En la Casa Rosada trabajan para desactivar una bomba que podría encenderse el 17 de agosto

En la Casa Rosada trabajan para desactivar una bomba que podría encenderse el 17 de agosto

Ante la inminente marcha de la CGT pautada para el 17 de agosto, el Gobierno de Alberto Fernández trabaja a contrarreloj para que la movilización contra los "especuladores" no se transforme en una cachetada en la cara.

MDZ Política

MDZ Política

A solo tres días de que la CGT salga a la calle a marchar contra los "especuladores" y los "formadores de precios", el Gobierno de Alberto Fernández planea estrategias para que esa movilización siga siendo en contra de otros y no se transforme, posteriormente, en un coletazo que golpee de lleno a la Casa Rosada.

Es por eso que el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis salió a prometer una mejora salarial para los trabajadores. ¿El objetivo? Hacerle frente a la inflación, aunque el secreto a voces sea que no se le explote una bomba en la cara al Gobierno nacional. "Cualquier instrumento puede ser viable", declaró el ministro. 

En cualquier otro ámbito, sería extraño que un ministro de Obras brinde esas declaraciones o cuente los planes de la cúpula presidencial. Pero hay que tener en cuenta que Katopodis es uno de los funcionarios que tiene una estrecha relación con Alberto Fernández, entonces no suenan descabelladas sus palabras ante la situación.

Katopodis adelantó que el Gobierno aplicará "medidas de ingresos" y que seguirán "profundizando" como lo hicieron con los jubilados y "las paritarias para cada sector".

El ministro que el Gobierno debe “enfrentar esta situación con respuestas rápidas” y que “todos los días es haya una decisión para mejorar el ingreso”.

Además, se sinceró al decir que “hay un Gobierno que está atento a lo que está pasando, conectado con las preocupaciones que tiene la gente”. 

Para finalizar, Katopodis expresó: "Los tiempos de la gente no son los de la política. Cada fin de mes la gente tiene que sentir que la plata le alcanza un poco más que antes, eso se tiene que ir viendo en el día a día”.

La última semana fue caótica para el país en materia económica. Que el Indec haya anunciado un 7,4 por ciento de inflación para el cierre del mes de julio pegó duro y comenzó a agitar el avispero en sectores afines al Gobierno. Es por eso que en Casa Rosada trabajan a contrarreloj para desactivar la bomba que puede encenderse el 17.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?