Con dardos y acusaciones, el PRO explicó los motivos del nuevo desaire a la UCR

Con dardos y acusaciones, el PRO explicó los motivos del nuevo desaire a la UCR

El titular del partido, Álvaro Martínez, envió una carta a su par radical, Tadeo García Zalazar, para fundamentar el faltazo al encuentro del frente oficialista convocado para este martes por la tarde.

MDZ Política

MDZ Política

La tensión política entre el PRO y la UCR sigue escalando luego de que el Consejo Provincial del partido amarillo resolviera no participar de la reunión de Cambia Mendoza convocada para este martes. A través de una carta, la fuerza que tiene como principal referente local al diputado nacional Omar De Marchi expuso los motivos del faltazo y lanzó munición gruesa contra la dirigencia radical de la provincia.

El diputado nacional y presidente del PRO, Álvaro Martínez, dirigió un mensaje a su par radical, el intendente de Godoy Cruz, Tadeo García Zalazar, en la que señala que desde el espacio que conduce “vemos, con desazón, que nuevamente se insiste en ignorar los planteos que realizamos anteriormente para dar vitalidad al frente Cambia Mendoza”.

El dirigente hace referencia al último encuentro del frente oficialista que se realizó en diciembre y al cual el PRO tampoco asistió. Desde ese entonces, los cortocircuitos entre De Marchi y el radicalismo fueron escalando y han dejado latente la posibilidad de ruptura de la coalición de cara a las próximas elecciones.

En la carta dirigida a la UCR, el PRO señala que tras las elecciones del 2021 “no ha existido rutina de funcionamiento regular en el ámbito del Frente, no se ha convocado a una sola reunión donde se pudieran intercambiar opiniones sobre proyectos, o sobre el rumbo de la gestión de gobierno, lo cual lamentamos sinceramente”.

Al mismo tiempo criticó que se desde la fuerza que lidera el frente se haya avanzado en “decisiones en forma unilateral, en nombre del Frente Cambia Mendoza, sin consulta previa ni comunicación alguna al resto de los partidos que lo integran”.

Hace hincapié en que el partido mantiene los mismos valores al momento de la fundación del frente en 2015 para “frenar al kirchnerismo” y sostiene que “nuestro objetivo principal es transformar la provincia y trabajar por y para los mendocinos con verdad y firmeza”.

En esa línea, resalta que han hecho aportes y sugerencias de mejoras en el ámbito legislativo, el cual señala que ha sido el “único ámbito donde forzosamente existió espacio para interactuar, por ausencia de un ámbito de discusión en el Frente como se señalara anteriormente” y agrega que “sólo en la Legislatura pudimos aportar nuestras ideas e iniciativas, la mayoría acompañando acciones del gobierno provincial, y en otras, señalando errores”.

Por otra parte, el presidente del PRO lamenta que Cambia Mendoza no imitara el modelo organizacional de la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio, que mantuvo un ritmo de reuniones permanentes donde se discutían aspectos relacionados con la organización del espacio y con temas nacionales.

Martínez plantea que la articulación de un frente requiere de “confianza” y “buena fe”, pero advierte que “estas actitudes han estado ausentes en varios dirigentes de un sector del radicalismo, y de su socio principal, la izquierda de Libres del Sur, llegando incluso a agredir y descalificar en términos personales a dirigentes de otros partidos, sólo por señalar con datos fidedignos algunos asuntos a mejorar en la gestión provincial”.

El dirigente también lanzó fuertes acusaciones contra el radicalismo y denunció que un sector del partido ha buscado “inmiscuirse en la vida interna de los partidos integrantes de la coalición”. “Y aunque algunos actores políticos crean que estas acciones de no respetar a otros partidos son tácticas inteligentes y pícaras, sostenemos que a juzgar por los resultados en materia de transformaciones importantes para Mendoza, no se ha podido avanzar de forma significativa en ningún área de la gestión y los números de la Provincia así lo indican”.

En este sentido, subrayó que “en el intento de atomizar a propios y extraños, el Gobierno de Mendoza se quedó sin interlocutores válidos con quien discutir y acordar reformas estructurales y poder sostenerlas en el tiempo. Los resultados de estas maniobras están a la vista”.

De todas maneras, la carta concluye remarcando que están dispuestos a “reabrir el diálogo constructivo para fortalecer una posible alianza futura, aunque seguimos advirtiendo que será muy difícil lograrlo”. “Sobre todo, si algunos integrantes del frente persisten en la utilización de métodos ajenos al respeto y la buena fe entre las partes”, advirtió.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?