Casamientos en el PRO, alivio de Larreta y otro organismo para Vidal

Casamientos en el PRO, alivio de Larreta y otro organismo para Vidal

Comenzamos un nuevo capítulo de Café de la Ciudad con la oleada de casamientos que cubrieron al PRO en el último mes, la felicidad del jefe de Gobierno por los posicionamientos de un radical y el organismo porteño que está en la mira de María Eugenia Vidal. Cerramos, como siempre, con un enigmático.

Ezequiel Spillman

Ezequiel Spillman

Días de felicidad – en rigor alivio - para Horacio Rodríguez Larreta. Es que las declaraciones del titular de la UCR, y gobernador jujeño, Gerardo Morales, le permitieron esquivar cualquier costo político de enfrentamiento con los “halcones” de Juntos por el Cambio.

Horacio Rodríguez Larreta y Gerardo Morales

Enojado por los trolls y la reacción de algunos jugadores de la coalición opositora, el mandamás radical dijo que el sector “duro” debe “bajar un cambio” y los cuestionó en duros términos. “Lo único que hicieron es hacernos cometer errores”. Sus declaraciones se dieron en el marco del acuerdo con el FMI, que lo tuvo como uno de los articuladores centrales con el oficialismo.

Las palabras de Morales lo sacaron del centro de las críticas del ala dura al jefe comunal. “Se lleva la marca”, lo definen en la sede gubernamental de la calle Uspallata.

El gobernador radical y Larreta tienen una relación privilegiada con Sergio Massa. El primero lo destaca a viva voz, el segundo se cuida más del “fuego amigo” pero tiene los canales abiertos desde hace más de 25 años con el titular de la Cámara de Diputados.

Tras una serie de críticas del gobernador al jefe comunal, enmarcadas en el reordenamiento de la UCR nacional – Larreta tiene un sólido acuerdo con Martín Lousteau, quien se enfrentó al gobernador -, se encontraron dos veces. La primera a solas en la casa de Jujuy en Capital y luego el jefe de Gobierno viajó a la provincia para recorrerla con el mandatario radical. Lejos quedó aquella foto de finales de 2021 donde Morales coqueteó con una fórmula con Patricia Bullrich: se cruzaron en varias oportunidades en los encuentros virtuales de la mesa nacional de JxC y hoy ese vínculo no es el mismo.

De estos temas se habló mucho en tres casamientos, casi al hilo, de dirigentes del PRO en el lapso de un mes.

El último se dio el sábado pasado en San Vicente, donde el ex legislador porteño Maximiliano Sahonero se casó. Interesante historia: supo ser un dirigente de la villa 20 y militante del sur de la Ciudad que comenzó a crecer políticamente de la mano de María Eugenia Vidal – en ese momento ya vicejefa - quien lo propuso para que vaya como candidato a legislador porteño en 2015.

Maximiliano Sahonero

Sahonero eligió “Estancia La Familia”, donde su padre Víctor, histórico dirigente y quien primero entabló una relación cercana con Vidal, tiene su taller de carpintería. Reacondicionado para la boda, Sahonero invitó unas 80 personas, entre ellas, a un grupo de vidalistas. Entre otros Santiago López Medrano, titular de la Corporación Sur (organismo dedicado al sur de la Ciudad) y ex ministro de Desarrollo Social bonaerense, el intendente de Pinamar, Martín Yeza (a quien conoce bien de sus años en la Juventud PRO) y José María “Jocho” Grippo (ex Legal y Técnico bonaerense y hoy en la Legislatura porteña) bailaron animadamente.

Sorprendió la presencia de la subsecretaria de Gestión Comunal, Victoria Roldán Méndez, quien recién los últimos meses pudo recomponer su vínculo con la secretaria del área, Julia Domenicone, quien asumió el año pasado en lugar de Facundo Carrillo. Acaso porque Roldán Méndez pensó que podía estar a cargo de la Secretaria, tuvo fuertes fricciones cuando llegó Domenicone desde el área de Recursos Humanos.

Internas aparte, Sahonero comenzó a probarse el traje de titular de la Corporación Sur. Hoy es su jefe de gabinete y María Eugenia Vidal pidió, con la salida de López Medrano al Ente de Servicios Públicos – como se anticipó en esta columna – que sea el reemplazo en la presidencia del organismo. Larreta ya dio el “ok”. En el camino quedará mascullando bronca Matías Pantanali, hombre del peronismo PRO, hoy en la vicepresidencia del área.

La Corporación Sur ha sido históricamente un lugar para la política. A tal punto que en su directorio hoy está Juan Amado, el marido de Graciela Ocaña.

Otro casamiento, hace poquito más de un mes, pero con fuerte resonancia política fue el de Diego Kravetz, jefe de gabinete de Lanús, con la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña.

Soledad Acuña y Diego Kravetz

Con un festejo que comenzó a media mañana en Palermo (Uriarte al 1800), el civil y la ceremonia coronaron un vínculo que atravesó las preferencias políticas y que lleva 15 años y dos hijos. Cuando comenzaron a salir formalmente él era el titular del bloque del Frente para la Victoria porteño y ella legisladora macrista, y luego viceministra de Desarrollo Social de la joven Vidal.

En la fiesta aparecieron funcionarios porteños, dirigentes e intendentes. Acuña eligió a Juanjo Méndez, hoy asesor directo de Larreta, como testigo. No hubo video para Instagram esta vez. Hubo sonrisas y diálogos políticos varios en un clima distendido. El jefe de Gabinete de Lanús ya se encamina a ser el candidato de JxC a intendente bendecido por Néstor Grindetti, quien estuvo en la ceremonia festejando con él.

El tercer casamiento fue hace dos semanas: el diputado pampeano Martín Maquieyra coronó su relación amorosa en Luján. Uno de los ganadores del 2021, junto a la UCR, en su provincia, invitó a pocos dirigentes. Allí estuvieron, entre otros, la ministra de Desarrollo Humano porteña, María Migliore, junto a su marido Lucas Peverelli, el dirigente Ramón Lanús (quien jugó con Facundo Manes contra el larretismo en 2021 en San Isidro), y el senador pampeano Daniel Kroneberger, de la UCR.

Martín Maquieyra y Teresa Vidal

También estaba el hermano de Teresa, la novia: Manuel “Manu” Vidal, mano derecha de Acuña en Educación y con histórica relación con la familia Maquieyra.

Por supuesto, participó uno de los hermanos del diputado, Juan Ignacio. “Juani” Maquieyra, quien supo ser titular del Instituto de la Vivienda porteño y luego asesor del jefe de Gobierno porteño. Hoy cuesta encontrar alguien en Uspallata que lo pondere. Salvo su amiga Migliore (con quien también tuvo altibajos) dejó un tendal de heridos antes de irse a trabajar a Roma. Ni el asesoramiento de su amigo, el consultor Pablo Knopoff, de Isonomía, le permitió mejorar su hándicap político al interior del larretismo.  

Cerramos con un enigmático. Vienen cambios en varias áreas, en especial tras la salida masiva de dirigentes de un ex hombre fuerte del Gobierno porteño con gran ascendencia en el larretismo. Hubo, al menos, dos casos, donde las salidas fueron traumáticas y el hombre en cuestión anotó mentalmente los jugadores que las generaron. Con uno de ellos las fricciones vienen desde mitad del año pasado. ¿Habrá réplicas políticas y nuevos reacomodamientos?

Horacio Rodriíuez Larreta

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?