Navidad Fraterna en un barrio carenciado de San Miguel

Navidad Fraterna en un barrio carenciado de San Miguel

Desde hace 11 años, un grupo de jóvenes de entre 13 y 25 años va al encuentro de quienes más lo necesitan en la mañana del 25 de diciembre. Quieren compartir la alegría de la Navidad y escuchar a las "personas que están pasando un mal momento y piensan que están solas".

Giza Almirón

Cristian «Piojo» Falcón es de San Miguel (Provincia de Buenos Aires). En Trujui, que se encuentra en esa misma localidad, es profesor en el colegio Nuestra Señora de la Asunción y trabaja desde hace tiempo con los jóvenes de la parroquia del Perpetuo Socorro.

Desde hace 11 años llevan a cabo la Navidad Fraterna, una oportunidad para ayudar a los más pobres. El mismo 25 de diciembre por la mañana, un grupo de jóvenes va a los lugares en donde, aparentemente, no están esperando la Navidad. Estos lugares son hospitales y barrios más carenciados de la zona. En los días previos se dedican a organizar la recolección de juguetes para llevar al sector de Pediatría de los hospitales de Moreno y San Miguel, así como mantitas para el sector de Maternidad.

Antes de la pandemia, la Navidad Fraterna visitaba hospitales

El día de Navidad, los jóvenes de entre 13 y 25 años, que son los protagonistas de esta historia, van por la mañana a esos lugares, con el objetivo de llevar al Niño Jesús. “Acompañar a esas personas que capaz están pasando un mal momento y piensan que están solas” es lo que buscan, según cuenta el Piojo. En estas visitas matutinas quieren compartir su tiempo y escuchar las historias de esas personas.

Esto fue lo que se hizo en la Navidad Fraterna a lo largo de 9 años, ya que luego se irrumpió por la pandemia, por lo cual este año se dividirán en sectores. El Piojo coordinará el sector encargado de visitar a la comunidad María Madre de la Esperanza – Beata Chiquitunga, que queda en uno de los barrios más carenciados de San Miguel. Allí funciona un merendero, donde además dan apoyo escolar y catequesis. Esta capilla fue inaugurada en septiembre y está dedicada a Chiquitunga, que fue una joven paraguaya cuya vida hoy atrae mucho a otros jóvenes.

El grupo de jóvenes celebrando este año el Día de la Niñez con la comunidad de San Miguel

En el barrio Madre de la Esperanza, junto a la comunidad paraguaya prepararán una merienda y juegos, entregando regalos y terminando con una misa. “La idea es siempre compartir la alegría de la Navidad, que es que Jesús está con nosotros y se hace presente con su niñez y su inocencia”.

El 18 de diciembre a las 20 horas harán su primer pesebre viviente en la capilla de la Beata Chiquitunga (La Pinta 2598, San Miguel), donde recibirán donaciones de juguetes para repartir en la Navidad Fraterna.

Si querés conocer más sobre el proyecto o podés colaborar con juguetes, leche en polvo, chocolatada o galletitas, contactate por Facebook o Instagram.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?