Ceder o sostener una decisión: el desafío interno de Suarez en medio de presiones cruzadas

Ceder o sostener una decisión: el desafío interno de Suarez en medio de presiones cruzadas

La decisión de declarar la emergencia con los anestesiólogos complicará la relación con todo el sector de la salud. Pero hay un desafío propio para el Gobierno de Rodolfo Suarez: sostener una decisión o ceder. Otros problemas en el horizonte.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

picardi@mdzol.com

En ausencia de Rodolfo Suarez, el Gobierno tomó una decisión trascendente que pondrá a prueba el temple del propio gobernador; otra vez. La emergencia en anestesiología implica cortar con una tensión con uno de los sectores más duros del servicio de salud. La decisión sorprendió y ahora el propio Suarez tiene un desafío propio: conseguir apoyo político y social para que lo que propuso ocurra y sostener la decisión por la presión que viene. Es, quizá, una nueva oportunidad para cambiar el mal de origen de su gestión: impulsar medidas o reformas, pero no sostenerlas en el tiempo. "¿Hasta cuándo durará?", se preguntan entre los propios, con algo de ironía por los antecedentes políticos que tiene la gestión de Suarez. 

La pelea con los anestesiólogos fue parte de los debates internos del Gobierno entre quienes pujaban para ceder (volver a ceder) ante uno de los sectores que mayor presión corporativa ejerce; o ponerle un punto. Incluso ese mismo debate cruza fronteras porque otros gobernadores tienen el mismo problema, aunque "pagan mejor" y por eso hay migración. "Si de pagar bien se trata, miren lo que ganan los médicos; muchos de los que se quejan ganan el doble del Gobernador y no tienen su actividad privada bloqueada", se quejan en el Gobierno. Pero hay una autocrítica que es flagelante desde el punto de vista político. "Esto ha pasado por ceder y no saber negociar", dicen. 

Otras organizaciones que nuclean médicos se sumaron de manera solidaria a la pelea de los anestesistas, a pesar de tener realidades distintas.  A diferencia del resto, ese grupo no quiere formar parte del Estado y mantenerse como proveedores, con regulaciones controladas por ellos y precios distintos. Como sea, la presión sobre el Gobierno y en particular el Ministerio de Salud va a crecer. "La gran mayoría de los médicos tenemos nuestra vocación muy por encima de nuestros intereses económicos, lo que permite tener un Sistema de Salud público funcionando a pesar de las cada vez peores condiciones de trabajo. Los anestesistas de nuestra provincia han decidido no renovar sus contratos laborales, por considerarlos inaceptables en relación al grado de responsabilidad y compromiso que demanda su especialidad". Con esas ideas se sumaron los otros profesionales de la salud al reclamo y temen un efecto cascada. Claro que tampoco es sencillo para los anestesiólogos. 

Por ahora, por ejemplo, los anestesiólogos no tienen el apoyo del gremio AMPROS, organización con la que  han estado distanciados. Además, creen que el proyecto de ley no pasa por el tamiz legal porque podría romper con algunas garantías constitucionales. 

Las otras asociaciones médicas que se solidarizaron con los anestesiólogos. 

Internamente acusan a los negociadores del Gobierno de haber dejado cabos sueltos en las paritarias y en las negociaciones. Pasó con los anestesiólogos, pero también con el resto de los médicos. Para algunos en el oficialismo se "cedió de más"; incluso al borde de tener un problema legal con la Nación por la no retención del impuesto a las ganancias sobre una parte del salario.  El debate de esa ley será la primera prueba de la nueva legislatura y de los nuevos liderazgos. 

En su primera etapa como gobernador, Suarez no logró tener una capilaridad importante por la falta de vínculos políticos desde el Ejecutivo. Así cayeron varios proyectos, como la ley educativa y hasta la anunciada pero olvidada reforma de la Constitución. Ahora avanzan con una ley urgente que tendrá fuertes repercusiones en el área Salud. Podría ser una bisagra para cambiar el modo; o mantener la misma impronta. Antes del anuncio hubo sondeos en otras provincias para buscar respaldos en el Consejo Federal de Salud. Ahora también piden la firma de la oposición, es decir del Frente de Todos, para tratar y aprobar ese proyecto con apoyo total; algo complejo por la ausencia de vínculos de negociación que había hasta ahora. 

Más desafíos

Además del problema coyuntural de Salud, Suarez tendrá hacia adelante desafíos clave y presiones. En el propio oficialismo hay quienes aceptan algún desgaste; una idea que tiene lógica si se tiene en cuenta que es un proceso que lleva más de 6 años. Hay algún monitoreo perimetral en el equipo de Cambia Mendoza sobre el desempeño de la gestión y de cara al 2023. Hay autocrítica por los anuncios no concretados en materia económica (aunque reconocen el cepo que representa la macroeconomía) y principalmente el hecho de haberse dejado "llevar por la inercia" en muchos temas, como Seguridad. 

Incluso hay algún malestar en uno de los sectores que desde la política llamaban erróneamente "el ministerio de las buenas noticias". Así se bautizó hace algunos años a Turismo y Cultura, subestimando el rol del Estado en la gestión de la promoción y el desarrollo. 

Desde el sector privado crece la presión porque ven un estancamiento; justo cuando más impulso se necesita. Allí hubo otra frase que partió desde el Gobierno que alertó. "Los turistas igual van a venir", supo decir un funcionario de alto rango, cayendo nuevamente en la subestimación del rol del Estado. Ya había reticencia al nombramiento de Nora Vicario, quien también tuvo que pagar un problema heredado: la exministra Mariana Juri estuvo los últimos meses de su gestión de campaña y antes había sido más ministra de "logística en pandemia".

La presión sobre Vicario es doble en ese sentido. En el área de cultura el problema es mayor porque directamente acusan que hay abandono: las principales salas culturales de la Provincia están sin conducción. 

Hacia adelante la gestión tendrá desafíos profundos que son parte de la agenda estratégica que, como en el resto del país, tiene huecos por falta de contenido. Ocurre con la energía, con la producción y le generación de empleo de calidad.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?