Valerio advirtió presiones políticas tras el proyecto de reforma de la Corte

Valerio advirtió presiones políticas tras el proyecto de reforma de la Corte

El juez de la Corte Suprema habló en MDZ Radio y dijo que está dispuesto a dialogar pero que no aceptará "negociaciones políticas”.

MDZ Radio

MDZ Radio

Tras la jornada de debate sobre el proyecto de reforma de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, y la postergación por una semana de su tratamiento, el oficialismo provincial envió un pedido a los integrantes del tribunal para que aporten “una propuesta superadora de consenso”. MDZ Radio conversó con José Valerio, juez de la Corte, quien presentó el proyecto de reforma tan cuestionado. Defendió fuertemente la iniciativa y aclaró que hay un interés político por llegar a un acuerdo. 

En base a las distintas opiniones internas en la Corte el juez dijo: “Se ha visibilizado que hay diferentes posturas, pero no partidistas, sino que son de acuerdo a las ideas de cada uno. Yo no voy a cambiar mi forma de pensar. La gente piensa más allá de los partidos políticos al que pertenece. Uno en la Corte trabaja en función de lo que piensa sobre cómo debe funcionar”.

Sobre la acusación de que hay un 75% de causas que llegan a la Sala II porque hay abogados que entienden que en determinadas causas tendrán fallos favorables, Valerio advirtió: “En la parte administrativa es así, pero en lo laboral y penal directamente entran en la Sala II. Lo que pasa es que está abarrotado de expedientes, ahora todo el mundo sabe que hay una gran cantidad de expedientes y es necesario bajar ese nivel. La sala no se va a eliminar, lo que se elimina es la estructura de consolidación de la misma. Las salas van a seguir permaneciendo, lo que cambia son los jueces, lo que hay que hacer es sortear”. 

Además, agregó: “Usted no puede tener el 75% de las causas en una Sala y el 25% en la otra. Se cuestiona el funcionamiento de la Corte desde 3 dimensiones: La primera dimensión es la cantidad de trabajo, la parte administrativa (por la concentración) y la tercera la composición. Hay que ser realista y superar este problema”. 

En base a esto también dio su postura en cuanto a la pérdida de especialización tras el sorteo, el juez manifestó: “ La especialización como se está planteando no es el modelo constitucional argentino. Debido a que las cortes son cabeza de poder y tienen la capacidad de  establecer la inconstitucionalidad, precisamente lo que tienen que hacer es mantener el orden jurídico, en su unidad, por eso en algunos momentos tienen que tomar decisión en conjunto que son los plenos o plenarios. Lo que ocurre con la especialización es la cristalización, los dos que ya saben que votan de determinada manera no tiene mucho incentivo para hablar con el que está en minoría para ver soluciones, entonces se consolidan, esto no es solo por política, se da por diferentes cuestiones”.

En cuanto a la coyuntura política que se desató tras el proyecto Valerio afirmó que el trasfondo político “es que de afuera pretenden que con alguna colaboración o 'guiño' tratar de que unos y otros dominen la Corte.  Tiene que ser independiente, esto debe asegurarse con su composición. ¿Hay algo más democrático que sortear cuando usted tiene 7 miembros, de los cuales 4 han sido elegidos por los miembros de un partido que ha gobernado durante varios años y 3 representan la oposición?”.

Además se defendió de aquellos que tildan el proyecto como “antidemocrático'': “Yo no conozco mayor democracia que sortear los jueces. Si bien es cierto que la Corte no debe estar dominada por la mayoría, tampoco lo puede estar por la minoría, no puede estar partidizada para ambas. La mayoría quiere avanzar y la minoría consolidarse. No hay que permitir que se metan en la Corte”.

Sobre la acusación de que hay una intromisión del Gobierno en dicho organismo señaló : “No hay ninguna novedad de que cuando me designaron fue porque yo proponía reformas, no solo en lo penal sino en la Corte.  Hay que seguir avanzando en las mismas. Es la discusión de adentro de la Corte que se ha llevado afuera.  Con respecto a la ley no he tenido contacto directo con el Ejecutivo. Las posturas y los problemas vienen de hace rato”.

Con respecto a las críticas de la oposición indicó: “No hay una sola propuesta. No se puede ir por cambios progresivos. Lo gradual es esconder las cosas debajo de la alfombra. Hay que visibilizar los problemas y cambiarlos”.

Finalmente expresó su postura sobre la posibilidad de un acuerdo consensuado para la reforma de la Corte: “Yo no voy a aceptar negociaciones políticas.  Estoy dispuesto a conversar, pero no me voy a someter al toma y daca político . No nos pagan para hacer política, ni amigos. Nos pagan para cumplir la función por eso ganamos lo que ganamos. Esto es una Corte y debe funcionar como tal, no aceptó de ninguna manera que se divida por partidos políticos.  No se si llegaremos o no a un acuerdo en la Corte, pero el proyecto ya está en la Legislatura”.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?