Relatos en primera persona de quienes están detrás de las cifras de pobreza

Relatos en primera persona de quienes están detrás de las cifras de pobreza

Una forma de conocer las historias de las personas detrás de la cifra vergonzosa de pobreza que publicó el Indec. El informe "60 pobres" es una compilación de testimonios que abren los estereotipos y cuentan en primera persona una dura realidad que es la cotidianidad de 29 millones de argentinos.

Victoria Chales

Victoria Chales

Cada vez que el Indec (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos) brinda el índice de pobreza y el de indigencia aparecen los distintos análisis políticos y económicos para entender que en un país rico como Argentina casi 4 de cada diez ciudadanos es pobre. Sin embargo no abundan investigaciones sobre las personas detrás de esos números. A través de 60 relatos en primera persona, este informe cuenta cómo viven, piensan y sienten quienes peor la pasan.

El índice de pobreza alcanzó un 37,3% en el segundo semestre del año pasado, mientras que el de Indigencia, es decir, aquellas personas cuyos ingresos no alcanzan la Canasta Básica Alimentaria (CBA), se ubicó en 8,2%. Estos datos alarman aún más cuando se entiende que significa que hay 29 millones de compatriotas que no consiguen alimentarse todos los días.

En MDZ Radio dialogamos con Lisandro Varela, autor de "60 pobres" una investigación cualitativa que reúne esa cantidad de entrevistas a personas en condiciones de pobreza a lo largo de 8 barrios populares de Buenos Aires. El especialista en Comunicación Social lleva adelante una publicación llamada 50 argentinos dónde comparte entrevistas, charlas referidas a distintas temáticas sociales como la inmigración, la ciencia o el amor a través de testimonios en lugar de encuestas.

En el caso de "60 pobres" Varela cuenta que estuvo todo el verano pasado trabajando en la investigación que busca ponerle cara a las cifras frías. "Habitualmente hago 50 conversaciones con personas que se diferencian porque no son un cuestionario o una encuesta sino es más como sentarse a hablar y compartir. Creo que 50 es número que considero suficiente para obtener miradas distintas, pero en esta oportunidad sumé más porque cuando llegué a 40 vi que faltaban varones y gente más joven".

El informe tiene un primer bloque temático de las reflexiones sobre la vida. Para Varela una impresión bastante común es que "son personas que no esperan nada para adelante, que no tienen la expectativa de que esto va a mejorar y al mismo tiempo tienen una fortaleza muy marcada para salir a conseguir el mango como sea con mucho esfuerzo y trabajo".

Tienen el hambre y la calle muy cerca. En Buenos aires una habitación cocina y baño compartido, sin ventilación sale 12 mil pesos y mucha gente llega muy justo a eso y si no pagás te quedás en la calle. Estar tan cerca del abismo los hace esforzarse mucho, pero sin tanta expectativa de que mejore mucho. Son personas que no tienen margen para quedarse en su casa.

Por otra parte, surge como un factor común a todos los consultados la discriminación y "la cicatriz que deja cuando te discriminan que no te olvidás más". Un ejemplo es "una señora que estaba embarazada por primera vez y con pérdidas -relató Varela- y cuando fue al hospital le dijeron que vuelva cuando sangre más". La discriminación es una constante.

En este compilado de relatos en primera persona, aparece una desconexión de la política. "No les creen a los políticos y no son una variable en su vida". Varela comenta que la referencia a la política en general apareció en casos muy aislados. "No me pareció que estuvieran enojados con la política, sino más bien que les es completamente ajena".

En relación a los planes sociales, "para las mujeres que compartieron su realidad contaban que era una de las patas para sobrevivir". Se arman un combo entre "un plan que puede ser de 18 mil o menos, más un trabajo informal de 25 mil pesos e ir a comer al comedor. Hay muchísima gente que hace esa combinación y en las conversaciones fue lo que más apareció". 

Las mujeres fueron las más predispuestas para conversar y contar sus historias. Con frecuencia manifestaron "un profundo interés de porque sus hijos vayan a la escuela y les vaya mejor". Asimismo al hablar de la plata contaban que si tuvieran "un mango más lo gastarían en ropa o zapatillas, cosas para los demás no para ellas". El autor del informe asevera que "la pobreza tiene mucho de superación personal porque es la única manera de ir para adelante".

La inseguridad está en los primeros puestos de las preocupaciones de los argentinos. Adentro de los barrios populares, la situación se agrava. "Una mujer de Ciudad oculta contó que ella convivía con el asesino de su marido ya que lo mataron para robarle cuando iba a trabajar y después de tres años en la cárcel volvieron a vivir al barrio". De manera que "la inseguridad surge mucho al igual que la violencia de género".

Uno de los motores para leer este informe, pero también del autor para realizarlo es aumentar la empatía y terminar con los prejuicios. "Tratar de conocer en primera persona porque creo que uno de los problemas es la grieta entre aquellos que a lo mejor tenemos un poco más y los pobres y las ideas descabelladas sin ninguna información sobre cómo vive gente con muchísimo menos".

Escuchá la nota completa acá.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?