Luego de dar a luz entró en coma por covid y su esposo lleva adelante un pedido desesperado

Luego de dar a luz entró en coma por covid y su esposo lleva adelante un pedido desesperado

Leticia pelea por su vida luego de contraer covid. El hospital no autoriza el tratamiento alternativo y la familia presentó un amparo. Antecedentes en la justicia.

Andrea Ginestar

Andrea Ginestar

Leticia Zabala tiene 43 años y es mamá de 5 hijos, desde hace 20 días está intubada y en coma farmacológico en el Hospital Italiano luego de ser diagnosticada con covid y que su cuadro derivara en una neumonía bilateral. Ante la gravedad del estado de salud en que se encuentra, su esposo presentó un amparo ante la justicia mendocina solicitando el tratamiento con dióxido de cloro como alternativa al tratamiento habitual.

Ariel Linardelli (47) es licenciado en comercialización y hace 21 años está casado con Leticia. De ese matrimonio nacieron 5 hijos; Matías de 19 años, Julieta de 18, María Gracia de 15, Faustino de 4 y Justina de tan solo 40 días.

Hace un mes su vida se volvió una pesadilla. Cuando volvieron a su hogar luego del nacimiento de Justina, la hija menor de la pareja que tiene 40 días de vida, se encontraron con la noticia de que su hijo mayor había comenzado a tener síntomas compatibles con coronavirus e inmediatamente se comunicaron con su obra social. 

Ariel explicó: “El médico que hizo el seguimiento telefónico a mi hijo nos dijo que por los síntomas era probable que fuera una sinusitis, pasaron 4 días y ante la desaparición de los síntomas le dieron el alta pero dos días después perdió el olfato por lo que nos comunicamos nuevamente y nos aislaron”.

Otra de las hijas de la pareja manifestó síntomas y luego fue Leticia quien comenzó a transitar la enfermedad. Luego de transcurrir el aislamiento obligatorio, la familia obtuvo el alta epidemiológica. Ariel destacó: “Mi familia volvió a su rutina habitual pero luego de unos días todo se complicó ya que mi mujer comenzó con dolor de cuerpo y de cabeza. La fiebre comenzó a subir y le faltaba el aire. La llevé al hospital, la hisoparon y dio positivo”. 

Linardinelli contó: “El cuadro de Leticia comenzó a complicarse, le dieron corticoides y conseguí oxígeno para tener en casa pero un día, a pesar de tener el oxígeno puesto, comenzó a saturar muy bajo y tuve que llevarla de urgencia al hospital. Ese mismo día quedó internada y entró en coma farmacológico”. 

Ante el cuadro de gravedad que atraviesa su mujer Linardinelli realizó el pedido a las autoridades del Hospital Italiano de Mendoza para que autorice el tratamiento con dióxido de cloro. El pedido fue rechazado por las autoridades médicas del centro asistencial y ante esta negativa, la familia de Leticia decidió acudir a la justicia presentando un recurso de amparo.

El pedido fue efectuado el 4 de mayo y la resolución recayó en la jueza Alicia Borromei del Cuarto Juzgado de Gestión Judicial Asociada. Ariel manifestó que desde el principio quiso ir por la vía legal y que se encuentra muy enojado con la demora que está teniendo la resolución del caso ya que llevan 15 días esperando una respuesta por parte de la justicia y denunció: “La situación me lleva a pensar  que la jueza está dilatando todo a propósito y lo hace para no tener que expedirse. El tiempo es clave en estos casos…están dejando morir a mi mujer” y agregó: “como tutor de Leticia estoy amparado legalmente y tengo el derecho de decidir el tratamiento que quiero para mi mujer”.  

Respecto a la información que lo motivó para pedir el tratamiento mencionado explicó: “Conozco los antecedentes que hay sobre el tema ya que estoy asesorado por el médico emergentólogo José Luis Gettor y la Dra. Chinda Brandolino, que han tratado muchos pacientes con este medicamento” y dijo que piensa que no se difunde masivamente su aplicación debido a los intereses económicos de los laboratorios.

Antecedentes 

Hace unos meses la Justicia Federal falló a favor del suministro de dióxido de cloro para un paciente que se encontraba internado en el Sanatorio Otamendi y que luego falleció como consecuencia de las complicaciones derivadas del virus. 

La muerte del hombre ocasionó un revuelo a nivel nacional y la ANMAT emitió un comunicado oficial que decía: "En función de la reciente circulación de información respecto del producto mencionado, la utilización de dióxido de cloro para el tratamiento de COVID-19 u otras enfermedades, no cuenta con estudios que demuestren su eficacia y no posee autorización alguna por parte de ANMAT para su comercialización y uso".

El juez que autorizó el tratamiento con dióxido de cloro fue denunciado ante el Consejo de la Magistratura por asociaciones científicas por presunto "prevaricato" y por dictar una resolución "contraria a las normas de salud pública". Entre las denunciantes se encontraba la Fundación Huésped, la Asociación Metropolitana de Medicina Familiar, la Sociedad Iberoamericana de Salud Ambiental, y la Sociedad Argentina de Infectología.

La diputada nacional de la Coalición Cívica Mónica Frade había propuesto el año pasado que se tratara en el congreso el avance en la aplicación del consumo y suministro de dióxido de cloro en pacientes con coronavirus Covid-19 en nuestro país. En ese momento su exposición generó revuelo y rechazo por parte de sus pares.

¿Qué es el dióxido de cloro?

El dióxido de cloro es una sustancia que sirve como desinfectante de superficies y es altamente corrosivo.  La Organización Panamericana de la Salud (OPS) y ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) advirtieron que no está demostrada su eficacia y que no posee autorización para su comercialización. 


La Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) tanto como la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) desaconsejan su uso como tratamiento para pacientes con COVID ya que "no hay evidencia científica sobre su eficacia y la ingesta o inhalación de estos productos podría ocasionar graves efectos adversos”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?