La herencia que inquieta al larretismo, la crisis del kirchnerismo y la nueva estrella radical

La herencia que inquieta al larretismo, la crisis del kirchnerismo y la nueva estrella radical

El caos político que se generó en el área de transporte y las acusaciones cruzadas. El Frente de Todos en llamas por una ley y la diputada porteña que ya genera celos en el oficialismo.

Ezequiel Spillman

Ezequiel Spillman

La herencia del larretismo al larretismo. Es que la Secretaría de Transporte a cargo de Manuela López Menéndez pasa horas de zozobra: primero la polémica por la obra de Avenida Libertador y luego la noticia sobre el escandaloso canon de $55.000 que pagan las dos empresas de acarreo.

Ambas cuestiones son una herencia del saliente secretario, hoy asesor de Horacio Rodríguez Larreta, Juan José Méndez – recién llegado de España -, quien ocupó esa silla desde diciembre de 2015 hasta el año pasado. En rigor, Méndez intentó avanzar con una nueva licitación de estacionamiento medido en tres oportunidades y fue frenado por la Justicia. Aunque podría haber logrado sacar de la calle los añejos parquímetros con monedas, un hito que recién se pudo dar en estas semanas se pudo dar con López Menéndez.

Sin embargo la bronca con la funcionaria se hizo escuchar en estos días en Uspallata: la acusaron de no poner la cara por el tema del acarreo y delegar, en otros, la defensa del sistema medido de estacionamiento. Incluso hablaron funcionarios que poco saben del tema.

“Es algo que está en agenda hace más de un mes y nunca se desactivó pensando que se iba a terminar. Pero creció el tema y no salió a explicar nada”, se queja ante MDZ un funcionario de alto rango con oficina propia en Parque Patricios. “No sabemos si se escondió”, bufó otro los funcionarios que forma parte de la mesa política de Larreta.

Con todo, por su lado, la obra de Libertador no para cosechar rechazos. Aunque el jefe de Gobierno la defiende, la idea impacta de lleno en el corazón de los votantes del PRO: el corredor norte. Entre tantas encuestas y sondeos a nadie se le ocurrió hacer uno entre los vecinos de Nuñez, Belgrano, Palermo y Recoleta. Para defender la obra ya se escuchan quienes la comparan con el Metrobus de 9 de Julio. Un dislate larretista.

Quien viene con una locuacidad poco frecuente es el jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel. Lejos de la campaña nacional, que hoy tiene al secretario de Comunicación Federico Di Benedetto como articulador, y al diputado Omar de Marchi para el Interior, no tiene un claro aún para el proyecto Larreta 2023 ya que tampoco está anotado para la sucesión.

Con todo, Miguel sorprendió en estas semanas con mayor injerencia en la política doméstica en el gabinete y hasta algún reto particular con una funcionaria que se salió del libreto hablando de política en la Provincia. Siempre cerca del jefe de Gobierno, una posibilidad es que termine siendo el jefe de los equipos técnicos del proyecto de H. Aún no está claro.

Mientras tanto en el bloque del Frente de Todos en la Legislatura porteña la semana pasada se desató un auténtico vendaval político. Cuatro de sus principales figuras se trenzaron en una discusión de magnitudes. Todo comenzó cuando el diputado Alejandro Amor, hombre de Sutecba, el poderoso gremio de municipales, había dado su palabra al bloque oficialista Vamos Juntos, que acompañaría el proyecto de ampliación presupuestaria que había enviado el Ejecutivo. Amor tenía un argumento fuerte a su favor: en esa ampliación se contemplan los aumentos salariales para los empleados municipales que él representa como gremialista.

Sin embargo esa posición desató la furia del jefe del bloque, Claudio Ferreño, quien, junto al camporista Javier Andrade y a Claudia Neira, intentaron convencer a Amor – quien encabezó la boleta el año pasado – de que vote en contra.

Párrafo aparte: ¿seguirá Ferreño como jefe de bloque ante la caída política de su amigo el presidente? Las dudas sobrevuelan en Perú 160.

De todas formas, enojado, Amor siquiera bajó al recinto cuando se debatió el proyecto y no estuvo para su votación. Pero no votó en contra. Producto de eso ese día de sesión se los vio bajando de a poco a cada uno de los miembros del bloque.

En los pasillos parlamentarios se habló de gritos y peleas fuertes por este tema en el bloque del Frente de Todos. En el kirchnerismo lo desmienten.

Los que gozan de buena salud política son el jefe del bloque Vamos Juntos, Diego García Vilas, y la legisladora radical Manuela Thourte, quien maneja la comisión de Educación. García Vilas quedó muy satisfecho con el manejo que hizo la joven radical del proyecto de modificación de Estatuto Docente. En la bancada larretista ya hablan de un “dúo”.

Con todo, Thourte también entabló una relación cercana con el vicepresidente de la Legislatura, Emmanuel Ferrario, lo que ya empezó a generar celos en otros legisladores. “Es la nueva estrella radical”, la chicaneaba una diputada del PRO que no le agrada el crecimiento de la joven.

De todas formas, Ferrario comienza a trabajar con gran parte de la bancada en la construcción del futuro porteño de Juntos por el Cambio. Por ello, ya diagrama con Juan Pablo Arenaza, el hombre fuerte de Patricia Bullrich en la Ciudad, reuniones con vecinos. Si Larreta y Bullrich no se ponen de acuerdo, al menos sus alfiles sí.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?