una residencia acondicionada para continuar con su recuperación.

En la recuperación, deberá ser medicado, tener controles periódicos, una dieta y evitar estar en lugares cerrados con mucha gente, por lo que buscarán una docente a domicilio, para luego volver a la escuela, que se estima ocurra en primavera.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?