Las razones por las que Mauricio Macri se siente más candidato que nunca

Las razones por las que Mauricio Macri se siente más candidato que nunca

El expresidente tiene avances claros en su estrategia. La cercanía con María Eugenia Vidal como dato clave. Se enfría el debate por Milei y se refuerza el diálogo con radicales de peso.

Pedro Paulin

Pedro Paulin

Mauricio Macri siente estas semanas que va a jugar como candidato a presidente, así lo sienten los que lo visitan, y entienden que empezó a disfrutar la política como nunca antes. Menos rosca, más debate interno y planificación de mediano y largo plazo. Siente Macri que María Eugenia Vidal está estos días más próxima a él que a su mentor y compañero de hazañas, Horacio Rodríguez Larreta. Recibió a buena parte del vidalismo decisor y los siente acompañantes de su potencial proyecto presidencial. Reuniones privadas con Gustavo Ferrari, Federico Salvai, Julio Conte Grand, Alex Campbell y otros dirigentes lo dejaron satisfecho y apuesta a consolidar la confianza de ese sector.

Las ideas de Guillermo Raffo, consultor con lista de clientes devenidos en presidente, lo llamaron a la reflexión. Macri está cansado del internismo y se lo hizo saber a los que lo consultan. Lo mismo ocurre con la figura de Milei. “No hablemos más de Milei, hablemos de por qué vamos a dar vuelta la historia, por qué vamos a volver, pero Javier no quiere venir y nosotros no lo llamamos, demos por terminada la historia por ahora”, le dijo a tres diputados de su bloque por Whatsapp días atrás, ya que son los que suelen hacer migas con el candidato liberal. 

La cercanía de Vidal a Macri quedó cristalizada días atrás cuando la ex gobernadora bonaerense le dijo: "Horacio preferiría que yo vaya contra vos y lo sé, pero tranquilo que no va a pasar". Es la frase política más fuerte que le escuchó Mauricio Macri a María Eugenia Vidal desde que la conoce. No por las palabras, sino porque por primera vez la siente más cerca de él que de Larreta, jefe político desde la fundación Sofia veinte años atrás. Vidal sabe que no va a ser presidente en este turno y su trayectoria electoral le permite aclarar intenciones y reunir opiniones de empresarios que usualmente se iban con las manos coloradas de aplaudirla en IDEA y otros foros y que ya no lo hacen pero la escuchan. 

"Ahora es la mancha venenosa, antes era De Gaulle, son siempre iguales", analiza a este medio uno de los cinco de la mesa de Vidal. 

La equidistancia entre mauricistas y horacistas también se hace sentir en la provincia de Buenos Aires, donde Cristian Ritondo disfruta de mayor popularidad a la del año pasado. Las recorridas con sus armadores reúnen más que antes y Mauricio Macri prefiere por trayectoria, afinidad y confianza la candidatura del ex ministro bonaerense a la de Diego Santilli, quien nunca gozó del visto bueno del expresidente. La falta de previsibilidad y confianza de Santilli es un problema a los ojos de Macri, y del espacio en general. 

En la provincia, como en todo el país, surge un interrogante que enmudece a toda la clase dirigente: Javier Milei. "Milei nos jode a todos, en PBA nos saca diez puntos aunque ponga al Pato Donald", afirmó un hombre que pisa fuerte la Provincia y arma para JxC de cara al 23. "¿Y Espert?", preguntó este cronista. "¿Quién? A nadie le importa, lo que importa es Milei, el resto suma pero no alcanza", definieron. 

"Ya está, no hablemos más de Javier, es evidente que no quiere saber nada con nosotros, me genera quilombo con los radicales, hablemos de nosotros, de por qué vamos a volver a gobernar, olvidémonos de Javier por un rato". El que habla en nota de voz es Mauricio Macri y se lo dijo a varios referentes de JxC estas semanas en las que el efecto Casero y Millei generaron un tembladeral político mientras el oficialismo sostiene una decadencia de llamativa calma social. 

Las internas de JxC son mucho más viscerales y de estirpe peronista de lo que se cree. Muchos creen que es momento de estar juntos contra el kirchnerismo, mientras que los radicales, en concreto Gerardo Morales y Martín Lousteau, comienzan a tejer para su propio calor político con el peligro de ser quienes rompan el regreso del macrismo al poder. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?