Vecinos en guerra por la pandemia y el aislamiento: Instagram, capturas de pantalla, denuncias y escraches

Vecinos en guerra por la pandemia y el aislamiento: Instagram, capturas de pantalla, denuncias y escraches

Desde que regresamos a fase 1 el 22 de mayo; comenzó una suerte de confrontación ciudadana entre los que muestran en sus redes una reunión o juntada, y los que escrachan estas situaciones. ¿Se puede tomar como prueba del incumplimiento del decreto a algo que se subió a las redes?

Federico Croce

Federico Croce

Este fin de semana, desde que comenzó la fase 1 impuesta por decreto del gobierno nacional debido al incremento de casos de covid-19 y a la cual se adhirió el gobierno de Mendoza, han proliferado en las redes sociales y en diferentes instituciones de seguridad una catarata de denuncias de ciudadanos hacia vecinos que, supuestamente, incumplen la norma y organizan reuniones familiares o de amigos en sus casas haciendo asados, poniendo música y demás.

El vecino, controlando.

Estas peleas vecinales, y esta suerte de juego del ladrón y el policía entre personas que se conocen desde hace años es una de las particularidades más salientes en cuanto a conducta social se refiere, y de hecho una de las maneras que varios han encontrado para hacer estas denuncias es el "escrache" haciendo captura de pantalla de imágenes subidas a Instagram Stories o Twitter que probarían las transgresiones.

Más allá de que queda claro que el decreto es una norma legítima que debemos todos acatar, lo cierto es que el "chisme" y la comidilla del momento en la "societé menduca" este fin de semana fue mostrar "al hijo de tal" armando fiesta, al "vecino tal" con gran reunión en su hogar, o al "empresario tal" de juntada de amigos; enviando fotos y videos y haciendo estallar los grupos de Whatsapp

La pregunta es: ¿es el ministerio de Seguridad quien debe ocuparse de estos controles o los ciudadanos deben controlar al otro y denunciar cuando les parece? 

¿Una captura de pantalla sirve para probar que alguien no cumple con el confinamiento?

"Todos los elementos de prueba al alcance de la justicia son válidos. Las capturas de pantalla que se hagan de una red social no escapan a eso. Es más delicado si se trata de comunicaciones privadas que alguien filtra: en ese caso se estaría incumpliendo el secreto que protege a las correspondencias", explicó Pablo Teixidor, abogado y columnista de MDZ Radio.

"En el caso de material subido a una red social, que es pública, si un fiscal decide investigar un hecho a raíz de una publicación de este tipo lo puede hacer sin ningún problema".

"Hay un tema importante, y es la temporaneidad de la publicación. Porque perfectamente uno puede subir algo a las redes y no ser de ese momento actual, sino del pasado. A las redes uno puede perfectamente subir fotos de un día antes, de una semana antes o del año pasado", explica Teixidor. "De hecho puede verse en varias publicaciones de famosos que, frente a críticas por ciertos posteos, explican que están recordando buenos momentos del pasado: momentos que añoran".

"Sin embargo, si aparecen otros elementos de prueba, como vecinos que graban conversaciones o música a volumen alto, o incluso fotos que ellos toman, ahí si una captura de pantalla cobra más valor", advierte el abogado.

Jorge Caloiro, abogado y co-conductor de "Con qué derecho" en MDZ Radio, consideró que estas capturas que la gente comparte pueden ser "pruebas a medias"; pues especificó que "para acreditar que realmente lo capturado es verídico se debería secuestrar el teléfono y peritarlo con la gente de delitos tecnológicos... Lo que realmente es algo muy complejo".

"Igualmente, pueden servir como un indicio que, sumado a otras pruebas -como las de un vecino testigo denunciante- podrían terminar complicando a quien subió la historia", detalló Caloiro. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?