Por qué Sergio Massa es el gran perdedor tras la salida de Martín Guzmán

Por qué Sergio Massa es el gran perdedor tras la salida de Martín Guzmán

En medio de la crisis política, la renuncia de Guzmán y la designación de Batakis, el politólogo de MDZ Radio, Paulino Rodrigues, dijo que el gran perdedor fue Sergio Massa y explicó por qué.

Paulino Rodrigues

Paulino Rodrigues

El politólogo de MDZ Radio Paulino Rodrigues se refirió a la grave crisis política que transita este Gobierno, en medio de la renuncia del ministro más sostenido por Alberto Fernández y con la designación de una funcionaria kirchnerista en la cartera más ardiente de la gestión. Pero, además, habló de Sergio Massa, quien fue designado como el gran mediador y, según él, es el gran perdedor en medio de los movimientos dentro del Gabinete.

Aquí, los puntos más importantes en la columna de opinión de Paulino Rodrigues para Uno Nunca Sabe:

  • Sergio Massa es el gran perdedor. A Silvina Batakis la pidió Cristina Fernández de Kirchner, mientras que a Sergio Massa lo usaron prácticamente de mediador. Sin embargo, Cristina Fernández de Kirchner no estuvo dispuesta a darle todo el Gobierno, y Alberto Fernández mucho menos. Yo creo que esa relación empieza a quebrarse.
  • Massa dice "voy a colaborar desde donde me toca" y esta mañana Manzur descartó que haya más cambios de Gabinete. Yo agrego que es inexorable que haya modificaciones en el Gabinete, porque la crisis se va a cargar a este Gobierno en estas condiciones. No hay manera de frenar la inercia en la que entró Argentina con la lógica que planteó Cristina Kirchner, con el vacío de poder al que está sometido el presidente y con el nivel de gestión de un Gobierno que está inerte viendo como el presidente y la vicepresidente no pueden ordenar cuestiones elementales.
  • Porque si en el medio de una crisis tamaña como la que asistimos, tardaron 28 horas en hablar, ¿se imaginan ustedes lo que implica una resolución de temas menores? Creo que entramos en una situación realmente muy grave. Soy muy poco optimista.
  • El Gobierno tenía una enorme oportunidad de virar y brindar sorpresa, algo de lo que requiere la política. Pero pasamos de Melconian hablando con Cristina, de un Redrado como posible ministro o un Sergio Massa empoderado con equipo económico y con resortes varios para hacer un "intento por...", a solo un cambio de nombres en un ministerio licuado, con compartimentos estancos y en todo caso con alguna preponderancia menor de un Scioli, que a la postre tampoco tiene la estatura en este contexto, para esta crisis. 
  • Se necesita osadía. ¿Quiénes serán los funcionarios de Batakis? No se sabe. ¿Qué política tendrá Batakis? ¿Más o menos emisión? ¿Irá hacia un sendero de bajar el déficit en búsqueda del equilibrio o seguirá la idea de Cristina Kirchner de tener más pesos, pero con eso llevar a la aceleración de precios y que por lo tanto hagan que la gente se vaya a refugiar en el dólar? Cuidado con eso, porque uno sabe dónde empiezan estas medidas, pero no dónde terminan.
  • Mientras tanto, Alberto Fernández queda más aislado, más circunscripto en su metro cuadrado, con menos poder del que tenía hasta el viernes. El presidente podría haber hecho un gesto hacia adentro: haber empoderado a una estructura que no representaba a Cristina Fernández de Kirchner, pero que tenía acuerdos con ella, hablo de Sergio Massa. Hubiera procurado ceder el gobierno en un sentido distinto en el que cedió hoy y él, a cambio de eso, permanecer hasta el 10 de diciembre de 2023 ordenando una transición y dándole la expectativa al peronismo de una competitividad electoral, con algún ordenador de la política macroeconómica. Todo eso no sucedió. 
  • Creo que ni siquiera lo intentó. Llamó a Sergio Massa y en vez de ceder, lo condicionó. ¿Quién entra a un Gobierno condicionado con un presidente con la debilidad extrema que tiene hoy Alberto Fernández?. Si vos a este presidente no le sacás todo lo que querés está claro que no le sacás nada tampoco después. Manzur quiso ganar poder y lo fue perdiendo, porque esta estructura hace que todo se diluya en el corto plazo. ¿Qué es Aníbal Fernández hoy? ¿Dónde está el rol del canciller? ¿Qué hay de Gustavo Beliz, qué hace, qué representa? 
  • Yo creo que Alberto Fernández sintió que lo quebraron, quiso reaccionar y sobreactuó una cuota de poder que ya no tiene. Acá no hubo ejercicio en la dinámica de poder en la resolución del conflicto, porque tampoco lo hay en el Gobierno. Eso es lo más gravoso. Una cosa es ser lobbista y otra cosa es ser presidente.
  • Sí una cosa adicional: no descartemos que uno de los aumentos sea aumento de retenciones, porque si no le ponés recursos a este Estado, vas a más gastos y a deshacerte de la idea de financiarte afuera, lo que te queda es más impuestos. Y al único sector que pueden ir a tocar hoy es al campo.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?