Café de la Ciudad

El detrás de escena de la decisión de Franco Rinaldi de renunciar

El debate en el frente opositor, las presiones internas y los cruces que se fueron dando en las últimas horas hasta la decisión. Cómo sigue la campaña y las peleas que se vienen en una batalla que promete nuevos capítulos.

Ezequiel Spillman
Ezequiel Spillman viernes, 14 de julio de 2023 · 10:07 hs
El detrás de escena de la decisión de Franco Rinaldi de renunciar
Jorge Macri y Franco Rinaldi, una imagen que no se volverá a ver durante la campaña Jorge Macri y Franco Rinaldi, una imagen que no se volverá a ver durante la campaña Foto: Twitter: @FrancoVRinaldi

El equipo de Jorge Macri venía siguiendo de cerca el movimiento y la conversación en redes sociales que había generado el caso Franco Rinaldi. Los especialistas en el tema –ex asesores de Mauricio Macri y Marcos Peña, quienes conocían bien esa dinámica– sostenían que no se había esfumado y que anteayer habían aparecido más videos polémicos. 

Cuando esos nuevos videos fueron difundidos ayer masivamente el tema volvió al tope de la conversación pública. Incluso en los nuevos videos el dirigente tenía frases antisemitas, fue demasiado. Después del mediodía, ya empezó a hablarse de la chance de que abandone su postulación. Maduraba la decisión. Y recién pasadas las 18 Rinaldi decidió anunciar que abandonaba su aspiración a encabezar la boleta de legisladores del precandidato a jefe de Gobierno del PRO.

Entre los colaboradores del ministro de Gobierno porteño no tenían la intención de que se baje, menos aún después del pedido público de disculpas. Pero el pronunciamiento contra Rinaldi de la DAIA, la máxima entidad de asociaciones políticas de la comunidad judía (pasado el mediodía), sumado a que el tema no bajaba de los medios de comunicación y redes sociales fueron determinantes. 

En el PRO se evaluó que no podían vivir en campaña durante un mes a la defensiva. De hecho, a menos de una hora que se conozca la bajada de Rinaldi, el presidente del PRO porteño, el legislador Claudio Romero, un larretista de pura cepa y con una rica historia en el armado territorial de la Ciudad, publicó un tweet donde criticaba los últimos videos que habían aparecido donde Rinaldi tenía expresiones antisemitas. Lo borró a los pocos minutos a pedido del equipo de campaña del precandidato. 

Pero ya estaba sembrado el conflicto. “Esperá un poco que ya se resuelve”, le dijeron a Romero, quien decidió bajarlo tras pasar una semana rezongando sobre el caso que se había desatado en el seno de la campaña porteña y estaba complicando la estrategia.

En esas horas, Rinaldi evaluó con varios dirigentes de peso de Juntos por el Cambio qué hacer. Ya había sido borrado de la campaña esta semana y, al menos por unos diez días, su voz no se iba a escuchar, hasta que el tema baje de la agenda. Ricardo López Murphy y Patricia Bullrich dieron su opinión en privado. La decisión empezaba a madurar. 

A todo esto, Jorge Macri había ensayado la semana pasada una férrea defensa del precandidato a legislador porteño y no tenía intenciones de sacarlo de la lista, aunque había confesado que no compartía sus expresiones. 

En ese marco, el precandidato Martín Lousteau, junto con la UCR porteña, sacó rédito: insistió en que sea echado de la boleta. Primero ante la Junta Electoral de Juntos por el Cambio a través de la precandidata a diputada Mariela Coletta, –donde fue desestimado– y luego hubo todo tipo de referencias al tema, incluso hasta de Carla Peterson, la actriz y mujer del senador nacional y precandidato a jefe de Gobierno. Ese referencia de la actriz, por Twitter, fue borrada a las pocas horas, luego de un aluvión de críticas en la red social. Peterson planteaba que “las disculpas no alcanzan”.

Ayer por la noche, con la decisión de Rinaldi y ya con el “lilito” Facundo del Gaiso como cabeza de la lista –hay paridad de género en el Código Electoral porteño entonces subió el tercero de la boleta-, Jorge Macri se preguntó por qué los radicales habían impugnado así a Rinaldi cuando en 2021 formó parte de la lista de JxC a diputados. Ese año, López Murphy fue con su boleta y Rinaldi estuvo quinto ante la primaria con María Eugenia Vidal. Con el resultado puesto, Rinaldi quedó como un candidato suplente. “La UCR no dijo nada”, planteó el precandidato del PRO en el canal LN+. 

Cómo sigue la campaña porteña

La tensión en la campaña no promete bajar. En el PRO hay mucho enojo con los radicales y el vínculo con Lousteau quedó dañado. 

De hecho, la decisión de no debatir emanó de los líderes nacionales. “Si Patricia y Horacio no debaten, tampoco en la Provincia, ¿por qué nosotros sí?”, se preguntaron en el partido amarillo. La tradición de la Ciudad es el debate. Pero jamás antes de las PASO: en 2015 Michetti y Larreta no debatieron. Sí debatió Larreta con Lousteau, que en ese momento quedó a cuatro puntos de ganar. 

Sin embargo, el senador utilizó el recurso: “Jorge Macri no quiere debatir”, no dudó en afirmar. Además del caso Rinaldi, en los próximos días insistirá con el tema del domicilio. Al menos hasta que falle el Tribunal Superior de Justicia porteño, donde se avalará la postulación del ministro de Gobierno porteño por 4 votos a 1, según los cálculos de las fuentes consultadas por MDZ.

Ahora Martín Lousteau seguirá insistiendo con la cuestión del domicilio de Jorge Macri.

Pero le queda una bala de plata a la UCR: la apelación del fallo del Tribunal Superior que se pueda hacer en la Corte. Hasta ahora el único fallo del máximo Tribunal de Justicia del país supuso que, hasta que no falle la Ciudad en su última instancia (el TSJ), no tenía por qué pronunciarse porque su “competencia originaria” sobre esa materia es potestad de los tribunales locales. ¿Y si toma el caso? Las fuentes difieren: la mayoría cree que, o bien no alcanzará el tiempo para que lo trate -en breve comienza la feria judicial-. Y en segundo lugar, a diferencia de Tucumán o San Juan, no hay antecedentes de domicilios impugnados en la Corte. Eso sí: el TSJ había dejado a Adrián Perez, el lilito, afuera de la competencia porteña por haber nacido en Azul y no tener la residencia en Capital. 

Fuera de eso, Jorge Macri intentará recuperar la iniciativa con proyectos. Uno de ellos pasó desapercibido: que los fondos que se recauden por multas de tránsito vayan directo al SAME. La idea no tuvo demasiada repercusión: el caso Rinaldi se llevó la tapa de todos los medios. 

Archivado en