Por qué los jóvenes "fanáticos" de la tecnología no quieren hablar por teléfono

Por qué los jóvenes "fanáticos" de la tecnología no quieren hablar por teléfono

Las brechas generacionales se hacen evidentes cuando se trata de llamadas telefónicas. Los millennials odian hablar por teléfono y prefieren comunicarse a través de mensajes de WhatsApp o redes sociales. ¿Cuáles son los motivos?

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Las formas de comunicarse van cambiando con el transcurso de los años a partir del surgimiento de aplicaciones y redes sociales que dejan a un costado las tradicionales llamadas telefónicas. Las nuevas generaciones de jóvenes evitan hablar por teléfono y prefieren los chats, audios y emojis a la hora de relacionarse con sus pares e incluso en el ámbito laboral; diferenciándose a las generaciones precedentes.

La juventud encontró en las redes sociales y otras plataformas de mensajería, la solución a sus "problemas" de comunicación. Las llamadas telefónicas, lejos de ser esperadas, provocan ansiedad y malestar en una generación que trasladó el concepto "on demand" a la mensajería. Acostumbrados a los mensajes escritos, likes, emojis y stickers, solamente hablan por teléfono cuando no les queda más remedio.

Una simple llamada telefónica puede resultar un acto de violencia para los millennials y centennials que suelen usar su celular para hacer o recibir llamadas solo cuando no les queda otra, no les gusta hablar por teléfono. Incluso algunos psicólogos advierten que están perdiendo la capacidad de conversar, eligen los momentos cuando quieren hablar y necesitan tener el control de la conversación.

Los celulares, para las nuevas generaciones, son casi como una extensión de sus cuerpos, el 96,6% de los argentinos de entre 18 y 29 años tienen un teléfono móvil. Las cifras que indican el tiempo de conexión a Internet varían según las edades, el promedio pasa alrededor de 9 horas conectados pero para los millennials y centennials el número sube a casi 12 horas, de las cuales más de 3 las pasan en redes sociales. 

Esta “generación muda”, criada en plena revolución tecnológica, se enfrenta a una angustia paralizante cada vez que suena el teléfono. Varios expertos dicen que para muchos de los jóvenes, la escritura les da más tiempo para pensar la respuesta y les hace sentirse más seguros. Por otro lado, una llamada exige un tiempo exclusivo de atención que puede ser de varios minutos a diferencia del whatsapp que permite elegir el grado y tiempo de atención que destinamos a esos intercambios.

Diversos estudios realizados a nivel mundial, arrojan datos que confirman esta tendencia entre los jóvenes. Una encuesta llevada a cabo en 2016 por la empresa tecnológica norteamericana OpenMarket detectó que el 75% de los millennials consultados renunciarían a la función de llamada de su dispositivo siempre y cuando pudiesen seguir mandando mensajes de texto.

El hecho es que las llamadas de voz llevan años perdiendo peso frente a los mensajes de texto, “el millennial considera que las llamadas te hacen perder el tiempo. Nunca se puede saber lo que van a durar y a ellos les gusta la comunicación rápida y el ir al grano”. De acuerdo con el reciente informe Sociedad Digital en España 2018, el uso del teléfono para llamar cada vez es menor y, en cambio, crece la comunicación a través de aplicaciones de mensajería instantánea, tales como WhatsApp, Facebook o Telegram.  

De acuerdo con este estudio, el uso diario de la mensajería instantánea casi duplica al de llamadas por móvil y fijo. Por otro lado, el 60% de la población envía mensajes instantáneos varias veces al día, mientras que un 24% llama a través del móvil y solo un 12% por el fijo.

La tendencia global es similar y va en ascenso, la evidencia indica que los jóvenes están dejando atrás las llamadas convencionales a través de sus celulares para priorizar los chats. Los motivos son variados, no es mejor ni peor, es simplemente una forma diferente de comunicarse que va tomando protagonismo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?