El caso de un joven que espera terminar la facultad para emigrar

El caso de un joven que espera terminar la facultad para emigrar

El caso de Renzo es un símbolo de lo que sucede con los jóvenes. Muchos piensan que emigrar es la única forma de tener un futuro mejor. Tiene 24 años, una licenciatura y está estudiando otra. Termina en un par de años y su plan es irse del país. Una tendencia que crece: el fenómeno de la emigración.

Horacio Alonso

Horacio Alonso

Renzo Depalma tiene 24 años. Es licenciado en Finanzas y, desde hace dos años, está estudiando Administración de Empresas. Espera termina para fines del 2023. Cuando lo haga, va a emigrar. Ese es el pensamiento que tienen muchos jóvenes argentinos en la actualidad. 

“Tengo claro que las condiciones del país no ofrecen la posibilidad de un futuro próspero. Por eso, cuando termine la carrera, me voy del país”, dijo a MDZ. La idea de emigrar comenzó a analizarla en 2018. La situación económica y la creciente inseguridad fueron los desencadenantes para tomar esa decisión.

“En 2019, comencé a averiguar los países a los que podría ir. Canadá, Australia, algunos de Europa como Noruega o Austria. También Irlanda, donde tengo amigos”, explicó. El comienzo puede ser por España, donde tiene familiares. De ahí, buscará la mejor opción.

La situación de Renzo se repite en muchos argentinos, algo que está marcando un flujo migratorio en los niveles más altos históricos. “Lo que me pasa a mí, le pasa a mucha gente que conozco, amigos que están en la misma situación. Tengo una hermana de 20 años y no tiene tan presente el tema de emigrar, pero entre mis amigos, sí”, señaló.

Una de las cosas que más lo desalienta es que el país “todo se hace por izquierda”. “Si hacés las cosas bien, no importa”, agrega. En esa línea, también rechaza el discurso que se baja desde algunos sectores de Gobierno: “No se cree que el esfuerzo tiene valor. Se combate la meritocracia. No comparto ese pensamiento.”

Con su novia vienen hablando del tema y hay coincidencia: “Ella piensa igual que yo. No hay futuro.” 

Su padre es licenciado en seguridad de trabajo y tiene una pyme. Sabe lo que es manejar una empresa en la Argentina y sufrió las consecuencias. “Mi viejo tiene una empresa y hace años la pasó mal. La devaluación del 2014 fue un golpe duro. Después, en 2017, también tuvo problemas. Será por eso que respalda mi decisión. Es más drástico que yo para que me vaya. Hasta mi jefe me aconseja irme”, dijo Renzo.
 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?