Escándalo

Los personajes escondidos en el espionaje ilegal que complican el mensaje de Sergio Massa

Sergio Massa no está incómodo sólo por la aparición de la inteligencia paralela. Padece la herencia camporista con la que tiene que lidiar y hasta ahora no pidió renuncias como lo hizo con Insaurralde.

Alejandro Cancelare
Alejandro Cancelare jueves, 9 de noviembre de 2023 · 11:18 hs
Los personajes escondidos en el espionaje ilegal que complican el mensaje de Sergio Massa
Foto: TELAM

Hace tres años, cuando la pandemia atravesaba todas las actividades sociales e institucionales del país, un intendente del conurbano bonaerense, apenas terminó una reunión con otros pares de su región y funcionarios del Gobierno nacional, recibió un llamativo llamado: “¿Cómo estuvo la reunión con Alberto y los otros que estuvieron por ahí?”. El hombre en el teléfono, importante referente de La Cámpora, amigo personal y mano derecha de Máximo Kirchner para múltiples funciones, desde el control de una de las empresas de energía más importante del país hasta cuestiones relacionadas con la Selección argentina y la difusión de la propaganda oficial, recibió una tajante respuesta. “¿y a vos que car… te importa?”. Fin del relato.

El afán por saber todo de todos y todas es algo muy común en el mundo kirchnerista. Nació con Néstor y prosiguió con su esposa e hijo, amantes de conocer los secretos de todos los que trabajan en política, economía y periodismo, entre otras áreas de la “opinión pública”. Esta práctica no tuvo un final, jamás, sino que se profundiza tras casi dos décadas de acopio informativo.

Fabián “Conu” Rodríguez es parte, vital, de este entramado en el que conviven los elementos más turbios de la inteligencia o desinteligencia argenta. Fue el jefe de Télam en la operatoria diaria, el receptor de los reportes diarios que le suministraba la AFI clandestina a través de Ariel Zanchetta y, en los inicios de la gestión de Axel Kicillof, el jefe de la pauta oficial bonaerense.

Con este rol le suministraba a portales y periodistas siempre encargados de difundir mentiras e imágenes ultra privadas de dirigentes políticos una suma de dinero mensual para que cubrieran sus gastos, que también eran financiados por extorsiones publicitarias.

El “Conu” fue eyectado de la gestión Kicillof cuando se produjo la derrota del las PASO de 2021 y su consiguiente cambio ministerial. Fue un típico “concedo pero saco”. Llegó Martín Insaurralde con un grupo de intendentes y amistades aportadas por Máximo Kirchner, pero alguien tuvo que ceder.

Fabián "Conu" Rodríguez, acopiador de información ilegal

Ahora Fabián Rodríguez está en la AFIP, organismo que fiscaliza e inspecciona todas las actividades comerciales registradas de todas las personas físicas y sociedades comerciales. ¿Para qué estará sino para hacer lo que más le gusta que es conseguir información de amigos, enemigos y posibles aliados?

Sugestivamente, en medio de este nuevo escándalo que sufre el Gobierno, su candidato presidencial, Sergio Massa, mantuvo un llamativo silencio comparado con la actitud dura y drástica que trazó cuando a Martín Insaurralde se lo vio disfrutando de una escapada en Marbella en el yate Bandido.

En aquella oportunidad, hace un mes, Massa pidió la renuncia inmediata al cargo de jefe de Gabinete de Kicillof y lo obligaron a esconderse en su mansión de un country de la zona sur del conurbano bonaerense. Con el “Conu”, la vara fue otra y ni siquiera hubo un pedido de explicaciones públicas.

La respuesta hay que buscarlas, directamente, en la íntima conexión que tiene Rodríguez con Máximo Kirchner. Si La Cámpora es intocable, el candidato pone en riesgo de fidelizar el voto que cree que puede venir un gobierno independiente de Cristina Fernández de Kirchner en una virtual constitución de un presidente ajeno a estas refractarias relaciones.

Un antiguo empleado de la DGI, ahora reconfigurado en la AFIP, recordó que esto del espionaje en la institución no es ninguna novedad. "Siempre los datos de nuestra institución son vitales y requeridos... Por ejemplo, en la época de Mauricio Macri, como encargado en Sistemas estuvo Fernando Spettioli, vicepresidente del grupo Equifax, que siempre se dedicó a la recopilación de datos para todas las empresas". Siempre se supo, además, que el ex presidente era un compulsivo recolector de secretos ajenos, y esa información también es usada en la actualidad y se distribuye al mejor postor. 

Archivado en