Cocaína adulterada: la tajante postura de la Iglesia católica

Cocaína adulterada: la tajante postura de la Iglesia católica

Se trata de un escrito presentado por la Conferencia Episcopal Argentina, en el cual se repudia la legalización de las drogas y se insta a mayor intervención estatal.

MDZ Política

MDZ Política

La Conferencia Episcopal Argentina emitió un comunicado en el cual manifestó estar en contra de la legalización de las drogas, en el marco de la situación alarmante de comercialización dé cocaína adulterada en el Conurbano bonaerense, que -hasta el momento- dejó un saldo de 23 muertos y más de 80 internados.

Monseñor Oscar Ojea.

“Seguramente este hecho de la 'droga adulterada' será noticia por un tiempo, y después a otra cosa. De esta forma, nos desconectamos y naturalizamos todo tipo de violencia, nada ya nos llama la atención”, afirmaron.

También expresaron su descontento por el pedido de un sector que promociona la legalización de las drogas o el consumo responsable. "Escuchando a tantos pibes y pibas de nuestros barrios, lo que comenzó como un pasatiempo, una probada, termina siendo un espiral de violencia, abandono escolar, situación de calle, muerte”, dijeron.

La preocupante situación puso en vilo a gran parte del Conurbano bonaerense.

En ese sentido, desde la Iglesia consideraron que “la despenalización del consumo, la legalización de las sustancias, sólo traerá más consumo y marginalidad. Seguramente se instalará en la sociedad que las drogas legales no hacen daño: las drogas matan siempre”.

En tanto, reclamaron al Gobierno que trabaje en la “Ley de Emergencia en Adicciones” y que, además, la sociedad se involucre.

“Necesitamos ser una comunidad que asuma el dolor y sane las heridas de los otros. ¿Cómo? Con nuestro “método de las 3 C”: abriendo más espacios de Capillas, Clubes y Colegios, dándole lugar al que no lo tiene, apoyando la Obra de los Hogares de Cristo: centros donde se recibe la vida como viene, generando un espacio comunitario para la contención, sanación y reinserción social”, añadieron.

Asimismo, exigieron que las autoridades actúen ante los "mecanismos de corrupción en todos sus niveles, que alimentan este circuito del narcotráfico, que destruyen tantos barrios, comunidades, familias, hermanos. Alentamos también la creación de mayores espacios de contención e internación, para que las familias más pobres puedan llevar a sus familiares adictos”.

El documento fue firmado por el Monseñor Oscar Ojea, Obispo de San Isidro; el Cardenal Mario Poli en Buenos Aires; el Obispo de la zona de la tragedia que es Martín Fassi, Obispo de San Martín; Pedro Laxague, Obispo de Zarate Campana y Delegado de la Región Buenos Aires; y Monseñor Jorge Lugones, Presidente de la Pastoral Social.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?