Elecciones 2023

Desconcierto ante la reconfiguración del escenario político

Los escenarios que se manejan frente a las elecciones presidenciales exhiben un alto grado de confusión en el mundo político. Parece inexorable una reconfiguración del actual sistema de coaliciones.

Beto Valdez
Beto Valdez sábado, 30 de septiembre de 2023 · 07:00 hs
Desconcierto ante la reconfiguración del escenario político
La irrupción de Javier Milei y sus consecuencias Javier Milei se ilusiona con ingresar al balotaje Foto: Facebook Javier Milei

A pocas semanas de las elecciones presidenciales tiende a enrarecerse el clima político por el grado de confusión que reina en los tres equipos de campaña de los espacios más competitivos. Las encuestas y los focus groups que manejan en La Libertad Avanza, Unión por la Patria y Juntos por el Cambio parecen expresar diferentes realidades. Este escenario se verifica sobre todo entre los colaboradores de Sergio Massa y Patricia Bullrich. Unos y otros aseguran que sus candidatos están en segundo lugar.

El consenso en el mundo político es que el ministro de Economía estaría ingresando al balotaje con Javier Milei, pero en los últimos días se dice que Bullrich estaría recuperando votos. Todos están navegando sin luces. El instrumental y los insumos no son confiables. Si bien en La Libertad Avanza intentan instalar que ganan en primera vuelta, voceros libertarios admiten en privado que ven un escenario de balotaje con Sergio Massa.

 

 

 

 

En un contexto de turbulencias económicas que agudizan el mal humor a niveles insospechados, la política tradicional transita con mucha incertidumbre y temor la recta final de la campaña. Los dirigentes peronistas, radicales y del PRO que no están en ninguna boleta están con más tiempo para el análisis y la rosca frente al panorama confuso que se viene luego del 22 de octubre, más allá del resultado final. En todos los casos coinciden en pronosticar un reseteo del actual escenario político.

La mayoría de las fuentes consultadas indican que el resultado menos disruptivo sería un balotaje entre Massa y Bullrich. “Nos conocemos todos y nadie va a jugar con fuego, sacarlo a Milei de la segunda vuelta tranquilizaría los ánimos y habría reglas de juego, incluso para la transición”, reconoce un diputado de la UCR de larga experiencia. Pero de todas las hipótesis que se analizan parece la menos probable. Por lo menos así surge de los sondeos y de la percepción de los referentes con inserción electoral. Aunque estos últimos también se vieron sorprendidos por el voto a LLA en las primarias.

 

 

 

 

A su vez, en términos de especulaciones, el escenario que más pesadillas genera en el mundo político sería un eventual triunfo libertario en primera vuelta. “En ese caso estaríamos frente a un tsunami de votos y no tendríamos respuestas, ni anticuerpos para contrarrestarlo, sólo irse a la oposición o ayudarlo a gobernar”, dice con cierta angustia un operador del PJ bonaerense. Otras fuentes consultadas consideran que, frente a esa hipótesis, habría que barajar y dar de vuelta.

“Sólo una liga de gobernadores potente podría sentarse a negociar con el personaje”, asegura un vocero. Las miradas apuntan al cordobés Martín Llaryora, quien en privado desliza que Milei será el sucesor de Alberto Fernández, el santafecino Maxi Pullaro y Jorge Macri, si finalmente logra transformarse en el futuro jefe de Gobierno porteño. Axel Kicillof, en caso de ser reelecto, sería una incógnita por la poca credibilidad que genera entre sus pares. Las fuentes consideran que los mandatarios provinciales son los únicos que quedarían en pie frente a una ola nacional de los libertarios.

Pero la mayoría se aferra a las chances de un balotaje para construir un “cordón sanitario” frente al líder de La Libertad Avanza. Este término fue acuñado en Europa como un pacto entre partidos tradicionales para impedir el acceso al poder de expresiones de ultraderecha como Marine Le Pen en Francia o Vox en España. Pero en la política local no parece sencilla la implementación de acuerdos programáticos frente al avance de Milei.

El que más se entusiasma con esa idea es el ministro de Economía por su evidente capacidad de persuasión en el diálogo con los radicales y el ala paloma del PRO. “Si Patricia se queda afuera de la segunda vuelta, estalla Juntos por el Cambio y Sergio puede lograr el apoyo de muchos de sus amigos”, explica un referente de esa coalición. Pero Mauricio Macri y los halcones se opondrían terminantemente a militar por Massa. Por algo el expresidente dijo esta semana que esos dirigentes de su espacio, por ahora, posterguen los asados que suelen compartir con el candidato de UxP. La alusión no sólo iba dirigida a Emilio Monzó, quien anticipó su voto a favor del titular del Palacio de Hacienda. También fue un tiro por elevación para Horacio Rodríguez Larreta, muy cercano al exintendente de Tigre.

Por eso resulta muy difícil de anticipar la profundidad de la crisis en JxC si es que su candidata presidencial termina tercera. “Mauricio jugaría para Milei y Horacio para Massa”, simplifica un vocero del PRO para exhibir las contradicciones que existen en esa coalición. Similar o peor sería el escenario para el ecosistema del oficialismo si es el que se queda afuera del balotaje es Massa. “Eso sería una hecatombe terminal, ¿de qué nos disfrazamos si entramos terceros?”, confiesa un intendente del Gran Buenos Aires.

Todo parece indicar que, en esa hipótesis, nadie en el oficialismo estaría dispuesto a construir con Bullrich un “cordón sanitario” para ponerle un freno a Milei. “Son lo mismo”, sostienen desde el kirchnerismo. Pero muchos gobernadores del PJ y la dirigencia sindical mira con más simpatía al libertario, más allá de los coqueteos de Luis Barrionuevo y Gerardo Martínez. La implosión sería de tal magnitud que obligaría a un reseteo de las alianzas y coaliciones, sobre todo en la futura composición de la Cámara de Diputados y el Senado.

Además, el estrepitoso fracaso del proyecto presidencial de Rodríguez Larreta dejó a la dirigencia una gran enseñanza. Sacarse fotos con otros políticos no mueve el amperímetro en el padrón electoral. Como bien dijera Bullrich luego del apoyo de Facundo Manes y María Eugenia Vidal a su rival en las PASO: “Son sólo dos votos”. Al margen de quien sea el ganador de las presidenciales, todo se encamina a un fin de época y al inicio de algo diferente y totalmente desconocido.

Archivado en