La exorbitante cantidad de agua que se derrocha al dejar la canilla abierta

La exorbitante cantidad de agua que se derrocha al dejar la canilla abierta

En el marco de la crisis hídrica, es clave la toma de conciencia de la población para evitar derroches. Un surtidor abierto durante una hora derrocha al menos mil litros de agua; el equivalente necesario para abastecer a una familia a lo largo de todo un día. El irrisorio precio de arreglarlos.

Zulema Usach

Zulema Usach

En el marco de la crisis hídrica que plantea nuevos desafíos en todo en territorio Nacional para diseñar programas de acción destinados a optimizar el agua en todos sus usos posibles, la toma de conciencia por parte de la población para evitar derroches innecesarios en los hogares, es una de las tantas "patas" de una misma problemática. Justamente, en un trimestre en el que se espera más sequedad y más calor al normal en gran parte de Argentina, la importancia de hacer un uso solidario y más equitativo del recurso recobra aún mayor relevancia. Lo cierto es que solo aplicando algunas reglas simples en el día a día, es posible evitar que el agua potable se use en exceso en algunas zonas y que escasee al extremo en otras. Más allá de la región del país en que se habite, la aplicación de hábitos -como cerrar la canilla mientras se lavan los platos o al cepillarse los dientes- pueden marcar la diferencia al momento de ahorrar agua.

En algunas provincias, como Buenos Aires, Mendoza y San Juan ya es casi un hecho la instalación de medidores de agua en los hogares para avanzar en un cambio histórico en la forma en que se cobra el consumo. Y a nivel nacional, la sequía se postula entre las amenazas climáticas más graves de los últimos tiempos. Justamente por eso, la toma de conciencia generalizada sobre la utilización del agua potable es a estas alturas, una obligación -también- de cada ciudadano. De acuerdo a los cálculos realizados para dar cuenta del costo que implican los descuidos cotidianos, se deduce, por ejemplo, que dejar una canilla abierta durante una hora, equivale a tirar mil litros de agua, solo en ese lapso de tiempo.

Esa cantidad equivale decir que el agua que salió por esa canilla durante una hora es la misma que serviría a una familia de cuatro personas hidratarse, bañarse, cocinar, lavar la ropa y utilizar el baño durante todo un día. Esto, teniendo en cuenta la cantidad de agua potable recomendada por día, por persona, según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuyas cantidades establecen en la actualidad, un máximo de cien litros diarios por día por persona. En algunos casos, hay que decir, esta cantidad en Argentina se cuadruplica en millones de casos, en tanto que miles de familias no tienen ni siquiera acceso a este recurso a través de una red de distribución.

El irrisorio precio de arreglar el surtidor

En ese contexto, un dato llama la atención. Es que uno de los inconvenientes más repetidos a la hora de registrar derroches de agua, tiene que ver con las pérdidas que generan las roturas de artefactos de cocina y baño que a lo largo del tiempo se complejizan con la necesidad de cambiar instalaciones enteras como consecuencia de la humedad en paredes, cañerías, mesadas y muebles de baño. Lo cierto es que solo con realizar las reparaciones necesarias a tiempo, todo ello se podría evitar. ¿Cuánto sale comprar un "cuerito" para arreglar el surtidor? La respuesta, en las ferreterías, hasta suena irrisoria: "Quince pesos", aseguran los vendedores y detallan que en general el procedimiento para lograr evitar pérdidas de agua innecesarias es sencillo. "Lo que se debe hacer es aflojar el surtidor y cambiar el cuerito", destacan desde un comercio del rubro. Así, por ejemplo, comprar una válvula -uno de los elementos que se degradan con facilidad- vale 80 pesos y una canilla de metal ronda los 350 pesos. "Si se busca una canilla de cobre, el precio es mayor, pero no es algo inaccesible", destacó otro comerciante.

Arreglar las cañerías y conexiones es fundamental para evitar pérdidas de agua.

Desde el punto de vista de Roberto Guevara, quien se dedica a la plomería desde hace al menos viente años, en los últimos años se ha notado un mayor nivel de conciencia por parte de la población a la hora de refaccionar sanitarios, conexiones y grifos de baños, cocinas y patios. "La demanda es constante a lo largo de todo el año", sintetizó el hombre que este lunes se dedicaba a reparar un bajo mesada de un hogar.

La propuesta para regular el agua en los inodoros

El diputado mendocino José Manuel Vilches (UCR) explicó los alcances de una iniciativa de su autoría para que edificios de organismos estatales y negocios con atención al público instalen inodoros con mochila de doble descarga. Justamente, en el marco del segmento denominado “En Cámara” que produce la Cámara de Diputados, el legislador detalló que la intención es “ahorrar agua en el marco de la crisis hídrica”.

Al presentar su propuesta, el legislador puso sobre relieve que “el ahorro de agua es fundamental” y por eso basó su proyecto que,en el caso de aprobarse, obligaría a edificios estatales y a ciertos negocios a instalar el sistema. De hecho, las mochilas con doble descarga ya son elegidas incluso en casas particulares, aunque su idea es hacer extensivo este uso de los sanitarios menor equipados, que con la aplicación de este sistema permiten ahorrar hasta un 70 por ciento de agua, según dijo Vilches. 

El texto de la iniciativa entiende por “mochilas con doble descarga” a los depósitos de agua de sanitario que cuenten con válvula de descarga doble y/o permitan el control racional de la cantidad de agua expulsada. A la vez, define a quienes estarían obligados como “obras públicas o privadas de uso público” a “cualquier emprendimiento público o privado que requiera la construcción de uno o más sanitarios”. El proyecto expresa además, que “quedan excluidos de esta categoría los hogares particulares”.

La autoridad de aplicación de esta ley, en el caso de prosperar en los recintos legislativos, sería el Ministerio de Planificación e Infraestructura Pública, tanto para certificar a quienes fueran obligados como para promover el uso. “En el caso de cumplimiento, los inmuebles en cuestión serán objeto de una bonificación en el Impuesto Inmobiliario anual y/o Impuesto a los sellos conforme lo determine la autoridad de aplicación”; pero “en el caso de incumplimiento, corresponderá la aplicación de una multa”, según la iniciativa.

El fundamento del proyecto es que “el uso eficiente del agua trae aparejados beneficios significativos para el medio ambiente, la salud pública y la economía. El uso eficiente del agua, se puede lograr mediante la implementación de cambios en comportamiento de los usuarios, y cambios en el tipo, uso y operación de los equipos”.

Cómo evitar el derroche: 

  • Mantener una reserva de agua potable embotellada, al menos de dos litros por persona. Guardarla en recipientes limpios.
  • Cuidar permanentemente la reserva de agua en el tanque domiciliario si se encuentra cerca de la zona afectada por el corte.
  • Hacer un sumamente responsable y solidario del agua potable.
  • Regular la intensidad del caudal de agua en las canillas.
  • Evitar el uso de lavarropas automáticos, lavavajillas y el riego de jardines.
  • Recordar que el lavado de veredas y vehículos con manguera o el uso de hidrolavadora está prohibido las 24 horas del día los 365 días del año.
  • Controlar goteras en canillas y pérdidas en inodoros.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?