Cómo funciona el fideicomiso que anunció Alberto Fernández

Cómo funciona el fideicomiso que anunció Alberto Fernández

Se puntualizaron algunas medidas para combatir el aumento de precios en los derivados del trigo que, por el conflicto en Ucrania, subió ostensiblemente su valor internacional. El fideicomiso que buscan crear ya funciona en el sector fideero y afirman que lo hace muy bien.

Victoria Chales

Victoria Chales

El fin de semana el presidente Alberto Fernández anunció una serie de medidas destinadas a combatir el aumento desmedido de los precios de los alimentos. Entre ellos, el ministro de desarrollo productivo Matías Kulfas puntualizó que se creará un fideicomiso para subsidiar los derivados del trigo que más participan de la canasta alimentaria de los argentinos. Este mecanismo administrativo suma muchas críticas, sin embargo el sector de fideos afirma que en su sector funciona desde mediados de diciembre con resultados positivos que incluso previenen el desabastecimiento y estabiliza la actividad.

En No Cantes Victoria hablamos con Juan Manuel Airoldes, presidente de la Unión de Industriales Fideeros de la República Argentina quien brindó detalles de cómo funciona el mecanismo de fideicomiso para el control de precios.

Así como algunos productos como el pan subieron sustancialmente en el último mes, los fideos han podido en sus variantes más económicas amortizar el precio del trigo y sostener sus valores."Entre febrero y hoy aumentaron pero no tanto como otros productos" apuntó Airoldes.

Si bien manifiestan desde el sector fideero haber sido críticos muchas veces con las políticas de control de precios del Gobierno nacional, reconocen que "esta vez la iniciativa que tuvo Comercio con el Ministerio de Agricultura fue bastante oportuna".

Sobre mediados de diciembre fueron convocados por las autoridades del Gobierno nacional para darle forma a un fideicomiso que se llamó "Fondo Anticíclico Agroalimentario". "En ese momento, diciembre, enero y parte de febrero no tenía mayor impacto porque el precio del trigo era relativamente normal tendiendo a alto. Ahora cuando sobreviene la crisis en Ucrania y el trigo pasa de unos 23.000 pesos que estaba a principios de febrero pasa a 38.000 pesos, ahí el fondo anticíclico pasa a tener realmente vigencia y una función muy importante y nos agarró muy bien parados porque el fideicomiso estaba prácticamente creado. De esa manera fue más fácil desacoplar el precio doméstico del internacional".

"No se puede hacer en todos los casos porque el fideicomiso es una herramienta administrativamente muy cara y sofisticada. No es un subsidio a las fábricas -continuó Airoldes- sino que es un mecanismo de compensaciones donde hay que demostrar estructura de costos, facturación y que se vendió a determinados precios. Si se dan todas esas condiciones, te autorizan a cobrar esa compensación con lo cual uno puede mantener sus precios más bajos de lo que marcarían sus costos".

En el caso del sector fideero, el fideicomiso tiene la particularidad de ser privado. "El Estado interviene sólo en el control, luego quien paga esa compensación son los exportadores de granos que son invitados por el Gobierno. Ellos forman parte del mecanismo no de muy buena gana porque funciona para ellos como un impuesto más, pero van a controlar minuciosamente porque cómo es lógico, intentarán poner lo menos posible".

Sin el mecanismo de fideicomiso funcionando los fideos deberían haber aumentado en el último mes casi al doble. "Ahora estamos costeando el trigo a 23 mil pesos la tonelada mientras que el valor de reposición es de 35 mil pesos y eso representa el 45% de nuestro costo, por lo que si no existiera el paquete de fideos que está debajo de los 100 pesos, estaría cerca de los 150".

Desde el sector de las pastas secas afirman que al menos "se encontró una solución para los fideos más económicos ya que esto no es para todos los productos sino focalizando en un consumo más popular".

Entre los derivados del trigo que según anunció Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo, recibirán un mecanismo similar al de los fideos, el más consumido es el pan. "De la participación de la industria molinera, el 70% de sus clientes son los panaderos, aproximadamente el 10% del resto del volumen son fideeros, otro 10% galletas y el restante se divide entre facturas, pizzas, tapas de empanadas, etc. Por eso la madre de las batallas es el pan que está tan atomizado en tantas panaderías que es de difícil trazabilidad. Al ser un producto fresco al tener un canal comercial de difícil seguimiento ya que es más fácil controlar los productos de góndola como los fideos que los frescos".

"Con el mecanismo de fideicomiso no habría ningún incentivo para no comercializar mercadería. Nosotros gracias a ese mecanismo estamos trabajando en un contexto de bastante normalidad donde tenemos ya nuestros precios fijados, tenemos los márgenes establecidos por la Secretaría de Comercio y controlados y quien no vende, no cobra".

Escuchá la nota completa acá.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?