Impresionante hallazgo arqueológico en las ruinas de Pompeya

Impresionante hallazgo arqueológico en las ruinas de Pompeya

Expertos hallaron una habitación con tres camas y otras herramientas que evidencian la vida de los esclavos en la ciudad enterrada por la lava.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Un equipo de arqueólogos que trabaja desde 2017 en una zona al norte de Pompeya, ciudad que quedó sepultada por la erupción del Vesubio, han descubierto una habitación pequeña en la que vivían esclavos.

El hallazgo ocurrió en la zona de la villa de Civita Giuliana, descubierta en 2017, a 700 metros de Pompeya. En noviembre pasado se encontraron dos cuerpos perfectamente conservados, el de un amo y su siervo, que intentaban escapar de la erupción. 

Según los expertos, la habitación pertenecía a un grupo de esclavos. 

En la habitación se encontraron tres catres de madera y un cofre, también de madera, con objetos de metal y telas que podrían formar parte de los arneses de los caballos.

El descubrimiento del cuarto es posible gracias a la técnica ideada por el arqueólogo Giuseppe Fiorelli, que consisten en realizar calcos a través de la inyección de yeso líquido en las cavidades dejadas por cuerpos y demás objetos descompuestos adentro del material volcánico.

“Gracias a este nuevo e importante descubrimiento se enriquece el conocimiento sobre la vida cotidiana de los antiguos habitantes de Pompeya, en especial de esa parte de la sociedad aún hoy poco conocida”, destacó el ministro de Bienes Culturales, Enrico Franceschini.

Las camas se realizaban a partir de la medida de quienes las utilizaban. Dos camas miden cerca de 1.70 metros de largo, mientras que la otra solo 1.40 metros, por lo que los expertos deducen que podría ser de un niño.

Debajo de las camas se encontraron objetos personales, como ánforas para conservar objetos, jarras de cerámica y el "orinal".

La habitación tenía una ventana en la parte superior y no poseía decoración en las paredes.

“Además de servir como dormitorio para un grupo de esclavos, tal vez una familia pequeña como sugeriría la cuna del tamaño de un niño, el entorno sirvió como un cuarto de almacenamiento, como lo demuestran ocho ánforas apiñadas en las esquinas dejadas libres para este propósito”, explicó el ministerio italiano.

“Se trata de una ventana en la realidad precaria de personas que aparecen raramente en las fuentes históricas, escritas casi exclusivamente por hombres pertenecientes a la élite y que por esto corren el riesgo de permanecer invisibles en los grandes cuentos históricos”, subrayó Gabriel Zuchtriegel, director del Parque Arqueológico de Pompeya.

“Se trata de un caso en el que la arqueología nos ayuda a descubrir una parte del mundo antiguo que conocemos poco, pero que es extremadamente importante", agregó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?