Mensa: 300 argentinos forman parte de la misma elite que Madonna y Tarantino

Mensa: 300 argentinos forman parte de la misma elite que Madonna y Tarantino

Mensa nuclea y ponen en contacto a personas con las capacidades intelectuales más altas del mundo. ¿Alguna vez te dijeron que tu hijo es muy inteligente para su edad? Quizás no lo sabés, pero tenés en casa a un superdotado, un chico o chica con un cociente intelectual por encima de la media.

Redacción MDZ Online

Quizá muchos conozcan a la organización gracias al episodio de Los Simpson: "Salvaron el cerebro de Lisa", en el que la hija de Homero se une a Mensa Internacional. La elite intelectual mundial integra este club. Sólo el 2% con el coeficiente intelectual más elevado pertenece a la institución. Madonna, Isaac Asimov y Quentin Tarantino son algunos de ellos.

Esta asociación civil se encuentra en más de 100 países y cuenta con 145.000 integrantes. Trescientos de ellos son argentinos. Uno de los miembros de Mensa Argentina es el economista, emprendedor y tecnólogo Santiago Bilinkis, cofundador del distribuidor de suministros de oficina en Argentina y Brasil, Officenet.

Se puede estar en Mensa sin saber leer ni escribir

Esta sociedad está abierta para individuos de cualquier religión, ideología o filiación política. De hecho, la única calificación relevante para ser miembro es obtener una puntuación dentro del 2% superior de la población general en una prueba de inteligencia aprobada. El test analiza la capacidad de analizar patrones, por lo tanto, alguien puede completarlo sin saber leer ni escribir.

La única calificación relevante para ser miembro es obtener una puntuación dentro del 2% superior de la población general en una prueba de inteligencia aprobada. 

La prueba es universal, se usa en todo el mundo y es completamente lógica y visual. El valor promedio es de 100 y el valor de corte para entrar a Mensa es de 130. Los que entran en esta categoría son definidos por los psicólogos como “superdotados”, o como se los denomina actualmente, “personas con altas capacidades intelectuales”, explica el presidente de la asociación, Bruno Gellida, ingeniero civil y miembro de este 2% de la población.

El "problema" de ser demasiado inteligente

Mensa busca identificar a estas personas, ponerlos en contacto y estimular espacios de interacción donde puedan desarrollar sus intereses”, cuenta Gellida. “En general tienen una forma diferente de relacionarse y de procesar la información en su cabeza”, agrega. Suelen tener además dificultad de adaptación social en la escuela primaria y no entender, por ejemplo, el sarcasmo.

Cuanto más temprano se detecta a un "superdotado", mejor se lo puede acompañar. “Los primeros años tienen mucha hambre de probar, analizar y cuestionarse cosas, y si no se acompaña se reprimen y no se logran desarrollar”, explica Gellida.

Mensa tiene un convenio con la organización Creaidea, otra asociación civil fundada por miembros de Mensa Argentina, que hace foco en los chicos. Los detecta y da recomendaciones a los padres sobre cómo acompañar la crianza, por ejemplo, y de cómo ayudarlos a relacionarse con otros niños. “Estos chicos tienen otro tipo de sensibilidad, otro nivel de aburrimiento”, explica Gellida. “El sistema educativo es para la media, y cuando están muy lejos de esta, el ritmo de las clases les aburre. Las clases no les atraen y sumado a que les cuesta conectar con sus compañeros, por lo general se produce un aislamiento”, sostiene el miembro de Mensa.

El paraíso de los niños inteligentes

Creaidea genera un espacio para que estos chicos, que tienen cosas en común se relacionen a su estilo y tengan otro tipo de desafíos a la altura de sus capacidades. En principio, el primer beneficio que tienen los miembros es estar en contacto con personas con las que se sienten más identificadas. Los chistes, el humor, los temas de conversación, la forma de debatir, generan un ambiente en donde se siente cómodos. “Los habilita a ser ellos mismos", dice Gellida.

Los miembros no suelen mencionar que son parte de Mensa, cuenta el presidente de la organización en Argentina, ya que se puede generar una discusión incómoda. También existe un rechazo a la idea del IQ, ya que se lo considera desactualizado. Hoy se sabe que la inteligencia es más compleja. “Todo lo que es lógico matemático es lo que podemos medir, pero la inteligencia es algo mucho más variado. Tenes inteligencia emocional, social, literaria, y una de todas ellas es la lógica matemática", explica. Mensa, sin embargo, se mantiene sobre el eje lógico, que es el más fácil de medir.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?