Pandemia económica: 4 de cada 10 hogares con niños perdieron ingresos este año

Pandemia económica: 4 de cada 10 hogares con niños perdieron ingresos este año

En su tercer informe del 2020, el organismo de la ONU sondeó el impacto económico en la Argentina. El fenómeno de los adolescentes que por la crisis tuvieron que adelantar su ingreso al mercado laboral.

Rubén Valle

Rubén Valle

Si algo tienen los duros informes de Unicef, además de su probada credibilidad, es que no están sospechados de parcialidad ni intentan -en el capítulo argentino- instalarse de un lado u otro de la mentada grieta. 

Por tercera vez en el año del virus global, la entidad que pertenece a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) realizó a nivel nacional la encuesta “El impacto de la pandemia Covid-19 y las medidas adoptadas por el Gobierno sobre la vida cotidiana”. 

En ella pone el foco en cómo los hogares argentinos con niños, niñas y adolescentes atraviesan este impactante período pandémico. En esta ocasión, el estudio destaca la reducción de ingresos laborales en 4 de cada 10 grupos familiares y precisa que cerca del 70% de ellos perdió la mitad o más de su remuneración. 

La encuesta de Unicef se realizó entre octubre y noviembre en 2.351 hogares de todo el país con al menos un niño, niña o adolescente en su grupo familiar. 

Desde la irrupción del coronavirus en el país, poco más de 2 millones de familias padecieron una reducción de los ingresos laborales y 1 de cada 5 hogares cargan con el rojo de al menos una deuda. Esto último, debido a que destinaron el dinero prestado a la compra de alimentos básicos (36%), mientras que en villas y asentamientos el recurrir al fiado o préstamo -también para comida- representó al 30% de los consultados.  

En cuanto a la disminución de ingresos, las causas están vinculadas con la reducción de las horas de trabajo (36%),  el nivel de ventas, pedidos o clientes (28%) o de las suspensiones en sus empleos (19%). Respecto del informe anterior -en julio- la situación laboral empeoró significativamente.

El sondeo de Unicef registra que el 12% de los trabajadores -1.100.000 personas- perdió su trabajo en el período de pandemia, mientras que el 28% reconoce que debió dejar de comprar algunos alimentos. En el 8% de los hogares relevados, al menos un miembro confirmó que concurre a un comedor comunitario de su zona.

Una particularidad del año pandémico y su impacto en la economía familiar es que muchos adolescentes debieron incorporarse al mercado de trabajo. El 16% de este segmento tiene algún empleo o realiza una "changa" o ayuda rentada. Antes de la cuarentena, el 46% de estos jóvenes no desarrollaba ninguna actividad laboral. 

Este nuevo escenario afectó a muchos chicos y chicas de todo el país en el cursado virtual de sus estudios. El 58% reconoció que tuvo complicaciones para mantener la atención en las horas de clases online y el 31% no pudo mantener una rutina de aprendizaje en el presente ciclo lectivo. 

En base a estas estadísticas, los profesionales de Unicef concluirán este atípico año con valiosos datos para analizar el real impacto de la pandemia en las capacidades físicas, cognitivas, emocionales y sociales de los niños, niñas y adolescentes. Un material muy rico para que el gobierno nacional puede desarrollar políticas públicas que apunten ahí donde el virus global dejó un daño mucho más profundo que el económico.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?