El Jury suspendió a la jueza de familia acusada de prestar su firma

El Jury suspendió a la jueza de familia acusada de prestar su firma

El órgano encargado de revisar y juzgar el accionar de los magistrados de Mendoza avanzó en el proceso de enjuiciamiento contra María Elizabeth Lizán, titular del 12° Juzgado de Familia de la Primera Circunscripción Judicial. Los ministros de la Corte y legisladores definirán si es destituida.

MDZ Política

MDZ Política

El Jury de Enjuiciamiento suspendió a la jueza de familia María Elizabeth Lizán, denunciada por incumplimiento de los deberes de funcionario público, malos tratos, abuso de poder y violencia institucional. De esta manera, se dio inicio al proceso que podría culminar con la destitución de la magistrada. Una de las acusaciones que pesan contra ella es que dejaba su firma digital para que otros la usaran.

Este jueves se reunió el órgano que tiene la tarea de revisar y juzgar el accionar de los magistrados de Mendoza. Los jueces y legisladores integrantes analizaron el caso de Lizán y tomaron la decisión de suspender a la jueza, de manera que a partir de ahora y hasta que termine el proceso cobrará el 50% de su sueldo.

Asimismo, se dio impulso al juicio político que podría resolver su destitución como titular del 12° Juzgado de Familia de la Primera Circunscripción Judicial. A partir de esta determinación se iniciará el proceso de producción de prueba, que se extenderá por 30 días y luego continuará el trámite hasta la realización del debate del juicio político.

El mes pasado el Jury había admitido formalmente la acusación contra la jueza de familia. La reacción de la defensa fue denunciar tanto a los denunciantes como a tres ministros de la Corte: Dalmiro Garay, Julio Gómez y Teresa Day.

La denuncia contra la Lizán fue impulsada por funcionarios y empleados del Tribunal de Gestión Asociada de Familia de Las Heras, el cual estaba a su cargo. Las pruebas que se aportaron apuntaban a reiteradas faltas e irregularidades en la labor diaria de la magistrada y se destacaba “el incumplimiento de la Jueza del deber de dictar, controlar y firmar sus resoluciones, toda vez que la magistrada ha delegado o autorizado el uso de sus credenciales en empleados y funcionarios del Tribunal para firmar digitalmente distintos actos procesales”.

En concreto, señalaron que Lizán “prestaba” su token a terceros para que estos firmaran escritos por ella. El token es un dispositivo intransferible y personal, con el que magistrados, mediante el ingreso de una clave, pueden firmar digitalmente sus actuaciones en los expedientes digitales y que hace a la seguridad jurídica de todo proceso, esquema que se aplica en el Poder Judicial de Mendoza desde el 2018. Asimismo, otros empleados del tribunal indicaban que también pedía que le falsificaran la firma ológrafa.

El proceso en contra de la magistrada se terminará de resolver en juicio político que resolverá el Jury de Enjuiciamiento. Este órgano está integrado por los 7 ministros de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, 7 senadores y 7 diputados quienes deberán valorar las pruebas para determinar si efectivamente existió un mal ejercicio en su función de jueza; y si le caben sanciones o no, y de qué tipo.

Los miembros del tribunal son los jueces Dalmiro Garay, Teresa Day, Pedro Llorente, Mario Adaro, Omar Palermo, Julio Gómez y José Valerio. También forman parte los diputados José Orts, Cecilia Rodríguez, Andrés Reche, Jorge López, Gustavo Cairo, Marisa Garnica y Verónica Valverde; y los senadores Marcelo Rubio, Natacha Eisenchlas, Alejandro Diumenjo, Mercedes Rus, Lucas Ilardo, Mauricio Sat y Cecilia Juri.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?