Aumento del pan: la estrategia de las provincias para limitar las subas

Aumento del pan: la estrategia de las provincias para limitar las subas

Este lunes aumentó el precio del pan en la Ciudad de Buenos Aires, en donde alcanza valores superiores a los $400. En las provincias buscan limitar las subas, algunas indicaron que no retocarán los valores, y otros hasta califican como "robo" venderlo a esos valores.

Iván Zirulnik

Iván Zirulnik

Este lunes aumentaron los valores del kilo de pan por subas en los insumos, combustibles, repuestos de máquinas, según indicaron desde el Centro Industrial de Panaderos. Sin embargo, hay provincias que no se plegaron a esta medida que afecta principalmente a la Ciudad de Buenos Aires. En Misiones, La Rioja y Mendoza, por ejemplo, las asociaciones que nuclean a las panaderías aclararon que los precios se mantendrán por el momento.

Con este incremento, el kilo de pan en Buenos Aires aumentó desde este lunes a $430 desde los $360 anteriores. En diciembre la expectativa de los panaderos es que el kilo se ubique en $500 con impacto en el resto de los productos, como el caso del pan dulce que, estiman, no se podrá vender debajo de $3.500.

La situación en las provincias

En Misiones, el presidente del Centro de Industriales Panaderos a nivel provincial, Miguel Krawczyk, aclaró en una entrevista televisiva que mantendrán el precio del kilo de pan a $330 pesos hasta fines de noviembre con el programa “Ahora Pan”. “Hay un acuerdo con el Ministerio de Hacienda de mantener el precio del pan hasta fin de noviembre a $330 con el programa Ahora Pan y eso lo vamos a respetar. Luego de esto, tendremos que rever el precio del pan ya que la harina la semana pasada aumentó otra vez un 10%”, explicó.

Mientras que, en Mendoza, las asociaciones que nuclean a las panaderías aclararon qué pasará con los precios en la provincia. Walter Tirapu, desde la Asociación Indsutriales y Panaderos y Afines, afirmó que por el momento decidieron no aumentar el precio del pan y estiman mantener los valores hasta fines de noviembre o diciembre, salvo que continúen los incrementos en los insumos, como la harina.

“En Buenos Aires van un poco adelantados, ya estaban con el pan a 450 pesos y dicen que va a llegar a $500. Acá está en $350, si aumentará acá se iría a $380 o $390 pero nunca va a llegar a $500 en este año. Allá siempre es más caro”, comentó.

En La Rioja, el titular de la Cámara de Industriales Panaderos, Oscar Carrizo, se expresó sobre el asunto y aseguro que “es un robo vender el kilo de pan a 450 pesos”. Además, recordó que el aumento en esa provincia rige desde el 1 de noviembre y se trata de un incremento del 15% para el pan de mesa y un 10% en especialidades.

“El 80% de la producción de un industrial va a la calle, es decir, lo compran los repartidores. Y hoy a los industriales nos pagan 230 pesos el kilo de pan. Si el primer eslabón de la cadena cobra 230 pesos, el repartidor le agregará otros $50 por combustibles, repuestos de vehículo y una ganancia, es decir, llega al negocio a $280. Entonces, ¿Cómo puede cobrar $480 una despensa? Ni siquiera un despacho de panadería de primera línea supera los $350 el kilo de pan”, agregó Carrizo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?