Mauricio Macri dio detalles de cómo gobernaría en su "segundo tiempo"

Mauricio Macri dio detalles de cómo gobernaría en su "segundo tiempo"

Durante una entrevista con usuarios de Twitter, el expresidente dejó declaraciones rimbombantes que sorprendieron a propios y ajenos.

MDZ Política

MDZ Política

En declaraciones que sorprendieron a más de uno, Mauricio Macri habló sobre su relación con la Iglesia durante su mandato y apuntó a un sector que mantuvo una posición crítica: “Hubo una parte de la Iglesia que jugó políticamente mal con la ‘Mesa del Hambre'”. Además, dio detalles de lo que debe hacer Juntos por el Cambio para ganar la próxima elección.

Mauricio Macri participó hace unas horas de una charla con un grupo de tuiteros de esa red social a través de Espacio Republicano, una organización que se dedica a realizar este tipo de eventos con dirigentes opositores. Así, se convirtió en el primer expresidente en formar parte de este proyecto.

“Hubo una parte de la Iglesia que jugó políticamente mal con la ‘Mesa del Hambre'. Creo que la mayoría de la institución valoraba esta estructura sana que habíamos traído después de tanta oscuridad, aún sin entender el cambio económico que proponíamos”, considero, y añadió que hace más de dos años que no habla con el papa Francisco.

La relación de Macri con la Iglesia tuvo sus altibajos.

Al ser consultado sobre qué hubiera pasado y hubiera logrado la reelección en 2019, Macri aseveró que le hubiera resultado complejo gestionar en medio de la pandemia del coronavirus debido las trabas que le hubiera impuesto el kirchnerismo. “Siempre tuvieron una oposición destructiva, todo el tiempo agitando el helicóptero, las 14 toneladas de piedra, no quiero pensar lo que hubiera sido administrar semejante crisis. Hubiera confiando en los argentinos y no hubiera levantado el dedito acusador”.

En cuanto a su relación con los gobernadores, el expresidente destacó que se retiró de su mandato con haber “cumplido a los gobernadores, a los intendentes, con todas las deudas que había acumulado del kirchnerismo, y la mayoría de los gobernadores dejaron de tener déficit”.

“Estuvo entre las cosas que claramente siento que no negocié bien, que fue en el intento de transmitir un Gobierno realmente democrático y federalista”, admitió. Dijo que entabló un vínculo con los mandatarios provinciales “apostando a que todos compraban un modelo de desarrollo y de ordenamiento económico”. No obstante, se quejó de la falta de apoyo que recibió por parte de este sector: “A la hora de poner el hombro para explicar el cambio, llevar a cabo las reformas profundas que necesitaba la Argentina, colaboraron poco y nada. También es un aprendizaje para el segundo tiempo”.

En esa línea, aludió al Poder Judicial y deslizó una crítica. “También pesó el fallo de la Corte Suprema que nos conminaba a devolver recursos que el kirchnerismo se había apropiado indebidamente. Se acordó de decidirlo entre que ganamos la segunda y que asumimos”.

Por otra parte, Macri pidió consolidar la unidad opositora: “Tenemos que mantener el eje y hacernos cargo de la esperanza, frente a la bronca y la angustia de la sociedad. Cuando estemos más cerca de un posible cambio de Gobierno, la gente se va a entusiasmar. La gente entiende más. Ya se dio cuenta que aquellos que le decían que el Estado les iba a resolver todo, en realidad se aprovecharon”.

Sobre el final también le habló a los jóvenes. “Ahora depende de los dirigentes, de demostrarles a los pibes, para que no se quieran ir más de la Argentina, que el cambio va en serio, que ahora sí vamos a poner los h... sobre la mesa”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?