Emigró a Barcelona en 2018 y regresará a Argentina: "Voy a trabajar como monotributista y en pesos, pero seré feliz"

Emigró a Barcelona en 2018 y regresará a Argentina: "Voy a trabajar como monotributista y en pesos, pero seré feliz"

Una periodista argentina que vive en Barcelona desde hace casi 3 años y ahora decidió regresar a su país. Ya tiene todo listo, pero su vuelo fue cancelado y deberá esperar. En la nota comparte los motivos que la llevaron a tomar la decisión.

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

“En España no es tan fácil trabajar de la profesión de uno”, confiesa esta periodista de 31 años, que por razones de privacidad optó por que no mencionemos su nombre, que decidió emigrar a Barcelona hace casi 3 años y ahora decidió regresar a Argentina. El vuelo de regreso a su tierra natal estaba programado para la segunda semana de julio, sin embargo, por las medidas restrictivas a los viajes, fue cancelado y tuvo que ser reprogramado para finales de agosto. Ahora deberá esperar para emprender este nuevo proyecto de repatriación. 

Todo comenzó cuando ella dejó su ciudad, Córdoba Capital, en octubre de 2018 y voló a Barcelona en búsqueda de nuevos horizontes. Pero hubo ciertas circunstancias que hicieron que la ilusión que ella tenía se fuesen desvaneciendo hasta tomar la decisión de dejar atrás su vida en el viejo continente para comenzar nuevamente a apostar por su crecimiento profesional en Argentina.

La mujer, que actualmente está radicada en Cataluña, cuenta a MDZ que, a diferencia de lo que muchos piensan, para aquellos que emigran a Europa las cosas no son tan sencillas. “No es tan fácil trabajar de la profesión de uno. La mayoría de los argentinos que llegan tienen que trabajar de camareros, vendedores, mozos de almacén, entre otros trabajos”. 

La periodista comenta que deben pasar varios meses para poder generar contactos profesionales, recién “ahí surgen las oportunidades de trabajar de lo que uno trabajaba en Argentina”. Sin embargo, aclara que eso no garantiza que el puesto laboral que se consiga sea el anhelado, “no es fácil entrar en una oficina -advierte ella y detalla- acá son muy recelosos de sus trabajos, pueden contratar muchos argentinos y venezolanos, pero ninguno ocupará un cargo gerencial y cuando lo conseguís, muchas veces se aprovechan y el salario no es bueno”.

Otro punto que destaca es que los catalanes, si bien son agradables, son “un poco fríos” y eso hace que sea muy difícil ser parte de la sociedad. A esto se suma la gran cantidad de argentinos que están migrando a España que “de alguna manera eso les molesta a los locales”.

Además, la mujer explica que en España hay una “precarización laboral muy grande”, que se refleja en el promedio de personas con trabajo formal. Según la periodista, alrededor del 20% de las personas de entre 20 y 30 años tienen trabajos formales, esto sucede por los altos costos de los aportes que debe hacer la empresa, por ello se hacen muchas pasantías.

Esta periodista comparte que el idioma fue otro de los obstáculos con los cuales se encontró en Cataluña. “Acá el idioma es un límite que hace que te quedes afuera de muchas búsquedas laborales”, sostiene y agrega: “se puede estudiar catalán en muchos lugares de manera gratuita, pero son niveles muy básicos y luego debés pagar por otros cursos más avanzados, pero los argentinos que emigran no se comprometen a aprender el idioma desde el principio porque no sabés si vas a pasar tu vida acá”.

Esos fueron los motivos que hicieron que ella se fuera familiarizando con la idea de regresar a Argentina. Además, comprendió que todo el esfuerzo que había hecho en los últimos años ya no estaba dando frutos a nivel profesional, “yo tenía un trabajo muy lindo en un diario de acá, pero los tres años que trabajé con mucho esfuerzo para crecer profesionalmente los estaba tirando por la borda trabajando en cualquier cosa con tal de estar en Europa. Eso ya no es un negocio para mi”.

Amor a segunda vista

En abril de 2021, esta periodista viajó a la provincia de Córdoba en sus vacaciones. Esta visita fue para ella reveladora, “cuando estuve allá vi que hay tanto para hacer en Argentina que decidí volver y trabajar por mi país, más allá de la crisis económica”.

La elección de retomar su vida en suelo argentino ya era un hecho. “Quiero honrar esos años de tanto esfuerzo, honrar los años de tanto estudio y volver a mi país”, expresa con firmeza en su voz.

En Argentina ya la espera un puesto laboral en el departamento de comunicación de una ONG con proyectos de impacto positivo. Pese a que es consciente de la situación económica de Argentina, Carolina está convencida que esta es la mejor manera de volver: “Me estoy volviendo a trabajar como monotributista y en pesos, pero sabiendo que de lunes a viernes voy a ser feliz”.

Nuestra protagonista ya tiene todo listo para repatriarse, ahora solo resta que su vuelo despegue en Barcelona hacia Argentina a finales de agosto. El destino le regaló más tiempo para reflexionar sobre lo que vendrá, “es fácil irse pero el verdadero desafío también es quedarse (en Argentina) y encontrar la felicidad dentro del país en el que uno vive”, concluye.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?