Dura carta de Mario Poli en defensa de los sacerdotes mencionados en la auditoría al Arzobispado

Dura carta de Mario Poli en defensa de los sacerdotes mencionados en la auditoría al Arzobispado

El cardenal Poli publicó una carta en defensa de los sacerdotes mencionados en la auditoría del Vaticano por la operación con propiedades de la Iglesia porteña y trató como "infamia" lo publicado por medios de comunicación.

Gonzalo Barrera

El cardenal Mario Aurelio Poli se manifestó, mediante una carta a sacerdotes, consagrados y laicos, en defensa de los presbíteros vinculados al escándalo por las operaciones inmobiliarias de propiedades del Arzobispado de Buenos Aires.

Tras la auditoría realizada por el Vaticano en torno a la venta y alquiler de propiedades de la Iglesia porteña, Poli publicó una carta a los fieles en la que denunció que "su divulgación en medios nacionales sembró la sospecha sobre la buena fama de miembros del presbiterio y del episcopado de esta Iglesia particular".

Resulta que algunos medios de comunicación resaltaron el nombre de seis sacerdotes como vinculados directos al alerta que menciona la auditoría, poniendo bajo tela de juicio la integridad de estos.

Mario Poli, en respuesta, optó por brindar su apoyo a los sacerdotes y destacó el servicio y la generosidad que muestran con su ministerio para la Curia metropolitana.

Carta publicada por Mario Poli en defensa de los sacerdotes vinculados a las operaciones inmobiliarias sospechadas.

Para los sacerdotes, esta carta pone un punto final al tema. Señalan que está terminado y creen que no hay mucho más que hablar al respecto porque la institución ha sido muy clara en sus respuestas y no consideran haber ocultado información ni actuado con malicia en las operaciones.

Esto último, está detallado en un comunicado oficial que publicó el Arzobispado de Buenos Aires alegando que, en ninguna de las operaciones, la Iglesia hubiera incurrido en delitos o negociados y resaltó que no existieron beneficios personales para ninguna de las partes ni, mucho menos, para las sacerdotes que se vieron involucrados en el tema.

El mismo texto, señala que la última visita del pontífice argentino a Francisco, nada tuvo que ver con estas cuestiones, sino que se trató de una visita de agenda que había quedado trunca en los últimos años por la pandemia de Covid-19.

La auditoría solicitada por el papa Francisco en octubre pasado, observaba la falta de funcionamiento del Consejo de Asuntos Económicos y del Colegio de Consultores, como exige el derecho canónico, para la realización de estas operaciones.

También destaca que la creación de una "Delegación para la administración arquidiocesana" era innecesaria y debía dejarse de lado a la hora de llevar adelante las operaciones con propiedades de la Iglesia.

La próxima aparición pública de gran exposición que tendrá el arzobispo de Buenos Aires, será en el Tedéum que encabezará en la Catedral Metropolitana el 25 de mayo, en conmemoración de la Revolución de Mayo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?