El desorbitante aumento de los alquileres desde el 2020 a la fecha

El desorbitante aumento de los alquileres desde el 2020 a la fecha

El promedio de incremento de los alquileres desde el 2020 a la fecha en algunos casos supera el 300%. El número de inquilinos aumenta y el sueño de la casa propia está cada vez más lejos.

Andrea Ginestar

Andrea Ginestar

aginestar@mdzol.com

Mientras el Congreso Nacional dilata el tratamiento para modificar la Ley de alquileres, los aumentos registrados mensualmente generan un impacto importante en los inquilinos cuyo poder adquisitivo es cada vez menor. Durante octubre el aumento en los alquileres, para aquellos que iniciaron contratos hace un año, supera el 60% y la problemática se profundiza. Las cifras desde el 2020 a la fecha registran aumentos que en algunos casos superan el 300%

Para los inquilinos argentinos la situación es crítica, a los aumentos que se registran anualmente se suman otras tensiones derivadas de una imposibilidad de los gobiernos de dar respuesta al creciente déficit habitacional que afecta fundamentalmente a los estratos medios y bajos de la población que son cada vez más amplios en un marco de crisis económica. A las escasas políticas públicas de acceso a la vivienda se suma la creciente inflación que impacta de manera directa en los valores de los alquileres que registraron aumentos de más del 300% en los últimos dos años.

“La población asalariada se encuentra desprotegida ante las reglas del mercado de vivienda, con casi nula capacidad de ahorro, con un deterioro marcado en el poder adquisitivo y en un contexto de prácticamente inexistencia del crédito hipotecario”, destaca el informe del Cisme.

La escasez de oferta de alquileres para vivienda que impacta de manera directa en los valores que registran a nivel nacional puede explicarse a través de múltiples factores, por un lado, los propietarios están optando por vender debido a la baja rentabilidad que tienen las locaciones en relación a otros años y los riesgos que suponen tener una propiedad en alquiler. Otro factor es la incertidumbre política y económica que hay en Argentina, situación que hace que mucha gente decida vender y prefiera tener los dólares en la mano, incluso bajando los precios de los inmuebles. Por otro lado, están los inquilinos que no ven satisfecha la demanda de propiedades y, en el caso de acceder a un alquiler, el alto costo debido a las actualizaciones reguladas por la Ley de Alquileres, es cada vez más difícil de afrontar.

El increíble aumento de los alquileres desde el 2020 a la fecha 

Desde hace unos años, Argentina atraviesa un proceso de "inquilinización", marcado por un incremento de la proporción de los hogares que acceden a una vivienda a través del alquiler. Este fenómeno se ha producido en el contexto de un mercado inmobiliario con escasas regulaciones y tensiones derivadas de una imposibilidad de los gobiernos de dar respuesta al creciente déficit habitacional que afecta a los argentinos.  

El aumento registrado desde el 2020 a 2022 en el alquiler de departamentos en Mendoza fue de 256% mientras que en el caso de las casas fue de 185%. Si desglosamos las cifras a nivel anual, nos encontramos con incrementos del 32% tomando como base el primer y tercer trimestre del 2020, el 17% en el 2021 y el 92% durante el 2022. Según el estudio realizado por el Centro de Investigación Social de Mendoza (CISME) sobre el acceso a la vivienda en Mendoza, actualmente el gasto de alquiler representa el 30% de los ingresos familiares.

En Mendoza se registra una caída de la oferta de alquileres que repercute en el aumento de los valores de los mismos.

"El alquiler de un departamento en el primer trimestre del 2020 tenía un valor de $14.900 mientras que en el tercer trimestre el valor era de $19.800. Durante el 2021 los valores escalaron desde $25.400 a $29.800 y en 2022, de $36.700 a $70.500", destacaron fuentes relacionadas a Inmoclick

En el caso de las casas, los incrementos de los alquileres en Mendoza a nivel anual fueron del 40% tomando como base el primer y tercer trimestre del 2020, el 46% en el 2021 y el 49% durante el 2022. En ese sentido, los arriendos en el primer trimestre del 2020 tenían un valor de $25.900 mientras que en el tercer trimestre el valor era de $36.500. Durante el 2021 los valores escalaron desde $41.500 a $61.000 y en 2022, de $69.900 a $104.200.

En el caso del mercado inmobiliario en Capital Federal, el aumento registrado desde el 2020 a 2022 en el alquiler de departamentos fue de 235% mientras que en el caso de las casas fue de 304%. Si desglosamos las cifras a nivel anual, nos encontramos con incrementos del 36% tomando como base el primer y tercer trimestre del 2020, el 29% en el 2021 y el 45% durante el 2022.

Alquilar un departamento en Capital Federal puede costar $80 mil pesos mensuales

"El alquiler de un departamento en el primer trimestre del 2020 tenía un valor de $24.135 mientras que en el tercer trimestre el valor era de $33.000. Durante el 2021 los valores escalaron desde $36.100 a $46.700 y en 2022, de $55.400 a $80.800", aportaron desde el portal inmobiliario.

En el caso de las casas, los incrementos de los alquileres en Capital Federal a nivel anual fueron del 96% tomando como base el primer y tercer trimestre del 2020, el 28% en el 2021 y el 24% durante el 2022. En ese sentido, los arriendos en el primer trimestre del 2020 tenían un valor de $46.300 mientras que en el tercer trimestre el valor era de $90.900. Durante el 2021 los valores escalaron desde $125.700 a $161.800 y en 2022, de $150.300 a $187.000.

El sueño de la casa propia, cada vez más lejos

El déficit habitacional existente a nivel nacional es un problema que vienen arrastrando los gobiernos de las últimas décadas. La falta de políticas públicas sumado a la crisis económica y los altos niveles de inflación hacen que el acceso a la vivienda para muchos argentinos sea una odisea.

Las conclusiones del informe realizado por el Centro de Investigación Social de Mendoza (CISME) sobre las políticas de vivienda e ingresos necesarios para poder adquirir un inmueble en la provincia reflejaron una caída del 65% en la cantidad de casas entregadas por el Instituto Provincial de la Vivienda desde el 2018 al 2021. Durante el 2018 se entregaron un total de 2.322 viviendas mientras que en el 2021, fueron solo 795. 

Desde el ámbito privado aumentó la construcción a través de complejos de departamentos, pero en su gran mayoría están destinados para el mercado de alquileres que actualmente sufre una de las peores crisis a nivel histórico por la escasez de oferta que registra. En este contexto, un trabajador necesitaría destinar durante 55 años la totalidad de su sueldo para poder acceder a una casa propia. 

Según el informe del CISME, desde el 2018 al 2021 aumentó la cantidad de inquilinos pasando del 16% al 23% y se redujo la cantidad de personas propietarias que pasaron del 69% al 61%. 

La incidencia del alquiler en los ingresos de los hogares alcanzó el 30% para el Gran Mendoza y se produjo un incremento en el esfuerzo económico que un trabajador debe hacer para comprar una vivienda.

“La población asalariada se encuentra desprotegida ante las reglas del mercado de vivienda, con casi nula capacidad de ahorro, con un deterioro marcado en el poder adquisitivo y en un contexto de prácticamente inexistencia del crédito hipotecario”, concluye el informe.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?