El príncipe Alberto de Mónaco sigue su agenda sin Charlene: ¿por qué ella no vuelve de Sudáfrica?

El príncipe Alberto de Mónaco sigue su agenda sin Charlene: ¿por qué ella no vuelve de Sudáfrica?

Esta vez hubo una inauguración de un puerto italiano que tiene un convenio con Mónaco. Alberto estuvo junto a sus hijos, los pequeños Jacques y Gabriella. Charlene sigue varada en su país de orígen.

MDZ Sociales

MDZ Sociales

El puerto de Cala del Forte, en Ventimiglia, fue inaugurado oficialmente por el príncipe Alberto de Mónaco en presencia de personalidades monegascas e italianas.

Eso sí: han pasado más de nueve meses desde que se produjo la entrada del primer barco, el Tuiga, velero insignia del Yacht Club de Mónaco. El soberano estuvo acompañado por el príncipe heredero Jacques, la princesa Gabriella y su sobrina, Camille Gottlieb.

Después de cuatro años de trabajo, iniciado en 2017, la obra se vio retrasada debido a la pandemia de Covid-19; y a la tormenta Alex.

El bello jardín de rosas. Foto: NIRP Internacional.

En el evento también estuvo presente una delegación monegasca, compuesta por el presidente del Consejo Nacional, Stéphane Valeri, Marie-Pierre Gramaglia y Patrice Cellario. Aléco Keusseoglou, presidente de la SEPM, fue el primero en hablar, recordando las diferentes etapas del trabajo.

A principios de la década de 2000, el príncipe Rainiero III se dio cuenta de que los puertos monegascos se estaban llenando de gente y solicitó ampliar los puertos a otros lugares. El puerto de Cala del Forte es ahora el tercer enlace a los puertos de Mónaco.

Cuenta con 178 amarras, incluidas unas 40 para unidades de más de 35 m, lo que permite a la empresa duplicar su capacidad total para superyates. El transbordador Monaco One, cuya madrina es Camille Gottlieb, hará la conexión entre el puerto italiano y el Principado.

Alberto, Jacques, Gabriella y Camille. Foto: NIRP Internacional.

El príncipe también habló en nombre de su esposa, que se encuentra varada en Sudáfrica por razones médicas, asegurando que a la princesa Charlene le hubiera gustado mucho estar en la inauguración del puerto, atentos además de que el nuevo jardín de rosas lleva su nombre.

Foto: NIRP Internacional.

Alberto II cortó la tradicional cinta junto al alcalde de Ventimiglia, antes de que se tocaran los himnos monegasco e italiano y los barcos amarrados en el puerto hicieran sonar sus pitos durante varios minutos para celebrarlo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?