Cuidadores de Playa: jóvenes con discapacidad cuidan a la comunidad

Cuidadores de Playa: jóvenes con discapacidad cuidan a la comunidad

Necochea implementó el programa Cuidadores de Playa, que tiene como protagonistas a un grupo de jóvenes con discapacidad. Formados y entrenados por guardavidas, llevan a cabo esta labor remunerada que es parte del Programa Empleo y "sienten que están siendo valorados, que su trabajo es importante".

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Verónica y Eduardo son cofundadores de Lautaro te necesita. A fines de 2013 crearon esta fundación motivados por su hijo Lautaro, a quien le diagnosticaron leucodistrofia hace 10 años. Después de que le realizaran un trasplante de médula ósea para detener el avance de su enfermedad, que es progresiva, comenzaron esta asociación que lleva adelante encuentros de familias, referentes de médicos y charlas sobre discapacidad en el marco de la leucodistrofia. Además, promueven iniciativas relativas a la accesibilidad y presentaron proyectos de ley, entre otras cosas.

A lo largo de estos dos años llevaron el Proyecto Costero Accesible en varias ciudades de la costa, como Pinamar, Mar del Plata, Miramar y Necochea. Trabajaron con directores de discapacidad de los distintos municipios para implementar el programa, que incluye cuestiones relativas a la accesibilidad en materia de discapacidad: creación de balnearios públicos accesibles modelo, rampas, estacionamientos, guardavidas especializados, servicios sanitarios, entre otras cosas.

Uno de los Cuidadores de Playa

Lautaro te necesita se sumó así al proyecto Cuidadores de Playa, del municipio de Necochea, que tiene como protagonistas a jóvenes con distintas discapacidades: Juan Ignacio, de 19 años, campeón bonaerense de natación; Nicolás, de 18, integrante de la Selección Argentina de Nadadores con Síndrome de Down; Benjamín, de 21 años, que nació con mielomeningocele, siempre realizó natación y fue seleccionado para competir; Mathias, de 21 años, que también nació con mielomeningocele e hidrocefalia y también participó en varias competencias de natación; y Mauro, de 29 años, quien nació con síndrome de Down y es guardavida.

Estos Cuidadores de Playa fueron formados y entrenados por guardavidas durante el mes de diciembre. “A la mañana ven a qué hora sube el mar y avisan si sube o baja, se ocupan si hay un niño perdido, llevan un botiquín mientras recorren las playas”, cuenta Verónica acerca de algunas de las tareas que llevan a cabo. Este trabajo que realizan tres veces por semana es remunerado y está enmarcado en el Programa Empleo. Desde la fundación colaboran con la indumentaria necesaria para la labor: dos remeras y una campera para cada uno.

Están chochos, sienten que están siendo valorados, que su trabajo importante. Cada quien tiene su fuerte: ‘yo sé nadar’, ‘yo estudio vientos y marea’. Cada uno aporta desde sus fortalezas”, comenta Verónica acerca de cómo se sienten los protagonistas. Y respecto de las familias de cada chico dice: “Están muy contentas, agradecidas porque sus hijos son parte activa de la sociedad en la comunidad en la que viven”. La gran preocupación de cualquier persona que tiene un ser querido con discapacidad es que sea “independiente cuando uno no esté, que puede tener su trabajo, formarse, capacitarse, ser autónomo, convivir y accionar en la sociedad aportando activamente”, expresa Verónica y agrega que Cuidadores de Playa “para las familias es muy gratificante”.

Los Cuidadores de Playa con un periodista de TN

Desde la fundación Lautaro te necesita lanzaron, además, el Proyecto Puma (Por Un Mar Accesible), que tiene como objetivo fabricar sillas adaptadas para el traslado de personas con discapacidad motriz sobre arena blanda. Uno de los Cuidadores de Playa es trasladado en una silla como esa durante su jornada laboral: “Lleva el botiquín, habla con la gente”, cuenta Verónica. “Esto sirve para romper un poco los estereotipos de que las personas con discapacidad no pueden hacer ciertas cosas”, dice la mamá de Lautaro. Este programa ayuda, entonces, no solo a los jóvenes recientemente incorporados sino también a la sociedad, tal como explica Verónica: “Cuando uno ve que funciona en la realidad y que es posible, se rompen estos estereotipos. Verlo en la acción, en la playa, hablar con ellos, remueve cosas que tenemos incorporadas”.

Si bien se ha avanzado, según sostiene la mujer, aún hay que trabajar en materia de accesibilidad en las playas o ríos: “Es un desafío para nosotros trabajar con los municipios y aportar lo que podemos, desde nuestra experiencia”. Cada quien, desde su lugar puede sumar su granito de arena en esta “construcción colectiva”, como expresa Verónica. “Sería maravilloso que se replique en otros municipios”, afirma esperanzada respecto de Cuidadores de Playa. Necochea ya empezó a aportar para que algún día ya no necesitemos hablar de inclusión, sino vivir en un mundo donde todos y todas nos sintamos parte.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?