Impacto social

Vive en la Villa 31, hizo un curso que cambió su vida, volvió a estudiar y hoy inspira a otros

Norma vive en la Villa 31 con su esposo e hijos. El curso de Transformadores Sociales, avalado por una universidad, le permitió reconocer su creatividad y su talento. Cómo es el curso de impacto social que la llevó a estudiar a los 50 años y le permitió liderar su propio proyecto de vida.

Giza Almirón
Giza Almirón martes, 12 de abril de 2022 · 19:23 hs
Vive en la Villa 31, hizo un curso que cambió su vida, volvió a estudiar y hoy inspira a otros

Cuando Norma Ramírez llegó de Paraguay, empezó limpiando casas, luego se dedicó a emprender, comprando y vendiendo productos de belleza, lencería. También incursionó en la gastronomía, haciendo comidas típicas de su país. A partir de su trabajo textil, en costura, comenzó a relacionarse con emprendedores de la feria de su barrio, “a conocer más el mundo de lo social, trabajando con la gente, entendiendo al barrio, sintiendo pertenencia y trabajando en pequeños proyectos”.

Alguien la invitó a hacer el curso de Transformadores Sociales, que “desde el primer módulo, me atrapó”, según cuenta esta emprendedora, quien luego invitó a su esposo y, al año siguiente, hicieron la diplomatura en Transformación Social. “Fortaleció mis valores, hizo que entienda y aprecie más la creatividad propia, que pueda reconocer mi talento, eso en lo que soy buena”, afirma Norma.

Transformadores Sociales junto a Daniel Cerezo, fundador de Creer Hacer

El curso de Transformadores Sociales, que busca generar un impacto social, es impulsado por la empresa social Creer Hacer y está avalado por la Universidad Siglo 21, “propone fortalecer las habilidades socioemocionales que se necesitan para liderar los propios proyectos de vida y tomar consciencia del impacto de nuestro potencial en nuestros entornos”.

Diseñado especialmente para personas de los barrios populares de todo el país (pero abierto a gente de otros lugares) que estén comprometidas socialmente, busca desafiar las capacidades, los prejuicios y lo aprendido en la propia vida. “Me ayudó a entender y reconocer que soy líder, que a través del trabajo con la gente y transformando el entorno se pueden transformar muchas cosas, como los pensamientos de los otros”, cuenta Norma, quien agrega que este curso le permitió conocer y vincularse con personas de distintas clases sociales, con diferentes profesiones y pensamientos.

Uno de los encuentros presenciales de Transformadores Sociales

Entre las enseñanzas que le dejó Transformadores Sociales, Norma reconoce que “comunicándose asertivamente se puede lograr construir comunidad”. Habla, además, de la oportunidad de “romper con prejuicios y estigmatizaciones sobre los barrios populares” y asegura que “transformó mi vida, me ayudó a entender qué quiero hacer de mi vida”. El curso impulsó a Norma a volver a estudiar a sus 50 años y egresó de Psicología Social el año pasado.

Actualmente, Norma trabaja en Creer Hacer, coordinando Transformadores Sociales en CABA: “Estoy muy contenta, aprendo cada día con el equipo y con la gente que se acerca. Cursar y crear vínculos es un regalo”.

Este curso gratuito inicia el 14 de mayo y consta de 10 encuentros, algunos presenciales y otros virtuales. “Cada módulo se disfruta, es un autoregalo, es llegar a un espacio acogedor y abierto, donde nos hacen sentir muy especiales”, dice Norma y concluye: "Transformadores Sociales nos ayuda a ser mejores personas cada día y eso es lo más valioso en las relaciones humanas" y deja la huella indudable de un impacto social.

 

Archivado en