Alivio para Massa

Hubo acuerdo en un conflicto que amenazaba con alto costo económico

Después de varios días de tensión y medidas de fuerza, las cámaras vinculadas a la industria metalúrgica acordaron con la UOM el ajuste salarial del trimestre y se alejó el fantasma de una parálisis total del sector. Una buena noticia para el ministro de Economía, Sergio Massa.

Horacio Alonso
Horacio Alonso lunes, 24 de julio de 2023 · 15:39 hs
Hubo acuerdo en un conflicto que amenazaba con alto costo económico
La solución del conflicto con la UOM es una buena noticia para el ministro Sergio Massa
Hubo acuerdo en un conflicto que amenazaba con alto costo económico
La solución del conflicto con la UOM es una buena noticia para el ministro Sergio Massa Foto: Noticias Argentinas
Hubo acuerdo en un conflicto que amenazaba con alto costo económico
La solución del conflicto con la UOM es una buena noticia para el ministro Sergio Massa Foto: Télam
ver pantalla completa

Durante la reunión mantenida este lunes en el Ministerio de Trabajo de la Nación, representantes de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y las cámaras empresarias del sector, llegaron a un acuerdo que puso fin al conflicto por el reclamo salarial del gremio, que implicó tres días de paro la semana pasada.

Directivos de ADIMRA Industrias metalúrgicas) y de AFARTE (electrónicas) acordaron otorgar un aumento acumulativo por el trimestre de 20% en julio, 9% en agosto y 9% en septiembre. Esto implica una mejora del 42,6 %. A esto se suma un bono fijo de $60.000 para cada trabajador. Representantes de AFAC (Autopartistas) también estaban ultimando los detalles para firmar el convenio.

El Ministerio de Trabajo había dictado el jueves pasado la conciliación obligatoria por el conflicto generado tras la decisión de la entidad gremial de implementar un cese de actividad por seis días en reclamo de mejoras salariales.

La solución del conflicto con la UOM es una buena noticia para el ministro Sergio Massa

La protesta estaba generando preocupación en el ministro de Economía, Sergio Massa, por el impacto económico que tendría la parálisis de un sector clave. Además, la UOM es un gremio alineado con La Cámpora y el kirchnerismo más duro, algo que iba en contra de la lógica política en plena campaña electoral.

La medida oficial fue dispuesta a partir del viernes pasado a las 17 horas. La cartera liderada por Raquel "Kelly" Olmos convocó a las partes a una audiencia para hoy, lunes 24 de julio, por la mañana. Por medio de un comunicado, el Gobierno consideró que "resulta necesario disponer las medidas pertinentes para promover una solución pacífica y legal al conflicto planteado".

De ese modo, decidieron "dar por iniciado un período de conciliación obligatoria por el término de SEIS (6) días, de acuerdo a lo establecido en el Artículo 11° de la normativa preindicada, debiendo retrotraerse la situación a la existente con anterioridad al inicio del conflicto y por el plazo de duración del presente procedimiento conciliatorio", de acuerdo a lo que señalaron en el artículo 2 del documento.

Las cámaras involucradas en la lucha con la UOM son la Cámara de la Pequeña y Mediana Industria Metalúrgica de la República Argentina (CAMIMA), la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales Electrónicas (AFARTE), la Cámara Argentina de la Industria del Aluminio y Actividades afines (CAIAMA), la Federación de Cámaras industriales de artefactos para el hogar (FEDEHOGAR), la Asociación de fábricas Argentinas de Componentes (AFAC) y la Asociación de Industrias Metalúrgicas de la República Argentina (ADIMRA).

La solución del conflicto con la UOM es una buena noticia para el ministro Sergio Massa

La UOM reclamaba un incremento en los salarios del 60% por el primer semestre y una suma fija para que los trabajadores no pierdan su poder adquisitivo frente al crecimiento inflacionario.

En el sector empresario cuestionaron la demora en la intervención del Ministerio de Trabajo que permitió que el cese de actividades paralizara la producción en muchos sectores. Por ejemplo, el dictado de la conciliación fue realizado el jueves por la noche, después de dos días de paro, pero no de carácter inmediato, sino a partir del día siguiente a las 17 horas. De esta forma, avaló un día más de huelga, con el perjuicio para el sector privado.

El acuerdo vino a traer calma ya que en caso de un agravamiento del conflicto, el cese de actividades se generalizaría. Automotrices como Ford y Volkswagen no trabajaron el jueves y viernes por problemas con sus proveedores que sufrieron la medida de fuerza metalúrgica.

Archivado en