Alfredo Cornejo a fondo: Suarez, De Marchi y los favoritos para el 2023

Alfredo Cornejo a fondo: Suarez, De Marchi y los favoritos para el 2023

En una extensa entrevista que dio a MDZ, el senador nacional y ex gobernador mendocino (2015-2019) habló de su futuro político y de las candidaturas provinciales y nacionales. Además, contó que hubiera hecho algunas cosas distintas al gobernador y cuestionó la posición crítica de De Marchi.

Laura Fiochetta

Laura Fiochetta

Alfredo Cornejo habla pausado pero evita los eufemismos. Viene de acompañar durante dos días a la jefa del PRO nacional y precandidata a presidenta Patricia Bullrich, y en ese contexto, se lo menciona como su posible compañero de fórmula. Lejos de tomar partido, se refiere a la unidad de Juntos por el Cambio y evita nominarse para alguna candidatura porque considera que no es el momento y que no tiene esa necesidad. "Algunos con el afán de mostrarse terminan erosionando su imagen", lanza.

Cuestiona la posición crítica del diputado nacional Omar De Marchi (PRO) dentro de Cambia Mendoza y piensa que el lujanino "tiene como política mostrar esas diferencias por su propio proyecto de poder". Además, confiesa que hubiera hecho "algunas cosas diferentes" respecto a como las hizo el actual gobernador Rodolfo Suarez. 

-¿Se imagina en una fórmula nacional para las elecciones del 2023?

-Me imagino cualquier escenario en la medida en que me sienta cómodo en un proyecto global pero me parece que hoy no es un tiempo de hablar de candidaturas. A menos de un año de las PASO, el nivel de incertidumbre política que tiene el país hace que cualquiera que esté pensando en una candidatura va a dar la imagen que está pensando más en su carrera política que en los problemas. La verdad que no es mi caso, no me hace falta nada para demostrar en materia de carrera política. Mi obsesión concreta es que Argentina tenga un rumbo y una orientación y hoy no la tiene.

De hecho, recomiendo y lo he dicho ya tres veces en la mesa de Juntos por el Cambio que tenemos que acelerar un plan económico lo más concreto posible, lo más explícito posible. Que ese plan le sirva a cualquiera de los candidatos de Juntos por el Cambio, sea Horacio, sea Patricia, sea Manes, sea a mi, sea a cualquiera, que sea común a todos.

-¿Ve fisuras en Juntos por el Cambio?

-En general creo que hay una fuerte tendencia a la unidad. Eso no quiere decir que todo el mundo tenga una enorme simpatía entre ellos. Pero me parece que hay una fuerte tendencia a la unidad por necesidad pero también porque lo requiere el país para mostrar alternancia. De hecho creo que la mayoría la asume con convicción y no con oportunismo. Las diferencias son de estilos y de construcción de poder. O de cómo se pueden lograr objetivos, de qué forma. Si con una narrativa más clara y contundente o con una cosa más liviana, políticamente correcta.

-¿Tiene diálogo con Horacio Rodríguez Larreta?

-Sí, claro. La última vez que hablamos fue hace un mes atrás. Estuvimos conversando más de una hora y media.

-En Cambia Mendoza, ¿también hay una tendencia a la unidad?

-En general hay una unidad de concepciones, de programas y demás que está de alguna forma cumpliéndose con los avatares que le ha tocado al gobierno de Rodolfo Suarez, quien ha tenido bastante mala suerte. Ha tenido que convivir con un Gobierno nacional muy malo y muy arbitrario.

Algunas declaraciones de De Marchi las veo como tratar de mostrar diferencias que no son sustanciales. Preferiría que no las hiciera, pero evidentemente él tiene como política mostrar esas diferencias por su propio proyecto de poder. Yo preferiría que no pusiera énfasis en las diferencias y sí en las coincidencias, defendiendo a éste proyecto que lleva seis años y medio y del cual él formó parte y se benefició al poder recuperar Luján de Cuyo.

Recordemos que él había perdido Luján con López Puelles (Carlos, el exintendente peronista) pero que con el Frente Cambia Mendoza logró un triunfo personal que obviamente lo obtuvo por la construcción de este frente. Preferiría que pusiera más énfasis en las cosas que nos unen.

-¿Habla con De Marchi?

-Sobre temas nacionales hemos tenido diálogo y hemos presentado proyectos en conjunto en el Congreso. Sobre temas provinciales, la relación prefiero que la lleve el gobernador. Esa relación la lleva Suarez porque él está al frente del proyecto provincial.

-¿Piensa que inevitablemente se irá a una primaria en Cambia Mendoza?

-Ojalá, estuvo bien la PASO del 2019.

-¿Tiene un candidato a gobernador favorito para el radicalismo?

-Tengo valoraciones personales mejores de unos sobre otros como cualquier persona, pero debo abstraerme de eso. Pero si creo que todos los intendentes del Gran Mendoza tienen buena imagen. En primer lugar en el departamento que gobiernan: Tadeo (García Zalazar en Godoy Cruz); Yayo (Ulpiano Suarez en Capital), Orozco (Las Heras) y Marcelino (Iglesias en Guaymallén). Hablamos del Gran Mendoza porque es donde se concentra casi el 70% del padrón provincial. Los cuatro tienen buenas gestiones. También es legítimo que cualquiera de ellos se vea como un potencial gobernador por la gestiones que han hecho, es legítimo que sea así.

-A usted también lo nombran como candidato a gobernador, ¿quiere volver a serlo?

-Vuelvo al mismo concepto pero con más datos. Con una inflación que se estima que va a terminar a fin de año alrededor del 100% ; tenemos alrededor del 40% de pobreza y en el caso de los niños y los adolescentes alrededor del 50% son pobres de acuerdo a la encuesta permanente de hogares, no podemos estar hablando de ser candidatos. La respuesta a una posible candidatura te lleva a una decodificación del ciudadano de que vos estás interesado más en tu carrera política que en estos problemas que son más que evidentes. A su vez todavía no hay cronograma electoral. No critico a quienes se asumen como candidatos, sólo les digo que: ojo que, con el afán de mostrarse, por ahí están erosionándose la imagen a ellos mismos.

La mayor contribución que podemos hacer hoy es en vez de decir qué queremos hacer, es cómo queremos la Argentina y cómo queremos a Mendoza y qué instrumentos tendríamos. La provincia ha mejorado los cuatro servicios sustantivos en estos 6 años: seguridad, administración de justicia, salud y la educación. Pero ha mejorado todo en niveles muy bajos y hay mucho por mejorar. Hablemos sobre eso, sin decir quién es el candidato. Si querés ser candidato, mostrá tus ideas. 

-A nivel provincial, ¿tiene cuestionamientos a Suarez? ¿los habla con él?

-Hablamos seguido. Él tiene la legitimidad que le dio el voto popular. Y conversamos de cosas de la provincia pero él toma sus propias decisiones, como es lógico que sea así. Si la pregunta es si yo hubiera hecho todas la cosas iguales como las hizo Suarez,  algunas cosas sí y otras cosas, no. En lo referido a Portezuelo del Viento, nunca le creí al Gobierno nacional. En el momento mismo que (el ministro del Interior) Wado de Pedro y el presidente Alberto Fernández, desarchivaron el pedido de La Pampa, esa licitación estaba caída. La relación con el Gobierno nacional no es un tema menor en este contexto. El Gobierno ha perjudicado a la industria vitivinícola, al turismo con la cuarentena, y la falta de vuelos.

-¿Usted hubiera tomado antes una decisión sobre Portezuelo?

-Suarez fue súper prudente esperándolo un año y medio, tras la palabra de Wado de Pedro de que esto se iba a resolver. Y Wado de Pedro y Fernández miran a Mendoza con los ojos de Anabel Fernández Sagasti. Hay que tomar conciencia de que nunca jamás Mendoza le sacó a la Nación 1.023 millones de dólares y yo se lo saqué durante mi administración. Se los arranqué al ex presidente Mauricio Macri y están depositados más de 500 millones de dólares en una cuenta de Mendoza y tenemos un capital ocioso que paga impuestos y que se está desvalorizando porque también el dólar se está desvalorizando, gracias a todas las dilaciones.

Ese logro me lo atribuyo pero también se lo atribuyo a la institucionalidad de Mendoza cuando había políticas de Estado y había un peronismo serio porque ese juicio lo inició el exgobernador peronista Arturo Lafalla y yo eso lo reivindico como él también reivindica que yo haya logrado una negociación de 1.023 millones de dólares. También lo impulsó el sector privado a ese juicio a través del CEM. Ésta es una buena foto de Mendoza. Esta foto de Mendoza de ahora, que por pura maldad de La Cámpora para que no se hagan obras, no se usan los 1.023 millones de dólares, es la foto contraria.

-¿Qué responde a las críticas que apuntan a que el proyecto oficialista para reformar el funcionamiento de la Corte es para manejarla desde el poder político?

-Es difícil ver a este proyecto fuera de las reformas de estos 6 últimos años que han modificado el funcionamiento concreto de la Justicia y que la han mejorado. Me llama la atención que esos temas no estén en la agenda, que son los de evaluación de la Justicia. Hoy las causas penales tienen un funcionamiento infinitamente mejor al que tenían hace 8 años atrás. Las causas civiles también. Por otro lado, antes se adoptaban 8, 9 chicos por año, hoy se adoptan 100, que es un número bajo porque hay 600 para adoptar, pero se ha mejorado. Entonces no se puede cuestionar desde la academia y no desde la cosas concretas. 

Por otro lado, lo que se busca con esta iniciativa es trasladar un mecanismo que ya se usa, que es el sorteo, a la Corte. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?