Cuán real es la nueva alianza entre Cristina Kirchner y Alberto Fernández

Cuán real es la nueva alianza entre Cristina Kirchner y Alberto Fernández

En medio de la crisis política desatada por la renuncia de Martín Guzmán al ministerio de Economía, el analista Marco Novaro dijo qué especula él sobre las paces que habrían hecho Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

MDZ Radio

MDZ Radio

El analista político Marcos Novaro habló con MDZ Radio sobre la designación de Silvina Batakis como ministra de Economía y el futuro del país en ese sentido. No se mostró muy optimista sobre el surgimiento de cambios positivos y dijo que Alberto Fernández tenía una idea utópica sosteniendo a Martín Guzmán, que llegó a su fin. 

Para Novaro la crisis se resolvió por una vía media. "No hubo una recomposición del Gobierno, que hubiera sido un resultado deseable: que se pactara alguna convivencia un poco más estable entre los principales actores del Frente de Todos. Pero tampoco el presidente quedó totalmente aislado, lo cual era la peor salida posible: un albertismo achicado, con la opción de Alberto Fernández de tratar de gobernar solo".

La designación de Silvina Batakis fue entonces para el analista "una salida intermedia, en la cual no hay una nueva fórmula para asegurar que las medidas que se tomen tienen un mínimo consenso y sean totalmente sustentable. Dependerá del día a día".

Según opina el entrevistado, "Cristina Fernández de Kirchner tendrá más injerencia en las medidas económicas, pero no sé hasta dónde ella quiere tenerla, porque para Cristina era una posición más cómoda estar criticando a Guzmán, que tener que lidiar con decisiones de Batakis de la que la harán responsable. Antes, la vicepresidenta podía decir que no tenía nada que ver con los problemas que generaba Guzmán, ahora me parece que las decisiones de Batakis la van a complicar un poco". 

Novaro continuó diciendo que "si bien siempre la diferenciación de Cristina Kirchner sobre la gestión del Gobierno era poco creíble. Aquella con la cual decía que 'todo es culpa de Alberto Fernández, que no me hizo caso'. Ahora será más difícil si quiera decirlo: veremos qué hace, para dónde ella empuja a Batakis. Hay que ver si realmente quiere alejarse de acuerdo con el Fondo, cuánto quiere separarse de los empresarios y seguramente para el campo habrá malas noticias. Yo esperaría que Cristina Kirchner tenga un comportamiento menos irresponsable, en la medida en la que se tiene que hacer cargo de la situación. Pero también puede sorprendernos y hacer cualquier otra cosa".

Consultado sobre si cree que Batakis será una ministra con espalda, Novaro dijo que "ella es fruto de un proceso de rechazos y vetos, salió del fondo de la lista. Ese no es un buen modo de empezar. No comienza con respaldo ni personal ni profesional, no es una economista reconocida en el gremio, tampoco tiene muchas credenciales frente a los actores externos y así deberá lidiar con el Fondo y el Club de París. Yo diría que no hay muchas chances de que esto salga bien. Pero para verlo con buenos ojos: había soluciones peores. Esperemos que esto funcione y mantengan cierto orden de acá a diciembre de 2023".

¿Qué margen político hay para romper con el Fondo? "No veo que haya una motivación para romper. Sí puede que Batakis sea más decidida en tratar de cambiar algunas metas. Puede decir que ella no lo firmó, entonces pedir que se modifiquen algunos objetivos, por ejemplo de reservas, que no precisan tanto. Y yo estimo que el FMI va a aflojar, porque está decidido a evitar empujar a Argentina al abismo. Van a resistir, pero al final mínimamente se pondrán de acuerdo". 

Además, Novaro no cree que Cristina Kirchner insista en separarse del acuerdo con el Fondo. "¿Para qué? Con forzar esa negociación ella podrá decir: 'Guzmán nos entregaba al capitalismo internacional y ahora, gracias a mi, tenemos a alguien que defiende mejor los intereses internacionales'. Para consumo del público doméstico que le va a aplaudir. Lo veo por ese lado, no romper con el FMI porque no serviría para nada".

Alberto Fernández, ¿más debilitado?

Para Novaro, la idea de Alberto Fernández de seguir aguantando el solo con Martín Guzmán era inviable. "En alguna medida chocó contra la realidad y esto es un poco más sensato, en el sentido de que tiene algunas chances de funcionar: una cierta convivencia con Cristina Kirchner, donde seguramente ella seguirá criticando todo lo que le convenga, pero no estará tirando cascotazos todos los días, al menos al principio. Con eso hay que conformarse y con eso debe conformarse Alberto Fernández".

"El sueño de Alberto Fernández de gobernar solo era un delirio y muy dañino para todo el mundo, inclusive para él. Me parece que esto lo sacó de ese pensamiento delirante y puede hacer que las cosas funcionen, no digamos bien porque este Gobierno no va a terminar bien, pero al menos que funcionen lo mínimo. Esa sería la expectativa que yo tengo", concluyó el analista.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?